Archivo de la etiqueta: SEILAND

Bioestimuante radicular

Bioestimulante radicular en el cultivo de hortalizas en primavera

Bioestimuante radicular

La aplicación de un bioestimulante radicular en el cultivo de hortalizas para un potente desarrollo es un factor fundamental para asegurar un óptimo rendimiento de la cosecha.

Los cultivos tienen que hacer frente a multitud de situaciones desfavorables para su rendimiento óptimo. Junto con las plagas y enfermedades, en el contexto de cambio climático en el que vivimos, cada vez más los estreses ambientales tienen mayor brusquedad y merman las producciones, tanto en calidad como en cualidad. Así, la regulación del crecimiento de las plantas es un factor altamente importante, que va a marcar la productividad de nuestros cultivos.

Un arranque potente siempre es sinónimo de cosecha segura. Por ello, los tratamientos que se aplican en las primeras fases del cultivo juegan un papel esencial en el desarrollo posterior. Con el calendario bien adentrado en el mes de mayo, las últimas heladas de la primavera ya han quedado atrás. Las semanas que llegan por delante desembocarán en el verano.

Así, empiezan a hacerse habituales los días calurosos y con muchas horas de sol, lo que dibuja un escenario propicio para obtener el máximo rendimiento en cultivos de verano, como tomate, pimiento, berenjena, melón o sandía.

El cultivo de hortalizas en primavera ha comenzado en los meses de invierno con la preparación de los semilleros. Más adelante, llegada la primavera, se procede al trasplante en campo.

En las regiones más meridionales como Almería, este calendario se altera cuando se trata de plantaciones de invernadero. Los semilleros se ponen a punto en julio, y el trasplante se retrasa hasta los meses de agosto-septiembre.

En cualquiera de los casos, la primera fase de campo aconseja la aplicación de un bioestimulante radicular en el cultivo de hortalizas en primavera. Su uso potencia el desarrollo de raíces amplias, densas y ramificadas en la planta.

Un mejor desarrollo vegetativo se traduce en cultivos más tolerantes a las condiciones ambientales más desfavorables y con mayor capacidad para resistir la entrada de enfermedades. Asimismo, posibilita una mejor absorción de nutrientes, por lo que además de conseguir mejores rendimientos (y tener menos mermas), la calidad de la cosecha será superior.

Bioestimulante radicular: crecimiento y captación de nutrientes

Seiland es un bioestimulante radicular ideal para su aplicación en el momento del trasplante dentro de la primera fase de cultivo en campo. La solución desarrollada por Seipasa contiene una mezcla de microorganismos que coloniza el nicho ecológico de las raíces y crea una barrera biológica beneficiosa para el cultivo.

Seiland posee un alto contenido en materia orgánica. Aporta carbono y nitrógeno al suelo, elementos necesarios para la instalación y desarrollo de los microorganismos. Su acción permite colonizar el área de la raíz de la planta para protegerla del ataque de patógenos.

De esta manera, los microorganismos de Seiland aportan a la planta sustancias que activan los mecanismos de defensa, además de elementos y sustancias beneficiosas para su desarrollo. La aplicación de Seiland también permite estimular la actividad de la flora microbiana propia del suelo. Por todo ello, los nutrientes están más accesibles para las plantas, lo que permite un uso más eficiente de los fertilizantes.

La aplicación de un bioestimulante radicular en el cultivo de hortalizas en primavera es especialmente visible ya desde las primeras fases del cultivo. Este proceso ayuda a un correcto desarrollo vegetativo y a que éste sea capaz de completar su ciclo de manera correcta, es decir sin verse condicionado por los diferentes estreses en las fases iniciales, que es cuando nuestros cultivos son más vulnerables.

