Archivo de la etiqueta: Unión Europea

Cochinilla en plátano

Nueva clasificación de las plagas peligrosas, prioritarias y de cuarentena

Las plagas prioritarias estarán sujetas a unas normas más estrictas y los Estados miembros podrán recibir mayor financiación de la UE para eliminarlas

Un paso más, y ya es el penúltimo, para la entrada en vigor de la nueva normativa sobre medidas de protección contra las plagas de los vegetales. El Consejo de la UE ha aprobado el nuevo reglamento y tan sólo está a falta de que la Eurocámara dé el visto bueno. Su entrada en vigor se prevé a finales de 2016 y podrá ser aplicado tres años después.

Según establece la nueva legislación, que sustituirá a la actual Directiva (2000/29/CE) sobre fitosanidad, las plagas más peligrosas (plagas de cuarentena), quedarán mejor definidas y se dividirán en “epidemias prioritarias” y “otras plagas de cuarentena”.

De esta forma, las plagas prioritarias “estarán sujetas a unas normas de erradicación e información al público más estrictas y los Estados miembros podrán recibir mayor apoyo financiero de Bruselas para eliminarlas”, tal y como informa el Consejo Europeo en un comunicado.

Pasaporte fitosanitario

Plagas. Pulgón en pera

Entre las medidas previstas para reforzar la supervisión y fomentar la erradicación temprana de plagas está la extensión, simplificación y armonización del pasaporte fitosanitario, necesario para realizar movimientos de plantas entre operadores profesionales en el seno de la UE.

De la misma manera, el texto exigirá a los operadores profesionales inscribirse en un registro para garantizar controles más sencillos y una mejor trazabilidad del recorrido que realizan las plantas.

La nueva regulación también incluirá medidas para hacer frente a las plagas introducidas desde países extracomunitarios, de acuerdo con un enfoque basado en el nivel de riesgo.

Materiales importados, nivel de riesgo

Así, con el fin de identificar con rapidez las probabilidades de riesgos de plaga y otros riesgos fitosanitarios, se introducirá un sistema para la evaluación previa de los vegetales y materiales procedentes de terceros países. Una vez identificados, se impondrán prohibiciones temporales a aquellos que supongan riesgo a fin de evitar la introducción de plagas en territorio de la Unión Europea.

Se requerirá el certificado fitosanitario a los operadores profesionales dedicados a la importación de plantas y productos vegetales, así como a clientes de servicios postales y de Internet, y pasajeros que importen plantas susceptibles de riesgo de plaga. No obstante, estarían exentos los viajeros privados que importan pequeñas cantidades de vegetales para uso particular.

Al identificarse una planta enferma, ésta pasaría a una lista de vegetales de elevado riesgo y, por lo tanto, no podría obtener el certificado europeo.

La posición del Consejo de la UE confirma el acuerdo alcanzado con el Parlamento Europeo en diciembre de 2015 y aprobado por los embajadores permanentes de los Veintiocho en mayo. Queda, por tanto, la aprobación por parte del Parlamento Europeo en segunda lectura.

Consulte aquí el documento completo de la propuesta de Reglamento sobre medidas de protección contra las plagas de los vegetales.

 

Fuentes:

http://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2016/07/18-tackling-plant-pests-new-measures-adopted/

http://video.consilium.europa.eu/en/webcast/dbe88c55-a301-455f-b24c-cbcb015f5f63

 

Piretrina SEIPASA contra pulgón

Nuevas medidas para frenar la llegada de plagas a Europa

PRINCIPIO DE ACUERDO / TRÍLOGOS

  • Estudios previos a los vegetales para identificar riesgos

  • Un pasaporte fitotanitario para certificar la buena salud de las plantas

La introducción de un nuevo mecanismo de evaluación preliminar de las plantas y productos vegetales procedentes de terceros países, la imposición de prohibiciones temporales de importación o el sistema de pasaporte fitosanitario son algunas de las medidas que contempla el acuerdo preliminar al que han llegado el Parlamento Europeo y la Presidencia del Consejo Europeo (Luxemburgo) respecto a la Propuesta de Reglamento sobre medidas de protección contra las plagas de los vegetales (Ley de Sanidad Vegetal).

Se trata de un acuerdo provisional alcanzado en el marco del diálogo a tres bandas que se desarrolla entre la Eurocámara, el Consejo y la Comisión Europea.

Tuta Absoluta en tomate

Medidas preventivas

Con el fin de identificar con rapidez las probabilidades de riesgos de plaga y otros riesgos fitosanitarios, las nuevas normas introducirían un sistema para la evaluación previa de los vegetales y materiales procedentes de países extracomunitarios. Una vez identificados, se impondrían prohibiciones temporales a aquellos que supongan riesgo a fin de evitar la introducción de plagas en territorio de la Unión Europea.

Concretamente, se requeriría un certificado fitosanitario a los operadores profesionales dedicados a la importación de plantas y productos vegetales, así como a clientes de servicios postales y de Internet, y pasajeros que importen plantas susceptibles de riesgo de plaga. No obstante, estarían exentos los viajeros privados que importan pequeñas cantidades de vegetales para uso particular.

Al identificarse una planta enferma, ésta pasaría a una lista de vegetales de elevado riesgo y, por lo tanto, no podría obtener el certificado europeo.

