Archivo de la etiqueta: plagas

Cochinilla en plátano

Nueva clasificación de las plagas peligrosas, prioritarias y de cuarentena

Las plagas prioritarias estarán sujetas a unas normas más estrictas y los Estados miembros podrán recibir mayor financiación de la UE para eliminarlas

Un paso más, y ya es el penúltimo, para la entrada en vigor de la nueva normativa sobre medidas de protección contra las plagas de los vegetales. El Consejo de la UE ha aprobado el nuevo reglamento y tan sólo está a falta de que la Eurocámara dé el visto bueno. Su entrada en vigor se prevé a finales de 2016 y podrá ser aplicado tres años después.

Según establece la nueva legislación, que sustituirá a la actual Directiva (2000/29/CE) sobre fitosanidad, las plagas más peligrosas (plagas de cuarentena), quedarán mejor definidas y se dividirán en “epidemias prioritarias” y “otras plagas de cuarentena”.

De esta forma, las plagas prioritarias “estarán sujetas a unas normas de erradicación e información al público más estrictas y los Estados miembros podrán recibir mayor apoyo financiero de Bruselas para eliminarlas”, tal y como informa el Consejo Europeo en un comunicado.

Pasaporte fitosanitario

Plagas. Pulgón en pera

Entre las medidas previstas para reforzar la supervisión y fomentar la erradicación temprana de plagas está la extensión, simplificación y armonización del pasaporte fitosanitario, necesario para realizar movimientos de plantas entre operadores profesionales en el seno de la UE.

De la misma manera, el texto exigirá a los operadores profesionales inscribirse en un registro para garantizar controles más sencillos y una mejor trazabilidad del recorrido que realizan las plantas.

La nueva regulación también incluirá medidas para hacer frente a las plagas introducidas desde países extracomunitarios, de acuerdo con un enfoque basado en el nivel de riesgo.

Materiales importados, nivel de riesgo

Así, con el fin de identificar con rapidez las probabilidades de riesgos de plaga y otros riesgos fitosanitarios, se introducirá un sistema para la evaluación previa de los vegetales y materiales procedentes de terceros países. Una vez identificados, se impondrán prohibiciones temporales a aquellos que supongan riesgo a fin de evitar la introducción de plagas en territorio de la Unión Europea.

Se requerirá el certificado fitosanitario a los operadores profesionales dedicados a la importación de plantas y productos vegetales, así como a clientes de servicios postales y de Internet, y pasajeros que importen plantas susceptibles de riesgo de plaga. No obstante, estarían exentos los viajeros privados que importan pequeñas cantidades de vegetales para uso particular.

Al identificarse una planta enferma, ésta pasaría a una lista de vegetales de elevado riesgo y, por lo tanto, no podría obtener el certificado europeo.

La posición del Consejo de la UE confirma el acuerdo alcanzado con el Parlamento Europeo en diciembre de 2015 y aprobado por los embajadores permanentes de los Veintiocho en mayo. Queda, por tanto, la aprobación por parte del Parlamento Europeo en segunda lectura.

Consulte aquí el documento completo de la propuesta de Reglamento sobre medidas de protección contra las plagas de los vegetales.

 

Fuentes:

http://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2016/07/18-tackling-plant-pests-new-measures-adopted/

http://video.consilium.europa.eu/en/webcast/dbe88c55-a301-455f-b24c-cbcb015f5f63

 

Curva degradación residuos cero

Cómo lograr cosechas libres de residuos químicos en cultivo convencional

Hacia el ‘Residuo Cero’ en cultivo tradicional

Cualquier producción agrícola convencional –no se restringe a la ecológica– puede obtener frutas, hortalizas y cereales libres de residuos químicos. ¿Cómo? Se lo explicamos.

Para tener claro el proceso hemos de hablar de las denominadas curvas de degradación o eliminación de residuos. Éstas vienen a ser la representación gráfica de la evolución en el tiempo de los residuos presentes en los vegetales tratados con pesticidas.