Producto SEIPASA

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Los fertilizantes orgánicos tecnificados Multisei y Terrasei, el mayor impulso para suelos hortícolas fatigados por la intensa actividad y mala calidad del agua

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Suelos calizos, aguas salinas y dos o tres cosechas al año sobre un mismo terreno. Estas condiciones que reúnen los cultivos hortícolas del sureste español conllevan riesgo de fatiga del suelo, lo que implica pérdida de vigor y rendimiento productivo de las plantas.

Y es que la degradación de la estructura y propiedades físicas del sustrato acelera la incidencia de factores de tipo químico y biológico, tales como la carencia de nutrientes por agotamiento o por bloqueo, contaminación por iones fitotóxicos o por organismos patógenos, competencia entre microorganismos y plantas cultivadas, o pérdida del equilibrio biológico del suelo por el empleo de desinfectantes.

Conscientes de ello, los productores buscan soluciones que mantengan la productividad y calidad en sus campos, y encuentran un gran apoyo en fertilizantes orgánicos especializados para tal fin como son Multisei y Terrasei.

Fertilizantes orgánicos para regenerar suelos y aumentar la fertilidad

Los productos de la línea Multisei de SEIPASA están especialmente diseñados para regenerar suelos castigados dado su elevado contenido en materia orgánica de origen vegetal y en ácidos fúlvicos, óptima relación C/N e incorporación de melazas. “Las melazas son la fuente principal de energía de los microorganismos que participan en la fermentación del abono orgánico, por lo que favorecen la actividad microbiológica del suelo, además de contener micronutrientes”, subrayan los técnicos de la zona.

Todo ello lleva a una mejora de la estructura y composición del suelo, incrementando la porosidad y, por tanto, la capacidad de retención de aire y agua, así como la disponibilidad de elementos.

Los técnicos destacan especialmente la alta solubilidad de este fertilizante orgánico líquido, con elevado grado de refinamiento de sus materias primas, lo que evita problemas de obturación en los sistemas de riego por goteo.

Estimulación y protección radicular

Multisei potencia también la acción de bioestimulantes y protectores radiculares como Seiland, un producto de gran capacidad en la activación biológica de la rizosfera que se hace imprescindible en la fase de plantación: “Al promover los microorganismos beneficiosos del suelo supone una barrera protectora y un reforzamiento del sistema radicular frente a ataques de patógenos y enfermedades de raíz”.

Con la disminución de temperaturas, los hortícolas necesitan especialmente este impulso para activar a la planta. “Seiland estimula al cultivo para que emita nuevas raicillas y ejerce de biofertilizante por su capacidad de fijar el nitrógeno o solubilizar el fósforo y porque aporta sustancias y enzimas beneficiosas”, subrayan los técnicos de SEIPASA.

Bioactivadores de la nutrición

Por otro lado, es fundamental la acción de Terrasei como bioactivador de la nutrición. Tal como explican los técnicos, aunque las referencias de la línea Terrasei (fertilizantes organominerales líquidos) contienen N-P-K, el verdadero valor de su compleja formulación radica en la conjugación de estos elementos con otras moléculas que complementan la nutrición y que facilitan la absorción nutricional, dado que son capaces de desbloquear el sustrato y liberar los nutrientes.

Los productos Terrasei mejoran la eficacia de los fertilizantes químicos al aumentar la capacidad de intercambio catiónico y, consecuentemente, el almacenaje de nutrientes en el suelo. Precisamente esto supone un ahorro a la larga para el agricultor ya que permite disminuir la cantidad de abonos sintéticos puros a aplicar.

“Incorporan, además de materia orgánica, ácidos fúlvicos y aminoácidos, lo que se traduce en un plus energético que permite que el vegetal dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas”. La posibilidad del empleo foliar, además de por riego, permite una rápida asimilación de nutrientes.

Para más información sobre nuestros fertilizantes orgánicos puede acceder a las fichas de producto en los suguientes enlaces: http://www.seipasa.com/nutricionales/multisei/ http://www.seipasa.com/nutricionales/ o bien contactar con SEIPASA mediante el correo electrónico consulta@seipasa.com.

