Archivo de la etiqueta: tomate

necrosis tomate

Necrosis apical en tomate y pimiento

La ‘necrosis apical‘, también conocida como ‘blossom-end rot’ o ‘peseta’, puede causar grandes pérdidas de producción. La Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) advierte a los agricultores sobre la necesidad de evitar las causas que provocan esta enfermedad fisiológica que afecta sobre todo al tomate y pimiento, y que se centran principalmente en la deficiencia de calcio, un componente fundamental para el crecimiento de los órganos.

Síntomas y causas

Los síntomas se observan especialmente en los frutos, en la parte inferior, donde aparece primero una decoloración circular, seguida de una depresión en la piel y a continuación se forma una mancha circular oscura.

La carencia de calcio que puede llevar a la necrosis apical puede deberse a distintas causas:

  • Ante una situación de altas temperaturas y una elevada transpiración, el calcio, que se mueve en la planta con el flujo de agua, se desplazará hacia las zonas de mayor transpiración, las hojas, y no hacia los frutos, de forma que se produce una deficiencia de este elemento en estos últimos.

  • El calcio es un elemento poco móvil dentro de la planta, por lo que un crecimiento excesivamente rápido puede producir deficiencias.

  • Si se da una sequía prolongada o humedades altas (como en invernaderos) y baja transpiración se puede haber carencia por falta de succión de calcio por las raíces.

  • La escasez de calcio en el suelo se debe a deficiencias de abonado y al agotamiento del calcio o arrastre del mismo por agua de lluvia o riego.

Actuaciones correctoras

  • Aplicar un programa de riego que restablezca las necesidades hídricas del cultivo

  • Aportar calcio al suelo o a las plantas mediante fertilizantes y enmiendas agrícolas en las que indican su medida de calcio en CaO (óxido de calcio o cal).

Algunas de las soluciones a las que se puede recurrir son:

Guadal® Ca: Es un formulado creado a base de calcio complejado de asimilación rápida. Está diseñado para su aplicación foliar dada su nula fitotoxicidad y especialmente recomendado a partir de la segunda mitad del ciclo del cultivo.

  • En frutales, evita problemas de descomposición interna, rajado, etc.

  • En hortalizas, evita la podredumbre apical, el tipburn, etc.

Calimax®: Basado en calcio complejado con ácidos polihidroxicarboxílicos. Está especialmente indicado para prevenir carencias y combatir fisiopatías. También combate los problemas de exceso de sales y sodio en el suelo, mejora su estructura y favorece un óptimo desarrollo radicular.

Miñosal®: Es un producto especialmente recomendado como corrector de suelos salinos y salino-sódicos.

Seipafol® Calcio: Para prevenir problemas derivados de la carencia de calcio. Presenta ventajas en cuanto a absorción y disponibilidad de un quelato de calcio-EDTA junto con coadyuvantes que disminuyen la tensión superficial. Fácilmente asimilable por la planta y fundamental para el correcto desarrollo de la estructura de las paredes celulares vegetales.

Fte: RAIF (http://bit.ly/1HIxwxb)

 

fresas

La UE controlará los pesticidas en fresas, tomates, lechugas y melocotones a lo largo de 2016

  • Desde la puesta en marcha del primer programa comunitario, en 2008, los países están obligados a recoger muestras para evaluar el grado de exposición de los consumidores a plaguicidas
  • Durante 2015 los productos agrícolas objeto de análisis están siendo pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen
  • Aparte del estudio exigido para estos productos, cada Estado debe analizar diez muestras de alimentos infantiles por la especial importancia que otorga el plan a este sector

Fresas, tomates, lechugas, melocotones –incluidas las nectarinas y otros híbridos-, manzanas, repollos, puerros, centeno y vino de uvas. Éstos serán los productos de origen vegetal sobre los que la Unión Europea centrará el control en cuanto a restos de pesticidas a lo largo de 2016.

Así lo establece el Reglamento 2015/595 de la Comisión, que acaba de publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea, y que presenta las pautas de desarrollo del programa plurianual coordinado de control para 2016, 2017 y 2018, destinado a garantizar el respeto de los límites máximos de residuos (LMR) de plaguicidas en los alimentos de origen vegetal y animal y evaluar el grado de exposición de los consumidores a estos residuos.

Entre treinta y cuarenta productos alimenticios constituyen los componentes principales de la dieta en los países comunitarios y los controles se centran en ellos.

Durante el presente año los productos agrícolas que están siendo objeto de análisis son pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen.

Asimismo, de no haber ninguna modificación en el reglamento del próximo año, para 2017 se prevé muestrear naranjas, mandarinas, pepinos, zanahorias, peras, patatas, arroz, espinacas y judías con vaina.

El número mínimo de muestras a efectuar será de 654, que se reparten proporcionalmente entre los Estados miembros en función de las cifras de población. Respecto a las muestras de mercancías originarias de la agricultura ecológica, se tomarán en proporción a la cuota de mercado de éstas en cada Estado, con un mínimo de una muestra.

Alimentos infantiles, muestras aparte

Aparte, cada Estado analizará durante 2016 diez muestras de alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad “distintos a los preparados para lactantes, los preparados de continuación y los alimentos elaborados a base de cereales”. En 2017 estas diez muestras adicionales se realizarán en preparados para lactantes y de continuación, mientras que en 2018 se centrarán en alimentos infantiles elaborados a base de cereales.

Un total de 158 plaguicidas deben controlarse en el interior o la superficie de las frutas, verduras, hortalizas y cereales que serán analizados en 2016, un listado prácticamente igual al del programa anterior a excepción de dos nuevas sustancias: cimoxalino y vinclozolina.

Tal como indica el reglamento, el seguimiento del contenido de pesticidas se realiza con arreglo a un ciclo trienal dado que los usos de los plaguicidas experimentan importantes cambios a lo largo de un periodo de tres años.

Los últimos resultados publidados, de muestreos realizados en 2013, cocluyeron que el 97,4% de los alimentos cumplían los Límites Máximos de Residuos, y un 54,6% eran productos totalmente libres de pesticidas. , según el último informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Los mayores incumplimientos de los LMR se registraron en importaciones de terceros países.

Garantía de productos sin residuos SEIPASA

El tratamiento de los cultivos con productos SEIPASA, libres de residuos, garantiza superar con éxito cualquier análisis de control. Es más, los insumos totalmente naturales de SEIPASA incluso pueden combinarse con químicos en la primera fase de crecimiento de la planta reforzando su eficacia pero asegurando que la producción final quede libre de cualquier traza de plaguicida.