La aplicación de un plaguicida genera un depósito (cantidad de esta sustancia que queda en el vegetal inmediatamente despúes del tratamiento), que dependerá del producto empleado, su formulación, de la presencia de coadyuvantes, de la aplicación, de la morfología del vegetal, de la relación entre superficie y peso, así como de las condiciones climáticas en el momento de la aplicación.

A partir de este depósito inicial se produce una degradación progresiva del plaguicida por agentes mecánicos, físicos y químicos, derivados de factores climáticos (temperatura, viento, lluvia, humedad, insolación) y de la propia naturaleza de la planta y el plaguicida:

Gráfico causas eliminación de residuos

Este proceso se puede prever según modelos que marcan la velocidad de disipación, estableciendo curvas que nos permiten saber concentraciones teóricas para un determinado tiempo de aplicación.

CURVA TEORETICAEs por ello que las curvas de los plaguicidas autorizados para cada cultivo permiten conocer cómo va variando el contenido de los residuos en el fruto a lo largo del tiempo y, de este modo, determinar los “plazos de seguridad(periodo mínimo de tiempo que debe transcurrir entre el tratamiento y la recolección del producto, o la entrada del ganado en la parcela tratada).

Límites Máximos de Residuos (LMR)

La peligrosidad de un residuo viene determinada por la toxicidad de la materia activa, las características de la formulación, los posibles metabolitos que genere el propio proceso de degradación, su bioacumulación, la cantidad de residuos presentes en la recolección o consumo, y el grado de exposición.

Al objeto de proteger la salud pública frente a la toxicidad de los restos químicos en los productos agrícolas, se regula una normativa por la que se establecen unos Límites Máximos de Residuos (LMR).

Se trata de la cantidad máxima de residuos químicos que pueden contener los productos vegetales cuando llegan a los mercados; es decir, la concentración permitida que puede aceptarse para el consumo humano o animal a largo plazo.

En cultivo convencional, siguiendo una buena práctica agrícola, se obtienen cosechas que no superan esos Límites Máximos de Residuos si se respetan los criterios legalmente establecidos (dosis, tiempos, adecuación de producto-cultivo,…).

Degradación de residuos hasta nivel cero

Curva de degradación de fitosanitarios

El proceso de la curva es el siguiente: Hay un breve periodo de latencia, tras el cual se registra un progresivo descenso de concentración de residuos (zona disipación). Llega a un punto en el que la degradación se produce con mayor lentitud (zona de persistencia), hasta alcanzar el periodo de recolección, en el cual deben cumplirse los parámetros de los Límites Máximos de Residuos (LMR).

Pero hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones se hacen necesarias varias aplicaciones de un plaguicida en distintos momentos del ciclo productivo, por lo que la curva de degradación se va desplazando a la derecha. Así, cuanto más cerca se encuentre del periodo de recolección, más cantidad de residuos llegarán a la producción final.

Empleo a tiempo de biopesticidas SEIPASA

Es por ello que, si se quiere conseguir una cosecha totalmente libre de residuos químicos, hay que conocer a partir de qué etapa del cultivo se deben dejar de aplicar fitosanitarios sintéticos para recurrir a los tratamientos naturales de SEIPASA. Aquí está la clave para lograr cosechas ‘Residuos Cero‘ en cultivo convencional.

Pero además de este método, la práctica lleva a centrarse en otra fórmula de gran eficacia e incluso más natural: la planificación de cada cultivo siguiendo la estrategia de la Gestión Integrada de Plagas (GIP) con el objetivo añadido de una cosecha ‘Residuo Cero’.

De esta manera, se establece como principal actuación en el control de plagas la priorización de mecanismos de regulación naturales como el uso del control biológico y el empleo de productos fitosanitarios compatibles con los Organismos de Control Biológico (OCB) como son los biopesticidas SEIPASA, de forma que la cosecha libre de residuos está garantizada desde el inicio.