Ver Productos

 

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos en campo de sandías en El Ejido

LÍNEA TERRASEI

Por historia y presencia en el mercado, las diversas formulaciones de la LÍNEA TERRASEI suponen uno de los principales aliados en la base de la nutrición vegetal.

La correcta combinación de componentes orgánicos y minerales determina las cualidades de la LÍNEA TERRASEI ; las distintas relaciones N-P-K permiten adaptarse a las necesidades de los cultivos en sus distintas fases fenológicas. La fracción orgánica mejora las propiedades físico-químicas de los suelos agrícolas y produce la activación biológica de la rizosfera.

  • Optimiza el rendimiento de los cultivos.
  • Mejora la calidad de las cosechas: precocidad, calibre, tersura y maduración.
  • Plantaciones equilibradas nutricionalmente.
  • Aporte de aminoácidos, ácidos fúlvicos y materia orgánica.

 

LÍNEA MULTISEI

La LÍNEA MULTISEI engloba los fertilizantes orgánicos líquidos por excelencia. Es una gama de productos regeneradores de suelos ya que, además de nutrir, mejoran la estructura, composición y actividad microbiana de los mismos. El aporte de materia orgánica recupera los suelos equilibrando su contenido.

  • Los fertilizantes orgánicos Multisei desbloquean macro y micronutrientes facilitando su absorción.
  • Aumentan la capacidad de intercambio catiónico y el almacenaje de nutrientes en el suelo.
  • Activan los procesos de mineralización de nutrientes.
  • Fomentan la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas, evitando encharcamientos y asfixias radiculares.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg son una fuente importante de macro y micronutrientes, especialmente relevantes en cultivos intensivos, viveros y semilleros.
  • Mejoran la eficiencia de los fertilizantes químicos.
  • La formulación líquida supone una ventaja frente a los sólidos orgánicos, ya que consigue llegar exactamente a la principal zona de absorción radicular.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento, que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

 

 

Olivar en Jaén

Calidad y cantidad, un objetivo al alcance en cultivo de olivar

La rentabilidad, a corto y largo plazo, viene determinada por el equilibrio que otorgan productos naturales especializados en desarrollo vegetativo y lucha integrada contra plagas

Cantidad y calidad en la producción de olivar no son parámetros contrapuestos. Los avances en tecnología natural para la agricultura de la mano de empresas con gran bagaje en el campo de i+D+I como SEIPASA han llevado a la puesta a disposición del agricultor de productos especializados que suponen un impulso a la salud y vigor de la planta -bien activando su metabolismo, bien protegiéndola de plagas y enfermedades que lo frenen y dañen- y que redundan tanto en el peso como en la calidad final de la cosecha.

Se trata de aportes totalmente naturales que no sólo otorgan al vegetal una mayor energía, sino que mantienen el equilibrio natural del ecosistema agrícola, regenerando y revitalizando el entorno.  De esta forma, se mejora la rentabilidad presente con la puesta a punto del cultivo, pero, y quizás más importante, la rentabilidad futura gracias a las condiciones favorables en las que se deja a los árboles y terrenos de olivar.

¿Cuáles son estas herramientas naturales?

Empezando por la rizosfera, el olivo precisa de una base que impulse la actividad de los microorganismos beneficiosos del suelo, fomentando una barrera contra patógenos, al tiempo que estimule el desarrollo de las raíces. Estos beneficios se pueden obtener con referencias como Seiland, un bioestimulante protector radicular que fortalece el sistema defensivo de la planta e impulsa la generación de raíces laterales y pelos absorbentes, y la asimilación de nutrientes.

Sin dejar de lado la importancia del riego y de una fertilización equilibrada, hay etapas cruciales en el ciclo productivo del olivo que requieren de un cuidado especial si se quieren alcanzar los objetivos cualitativos y cuantitativos. Se trata, especialmente, de la brotación, la floración y el cuajado. Son momentos de gran demanda de energía; momentos en los que la acción de Kynetic4 se convierte en pilar para asegurar el éxito.