Pasaporte fitosanitario

El sistema de pasaporte fitosanitario debería abarcar todos los movimientos de las plantas a los efectos de la siembra en el territorio de la Unión Europea, a excepción de los suministrados directamente a los usuarios finales, según el principio de acuerdo.

Por otro lado, también se actualizarán las normas comunitarias relativas a compensar a los productores cuyas plantas tienen que ser eliminadas para atajar plagas. Según el documento, el montante de la indemnización reflejaría el valor de las plantas o productos vegetales destruidos.

Se trata de un texto provisional que debe ser aprobado por el Consejo y por la comisión de Agricultura del Parlamento. Posteriormente, deberá contar con el visto bueno del Pleno del Parlamento Europeo en una segunda lectura.

Divergencias entre países del norte y del sur

Durante las negociaciones, los países del norte y los del sur de la Unión Europea están mostrando sus divergencias en defensa de sus intereses. Mientras los países nórdicos, que no sufren este problema, presionan para que no incrementen los controles preventivos, pues consideran que el aumento de restricciones tendría consecuencias negativas para sus grandes empresas importadoras, los del sur, que sufren las consecuencias de la afluencia de nuevas plagas, insisten en la necesidad de la protección de las plantaciones y producciones europeas.

De hecho, España y Francia han liderado la propuesta de implantar por normativa la estrategia inversa o ‘lista positiva’, por la que sólo podrían entrar en la Unión Europea aquellos productos de aquellos países que, por ofrecer suficiente seguridad y control y no entrañar riesgos fitosanitarios, estuvieran expresamente permitidos, en vez de contar con ‘listas negativas’, por las que se permite cualquier importación salvo que haya sido explícitamente prohibida.

Una plaga cada siete meses

Según los datos manejados por la Unión Europea, desde 2009 a 2013 se detectaron al menos ocho nuevas plagas en territorio comunitario, lo que supone una plaga cada siete meses. Ésta es la lista negra de plagas que llegaron en esos cinco años, a las que habría que sumar algunas no incluidas por Bruselas y las detectadas en 2014 y 2015, como la agresiva Xylella Fastidiosa o el greening de los cítricos: http://blog.seipasa.com/plaga-europa-patogeno-agricultura/

Plaga de pulgón en cítricos

Sanidad prevé prohibir la cuarta parte de las materias activas “sin excepciones”

Aunque el reglamento europeo que se negocia actualmente establece la supresión de cerca de 80 materias activas utilizadas para fabricar productos fitosanitarios, contempla también la posibilidad de autorizar para casos especiales el uso de alguna de esas sustancias si se acredita que su nivel de exposición es “insignificante”. No obstante, “el Ministerio de Sanidad español, con el criterio que ha puesto sobre la mesa en relación a este punto, cierra incluso la opción de acogerse a esa alternativa”, tal y como señala la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Según precisa la organización agraria, Sanidad defiende que ese nivel de exposición insignificante que contempla la Unión Europea para autorizar una sustancia activa tiene que ser de grado cero, “lo cual eliminaría toda posibilidad de que alguna de esas materias pudiera ser usada por los agricultores en el futuro”.

AVA-ASAJA ha calificado esta posición de “incongruente” y ha solicitado al Ministerio de Agricultura “que tome partido en defensa de los intereses del sector agrario en un tema tan sensible e importante para el campo, ya que, hasta el momento, todavía no se ha pronunciado al respecto con claridad y rotundidad”.

El reglamento de ejecución 2015/408 de la Comisión Europea sobre el uso de productos fitosanitarios establece la supresión, por la aplicación de los criterios de corte, de 77 materias activas, “lo cual supone una nueva limitación de las herramientas con las que cuentan los agricultores para defenderse de las plagas que asolan los cultivos”, según denuncia el colectivo agrario.

Las políticas restrictivas que se aplican en materia de fitosanitarios han supuesto, en el plazo de unos pocos años, la eliminación del 72% de las materias activas existentes en el mercado y ahora, a través del nuevo reglamento, la UE suprimirá la cuarta parte de las todavía disponibles.

Esta situación está dejando al sector agrícola muy pocas opciones para combatir las plagas y enfermedades que atacan a sus cultivos.

Alternativas a los químicos

Los fitosanitarios naturales, junto con el control biológico y otros medios de defensa como trampas o dispositivos de monitoreo, suponen una alternativa al uso de químicos. De hecho, la aplicación de la Gestión Integrada de Plagas en los distintos cultivos -una política que se está estableciendo progresivamente de forma obligatoria- se traduce en una reducción del uso de productos sintéticos a la más mínima expresión, prevaleciendo la acción de la fauna auxiliar y métodos biotecnológicos, así como los productos de origen botánico o biológico como las soluciones de SEIPASA, firma de referencia en tratamientos naturales, libres de residuos.

Éstos últimos se han demostrado igual de eficaces que los químicos en muchas de sus aplicaciones e, incluso, más efectivos en ciertas plagas y enfermedades. Y es que el poder de este tipo de referencias se deriva, además de su innovadora formulación, del respeto a la acción de los enemigos naturales de los insectos.

Algunos de los fitosanitarios naturales que suponen una opción eficaz para mantener a los cultivos sanos y libres de plagas son Piretrina Seipasa®, Septum®, Nakar® o BT 32 Seipasa®.