Curva degradación residuos cero

La curva de degradación de los biopesticidas de SEIPASA, de gran especialización en la eliminación de distintas plagas, presenta periodos de disipación y persistencia con mayor precipitación hacia el valor cero asegurando una cosecha libre de residuos.

Se garantiza así que las frutas, hortalizas y cereales lleguen sin restos tóxicos a la boca de los ciudadanos, ni siquiera los niveles permitidos legalmente.

Valor añadido en la cosecha

Con ello se logra un valor añadido en el producto agrícola, tanto en calidad (nutricional, organoléptica y visual) como en salud alimentaria, algo que requieren cada vez más los consumidores y, por ende, las grandes cadenas de distribución. Es más, éstas últimas ya no se conforman sólo con el respeto a los Límites Máximos de Residuos, sino que exigen niveles mucho más bajos.

La gran efectividad de los biopesticidas de SEIPASA permite mantener a raya las plagas protegiendo al cultivo de forma más natural, sostenible y saludable, pero además se evitan los efectos perniciosos ocasionados por los fitosanitarios químicos como son la sensibilización de algunas plantas a las plagas o enfermedades, o la resistencia de algunas plagas a los pesticidas aplicados haciéndolos inoperantes, aunque igualmente contaminantes.

Hay que tener en cuenta, como se ha comentado anteriormente, que los productos sintéticos se pueden sustituir en su totalidad por los tratamientos naturales de SEIPASA desde el inicio de ciclo, logrando la misma eficacia. Los biopesticidas SEIPASA son parte fundamental en la Gestión Integrada de Plagas (GIP).

Para mayor información sobre el biopesticida más adecuado para cada cultivo y ciclo productivo, y sobre los momentos de aplicación a fin de lograr una cosecha ‘Residuo Cero’: consulta@seipasa.com

Pulgon en melocotón

Listas positivas vs listas negativas en importación de productos agrícolas

Listas negativas

Las listas negativas en importación impiden la entrada a un país o comunidad de países productos presentes en un listado. Es decir, cualquier importación está autorizada, salvo que haya sido explícitamente prohibida.

En referencia al control fitosanitario, funciona como una especie de lista negra en la que se incluyen una serie de países cuya sanidad vegetal es especialmente problemática en determinadas plagas y enfermedades, a fin de poder establecer medidas especiales de control y vigilancia, e incluso la prohibición de importar esas plantas o productos vegetales hasta que no se garantice una mejora sustancial del estado fitosanitario de los envíos.

La política de importación de la Unión Europea se ha basado hasta ahora en las listas negativas.

Listas positivas

Las listas positivas registran los productos con garantía de estar libres de enfermedades. Hay, por tanto, una lista de autorización previa con bionomios producto/país.

De esta manera, únicamente pueden importarse los productos procedentes de aquellos países que, por ofrecer suficiente seguridad y control y no entrañar riesgos fitosanitarios, estén expresamente permitidos.

Esta medida de control más estricta está implantada en países como USA, China o Rusia.

www.seipasa.com  Tratamientos naturales para la agricultura (biopesticidas, bioestimulantes, nutricionales)

Fresa Maresme

Altas temperaturas en otoño: Cara y cruz para la agricultura

  • Avanza la maduración y recolección de algunas frutas y hortalizas y, junto a la humedad, aparecen más plagas y enfermedades

Las temperaturas anormalmente altas que se han registrado este otoño en España, especialmente en el sur, han tenido muchas consecuencias para el campo. Por un lado, han favorecido el avance en la maduración de algunas frutas y hortalizas y, por tanto, en la recolección de las mismas. Pero, por otra parte, junto con la humedad del suelo, han provocado la aparición de más plagas y enfermedades en los cultivos.

Hortícolas: Arranque de cultivos y sobreproducción en Almería

La elevada temperatura ha favorecido la aparición de plagas en muchos hortícolas, sobre todo en algunas variedades de cabalacín y pepino, según datos de las organizaciones agrícolas COAG y ASAJA. Mosca blanca, trips y virosis son los problemas que más acechan a los hortícolas almerienses. De hecho, muchos productores han tenido que arrancar total o parcialmente sus cultivos ante la presencia de virus.