Su efecto bioestimulante no sólo favorece el buen desarrollo de todos estos procesos, que van a marcar la cosecha de ese año y en parte la del siguiente, sino que también prepara al árbol para afrontar con inmunidad estreses abióticos como pueden ser las heladas. Hay que tener en cuenta que las yemas del olivo, a diferencia de las de casi todas las plantas leñosas, no están protegidas por escamas y de ahí que sean más sensibles al frío.

Nutrición y floración en olivar

Sobre los brotes del año anterior -raramente los nuevos- se produce la inflorescencia del olivo. Ésta depende de lo que el árbol ha experimentado durante el año precedente en cuanto a aportación de agua en el suelo, nutrientes o temperatura, pero puede intensificarse con los efectos potenciadores de Kynetic4.

También en el proceso de cuajado tiene su importante papel este bioestimulante de última generación, pues aumenta la germinación del polen optimizando así el cuaje.

Combatir plagas y enfermedades de forma natural

Olivar de montaña. Bioestimulante Seipasa

Conseguir una producción con óptimos parámetros también pasa por saber combatir plagas y enfermedades manteniendo intacta la salud del cultivo. En este sentido, es de vital importancia seguir directrices de lucha integrada, aprovechando al máximo los recursos naturales en pro de la biodiversidad, el entorno ambiental y la propia rentabilidad a futuro.

Es por ello que se hace necesaria la conservación y potenciación de enemigos naturales de las plagas en conjunción con otros métodos físicos y culturales y, especialmente, con el empleo de tratamientos naturales compatibles con el control biológico. La constante investigación de SEIPASA en este área ha llevado a la obtención de estudiados formulados de gran eficacia contra los insectos-plaga y otros agentes nocivos.

Es el caso de Piretrina Seipasa, de rápida acción sobre distintos tipos de poblaciones, entre ellas, la mosca del olivo, la polilla del olivo (prays) y los glifodes. Se trata de tres de las plagas que mayor daño están produciendo sobre los olivares jienenses y que precisan de herramientas de lucha efectivas, que eviten resistencias y sensibilidad en los árboles.

La eficacia natural de Piretrina Seipasa no sólo responde al principio activo del extracto de pelitre sino que su actividad viene potenciada por los coformulantes verdes que lo acompañan, de origen botánico, a diferencia de muchas referencias a base de piretrinas que incluyen compuestos sintéticos. Se trata de una combinación única, perfectamente balanceada, que no sólo protege al olivo del ataque de las plagas, sino que garantiza su salud vegetal.

Los productores también pueden recurrir a formulados naturales alternativos al cobre como Glucosei, que supone un gran apoyo para evitar la proliferación de hongos.

En definitiva, la óptima gestión de los cultivos de olivar se deriva de la aplicación de medidas biológicas, culturales y biotécnicas, respaldadas con tratamientos especializados que sean tan eficaces como respetuosos con el agrosistema que los acoge y les da vida. Es un camino abierto a la rentabilidad a largo plazo.

Para más información sobre nuestros fertilizantes, bioestimulantes y biopesticidas puede contactar mediante el e-mail consulta@seipasa.com o acceder a las fichas de los productos:

Fertilizantes SEIPASA

Bioestimulación

Bioestimulantes: Preguntas clave

¿Qué es un bioestimulante? ¿Qué efectos provoca en los cultivos? ¿Cómo se pueden medir? ¿Qué los diferencia de los fertilizantes? ¿Bajo qué norma se encuadran?… Éstas son sólo algunas de las preguntas más frecuentes que planean sobre la bioestimulación y su influencia en los cultivos, cuestiones que el Departamento Técnico de SEIPASA desgranó en su ponencia ‘Las claves de la bioestimulación’ impartida durante el certamen Fruit Attraction 2015

¿Qué es un bioestimulante?