PimientoSiguiendo los principios de la gestión integrada de plagas se aconseja, en primer lugar, recurrir al control biológico mediante el uso de depredadores naturales (insectos auxiliares) que atajen la presencia de los insectos transmisores de enfermedades, y utilizar trampas con feromonas.

Asimismo, en compatibilidad con lo anterior es aconsejable el empleo de tratamientos naturales, exentos de residuos químicos, ya que pueden interactuar con la fauna auxiliar sin dañar su acción, por lo que suponen un gran aliado en la lucha biológica. Existen diversos biopesticidas adaptados a este tipo de cultivos que ejercen igual o mayor eficacia que los tratamientos sintéticos como pueden ser Piretrina Seipasa, Nakar o Septum.

Por otro lado, la aceleración del desarrollo y maduración de los frutos por las buenas temperaturas otoñales no han repercutivo para bien, paradójicamente, en los hortícolas, ya que se ha dado una sobreproducción que, unida a la aún escasa demanda exterior (precisamente porque las suaves temperaturas han permitido a los países europeos suministrarse ellos mismos con sus plantaciones) ha conllevado una crisis de precios, especialmente en las cosechas de tomate, calabacín, pimiento y berenjena.

Fresas: Adelanto en las tempranas, freno en las tardías

FresasA principios de noviembre culminó el periodo de plantación de fresas. Para estas últimas plantaciones los efectos de las temperaturas cálidas se traducen en un aumento de la transpiración de las hojas “en detrimento de la formación de nuevas raíces y raicillas”, tal y como informa la RAIF. Para favorecer pues el desarrollo del rizoma de la planta el agricultor debe recurrir al riego, así como puede servirse de bioestimulantes especializados en esta función concreta (ej. Seiland).

En cuanto a las plantaciones tempranas, la floración se ha adelantado y, por tanto, también se avanza la obtención de los primeros frutos. De hecho, la recolección de la variedad Fortuna ha iniciado a mediados de noviembre en algunas fincas, lo cual no sólo responde al hecho de la climatología otoñal, sino a que algunos productores habían adelantado la labor de plantación.

La alternancia de las lluvias y las temperaturas cálidas favorecen el desarrollo de podredumbres de raíz y cuello y, en las plantaciones tempranas, hay más riesgo de Oídio. Algunos productos que pueden ayudar a proteger a las plantas frente a este tipo de problemas son Septum, Amicos Sec o el bioestimulante preventivo Seisil.

Olivar: Maduración del olivo y presencia de mosca

OlivarEn olivar también se ha notado, en general, una aceleración de la maduración del fruto. De hecho, la recolección empezó a finales de octubre, cuando lo habitual es en noviembre. Sin embargo, se vieron favorecidos los hongos como el Repilo, el Emplomado o la Antracnosis, así como la actividad de la Mosca del olivo, tal como precisa la RAIF. En variedades tardías se ha incrementado el porcentaje de frutos picados por este díptero. Para combatir la mosca del olivo puede realizarse un trampeo masivo de adultos, colocando trampas con cebo, así como es recomendable recurrir al insecticida natural Piretrina Seipasa.

Cítricos: Color y maduración

Si la temperatura entre día/noche es cálida y continuada, los frutos de los cítricos tienen colores pálidos y no suelen llegar a perder todo el color verde. Este hecho se ha registrado en algunas zonas de Andalucía, donde las altas temperaturas registradas este otoño han dificultado la coloración externa, aunque no han afectado tanto a la maduración interna del fruto. Además, se ha ralentizado el ritmo de recolección, ya que el porcentaje de fruta de bajo calibre seguía siendo alto a mediados de noviembre.

Y es que el proceso de desarrollo de la fruta respecto a la producción de azúcares, disminución de acidez y coloración alcanzan su mayor eficiencia cuando las variaciones de temperatura diurna y nocturna son amplias.