El Grupo de trabajo de fertilizantes de la Comisión Europea en colaboración con una de las asociaciones de empresas más representativas del sector de los bioestimulantes (EBIC)lleva mucho tiempo elaborando una definición de bioestimulante. La última con la que se está trabajando los define así:

Un BIOESTIMULANTE es una sustancia o mezcla de ellas o un microorganismo diseñado para ser aplicado solo o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas o raíces (rizosfera) con el objetivo de estimular procesos biológicos y, por tanto, mejorar la disponibilidad de nutrientes y optimizar su absorción; incrementar la tolerancia a estreses abióticos; o los aspectos de calidad de cosecha”.

 ¿Qué efectos provoca en los cultivos un bioestimulante?

Efecto biestimulante

Los bioestimulantes se utilizan cada vez más en la agricultura convencional y pueden ayudar a resolver las ineficiencias en el campo que persisten hoy en día a pesar de la mejora de las prácticas de producción. Estos productos otorgan mayores rendimientos y calidad, por lo que ayudan a los agricultores a producir más con menos.

Cada bioestimulante puede estar formulado para provocar efectos distintos en un tipo de cultivo u otro. Sus utilidades son diversas según las necesidades de cada momento:

  • Incrementar la tolerancia de los cultivos para superar los estreses abióticos.

  • Facilitar la asimilación de nutrientes, traslocación y uso.

  • Mejorar la eficiencia del metabolismo de las plantas para inducir incrementos de cosecha y mejorar la calidad de la misma.

  • Mejorar atributos de calidad: incremento en azúcares, color, calidad cosecha, tamaño, etc.

  • Mejorar la fertilidad del suelo; especialmente mediante el fomento del desarrollo de microorganismos del suelo.

  • Lograr un uso del agua más eficiente

  • Más en: http://www.biostimulants.eu/

¿Cómo lo medimos?

Cuando intentamos traducir todo esto en efectos visibles y medibles en los cultivos, ¿a qué nos referimos? Hoy en día, gracias a la tecnología se han producido avances que permiten medir desde contenidos de clorofila y fitocromos, hasta proteínas producidas como respuesta a un estímulo inducido y metabolitos diversos generados como parte de la fisiología vegetal. De la misma manera, existen medidas de respuesta genética muy útiles en la investigación de tecnología natural.

¿En qué se diferencia un bioestimulante de un fertilizante?

Los bioestimulantes operan a través de mecanismos diferentes que los fertilizantes, independientemente de la presencia de nutrientes en los productos.

La principal diferencia de un bioestimulante con un N-P-K o fertilizante convencional es una formulación rica y compleja que busca dos aspectos fundamentales:

Conseguir un producto basado en una matriz compleja y donde la importancia radica en el equilibrio de sustancias que se aportan.

Que la parte activa de ese producto sea un catalizador, sustrato o reactivo de una reacción metabólica.

Un bioestimulante busca pues desplazar la reacciones bioquímicas naturales de la planta hacia lo que pretendemos favorecer.

Por tanto, no se utilizan para reemplazar a los fertilizantes, sino que se pueden emplear conjuntamente para lograr un mayor y mejor crecimiento de las plantas, dado que proporcionan protección adicional contra estreses, usan los nutrientes de los fertilizantes de forma más eficiente y mejoran la absorción de los mismos.

Además, con la bioestimulación se minimiza el uso de productos químicos ya que, al reforzar las defensas de la planta, ésta está más sana y fuerte para afrontar plagas y enfermedades. Se ahorra dinero y se evitan residuos.

¿Cómo diferenciar los efectos de un bioestimulante de los de otros productos en el cultivo?

Los efectos del producto y los resultados para el agricultor no deben confundirse. Ejemplos:

EBIC

¿Bajo qué norma podemos encuadrar los bioestimulantes?

Los bioestimulantes no están reconocidos a día de hoy de forma explícita en ninguna normativa europea. No obstante, se está llevando a cabo una importante reforma de la legislación de fertilizantes que pretende incluir a los bioestimulantes.

Actualmente, mientras en unos estados de la Unión Europea se registran sustancias que se consideran en una clasificación, en otros lo hacen en otra. Esto evidencia la necesidad de homogeneizar el marco regulatorio de estos compuestos y en ello se trabaja.

El futuro Reglamento Armonizado de la Unión Europea de Fertilizantes (Reforma 2003/2003) pretende convertirse en la única norma que englobe a todos los fertilizantes y bioestimulantes. De esta forma, se logrará una libre circulación de este tipo de productos en el espacio europeo con la marca CE.

Las exigencias para poder integrar cada producto en este reglamento estarán basadas en estándares de seguridad y calidad armonizados, con una conformidad de la evaluación de riesgos, con requisitos técnicos mínimos esenciales para cada categoría y, posiblemente, distinción de líquidos y sólidos (una propuesta ésta de España). También se establecerán contenidos máximos en contaminantes y una lista negativa de ingredientes.

Por otro lado, los tiempos de transición para los productos que están en el mercado serían de entre 3 y 5 años en función del riesgo.

¿Cómo elegir el mejor bioestimulante que se adapte a las necesidades de mi cultivo?

Hay muchas sustancias que forman parte de la composición de un producto bioestimulante (ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos, extractos de algas, microorganismos como hongos o bacterias…), las cuales provocan distintos efectos en el cultivo.

El nivel de efectividad depende de muchos factores, como el propio tipo de cultivo, el estado del suelo o las buenas prácticas en el campo. Hay que tener en cuenta que el momento, la dosis y la especificidad de cada cultivo es clave para su impacto en las plantas. No todos estos productos son iguales y es necesario entender qué y cuándo deben aplicarse. Se ha demostrado que el uso de un compuesto altera los balances y efectividad de todos los demás, siendo importante contar con asesoramiento especializado para su correcta aplicación y la obtención de resultados satisfactorios.

Partiendo de esta premisa, si se quiere inducir la resistencia de la planta para afrontar las situaciones de estrés se puede recurrir a un tipo de bioestimulantes, mientras que se emplean otros si se pretende favorecer el desarrollo radicular y crecimiento del cultivo, mejorar las características organolépticas del fruto, o bien reducir el uso de fertilizantes químicos, por poner sólo algunos ejemplos. Bien es cierto que, con las complejas formaciones que la tecnología natural permite hoy en día se obtienen productos bioestimulantes que impulsan varias de estas funciones a la vez.

Bioestimulante Kynetic4

Es el caso, por ejemplo, de Kynetic4®, un completo bioestimulante que incrementa la floración, la fertilidad del polen y los niveles de cuajado. Esto es posible gracias a intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal que actúan como quelante natural desbloqueando suelos y facilitando la absorción y asimilación de otros compuestos. Una cuidadosa combinación de sustancias naturales logran promover la síntesis de proteínas y fitohormonas, y mejoran la asimilación de nutrientes.

Kynetic4®contiene también compuestos que reducen la tensión superficial y facilitan su uso como sinergista en la aplicación de herbicidas, potenciando su efecto, y de abonos foliares, optimizando su absorción. Además, contrarresta el estrés que el herbicida puede provocar en el cultivo. De hecho, es también importante su uso frente a otro tipo de condiciones de estrés como sequía, heladas, salinidad, cambios térmicos o trasplantes, otorgando a las plantas una mayor capacidad de adaptación.

Bioestimulante Seiland

Otro ejemplo es Seiland®, una referencia que contiene una mezcla de materia orgánica, compuetos bio-activos que facilitan la colonización de la rizosfera por parte de microorganismos beneficioesos creando una barrera biológica que impide la invasión de los agentes patógenos. Se trata de un protector radicular que fortalece el sistema defensivo de las plantas al mismo tiempo que estimula al cultivo para superar situaciones de estrés. Además de estimular la fauna y flora propia del suelo, activa el desarrollo radicular y vegetativo.

SweetseiTM es un producto diseñado para inducir y favorecer el incremento de azúcares, la maduración y el engorde del fruto. Tiene gran influencia en el color, el tamaño y firmeza de los frutos. Asimismo, extiende la vida útil de los mismos.

SeisilTM actúa en forma de cristal líquido generando una película protectora de sílice que se deposita bajo la pared celular de hojas y frutos. De esta manera, evita la penetración de hongos patógenos. Esta acción también protege a los tejidos vegetales al evitar el contacto directo con el agua en caso de ligeras precipitaciones o rocíos. Además, SeisilTMaumenta la resistencia de las células de tejidos vegetales a ser descompuestas por las enzimas de fitoparásitos y activa una serie de genes que estimulan el sistema defensivo de la planta.

Biestimulante Till-up, gramíneas

Till-upTM es una solución bioestimulante que SEIPASA ha diseñado específicamente para satisfacer las demandas de uno de los cultivos de más importancia en nuestra alimentación y economía, las gramíneas. Trigo, arroz, maíz, cebada, avena… La aplicación de Till-upTM en el estadio primitivo de crecimiento del vegetal activa los procesos de germinación, enraizamiento y, especialmente, de ahijado de estos cultivos asegurando así calidad y cantidad en la producción final.

FTES: Departamento Técnico de SEIPASA
          European Bioestimulants Industry Council (EBIC)
          Ideagro

La protección biológica con SEILAND (II)

En la última entrada de nuestro blog, nos referíamos a la protección biológica como una de las estrategias integradas para el control de nematodos:

En este sentido SEIPASA presenta SEILAND; un protector radicular cuyo modo de acción polivalente busca atender las demandas de los cultivos sometidos a estreses provocados por nematodos y otras enfermedades del suelo.

SEILAND constituye una potente herramienta para ser introducida en los programas de manejo integrado de nematodos, ya que asegura la viabilidad del cultivo al disminuir los daños causados por estos microorganismos y prolonga la vida productiva de la plantación.

Sistema radicular de pepino afectado por nematodos. Emitiendo nuevas raicillas dos semanas después de la aplicación de SEILAND.

Sistema radicular de pepino afectado por nematodos. Emitiendo nuevas raicillas dos semanas después de la aplicación de SEILAND.

Mediante el empleo de SEILAND y a diferencia de los nematicidas químicos, se consigue activar el desarrollo radicular y vegetativo estimulando al cultivo para que emita nuevos pelos absorbentes. Esta acción es capaz de contrarrestar los efectos dañinos que supone la pérdida de sistema radicular. Además el desarrollo vegetativo se traduce en una mayor expresión de vigor con beneficiosos efectos sobre el calibre, el color y la calidad de las cosechas.

SEILAND incorpora una mezcla de microorganismos, que actúan a modo de barrera biológica colonizando el nicho ecológico que queremos proteger y evitando de esta manera que las raíces sean ocupadas por agentes patógenos. Este conjunto de microorganismos presenta además ventajas para el cultivo ya que viven y se desarrollan en permanente interacción con las raíces, ejerciendo una acción biofertilizante como fijadores de nitrógeno o solubilizadores de fósforo y aportando sustancias y enzimas beneficiosos como polisacáridos, ácidos orgánicos, ácido abscísico entre otros.

Como refuerzo final, SEILAND incorpora materia orgánica caracterizada por presentar una estructura compleja de carácter polimérico. Dicha estructura integra una gran cantidad de grupos funcionales (principalmente carboxilos e hidroxilos) junto con cadenas hidrocarbonadas, que le confieren una elevada capacidad para formar complejos, captar, liberar y vehicular minerales disponibles en el entorno, así como para tejer una estructura reticular en la zona de aplicación del producto. Esto garantiza y estimula de la actividad de la flora microbiana autóctona presente en el suelo de forma natural y la viabilidad de los microorganismos presentes en SEILAND, al suministrarles el sustrato necesario para la implantación de las colonias.