Por otro lado, se ha estado alerta en la actividad de algunas plagas y hongos ante la posibilidad de verse aceleradas por el calor, tal es el caso de los ácaros, los pulgones, el piojo rojo de California, la Mosca de la fruta o el Aguado. 

Plantas sanas, la mayor protección: bioestimulantes

Las condiciones ambientales que favorecen a un tipo de cultivo pueden, de la misma manera, ser perjudiciales para otro. Ante distintas situaciones determinadas por el tiempo que pueden conllevar un anormal desarrollo de ciertos cultivos y, por tanto, una merma en la producción y calidad del fruto, cabe ser prevenido.

Los bioestimulantes son la mejor medicina natural para preparar a los vegetales ante circunstancias de estrés o para ayudar a los mismos a superarlas una vez pasadas, ya sean de carácter biótico, debido al ataque de plagas, o abiótico. La capacidad de reacción de las plantas dependerá del nivel de salud o fortaleza que tengan y, a este respecto, cumplen un papel fundamental bioestimulantes como Kynetic4.

Ahora toca prepararse para las bajadas bruscas de temperaturas…

Ftes: RAIF, COAG, Asaja

 

Plaga de pulgón en cítricos

Sanidad prevé prohibir la cuarta parte de las materias activas “sin excepciones”

Aunque el reglamento europeo que se negocia actualmente establece la supresión de cerca de 80 materias activas utilizadas para fabricar productos fitosanitarios, contempla también la posibilidad de autorizar para casos especiales el uso de alguna de esas sustancias si se acredita que su nivel de exposición es “insignificante”. No obstante, “el Ministerio de Sanidad español, con el criterio que ha puesto sobre la mesa en relación a este punto, cierra incluso la opción de acogerse a esa alternativa”, tal y como señala la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Según precisa la organización agraria, Sanidad defiende que ese nivel de exposición insignificante que contempla la Unión Europea para autorizar una sustancia activa tiene que ser de grado cero, “lo cual eliminaría toda posibilidad de que alguna de esas materias pudiera ser usada por los agricultores en el futuro”.

AVA-ASAJA ha calificado esta posición de “incongruente” y ha solicitado al Ministerio de Agricultura “que tome partido en defensa de los intereses del sector agrario en un tema tan sensible e importante para el campo, ya que, hasta el momento, todavía no se ha pronunciado al respecto con claridad y rotundidad”.

El reglamento de ejecución 2015/408 de la Comisión Europea sobre el uso de productos fitosanitarios establece la supresión, por la aplicación de los criterios de corte, de 77 materias activas, “lo cual supone una nueva limitación de las herramientas con las que cuentan los agricultores para defenderse de las plagas que asolan los cultivos”, según denuncia el colectivo agrario.

Las políticas restrictivas que se aplican en materia de fitosanitarios han supuesto, en el plazo de unos pocos años, la eliminación del 72% de las materias activas existentes en el mercado y ahora, a través del nuevo reglamento, la UE suprimirá la cuarta parte de las todavía disponibles.

Esta situación está dejando al sector agrícola muy pocas opciones para combatir las plagas y enfermedades que atacan a sus cultivos.

Alternativas a los químicos

Los fitosanitarios naturales, junto con el control biológico y otros medios de defensa como trampas o dispositivos de monitoreo, suponen una alternativa al uso de químicos. De hecho, la aplicación de la Gestión Integrada de Plagas en los distintos cultivos -una política que se está estableciendo progresivamente de forma obligatoria- se traduce en una reducción del uso de productos sintéticos a la más mínima expresión, prevaleciendo la acción de la fauna auxiliar y métodos biotecnológicos, así como los productos de origen botánico o biológico como las soluciones de SEIPASA, firma de referencia en tratamientos naturales, libres de residuos.

Éstos últimos se han demostrado igual de eficaces que los químicos en muchas de sus aplicaciones e, incluso, más efectivos en ciertas plagas y enfermedades. Y es que el poder de este tipo de referencias se deriva, además de su innovadora formulación, del respeto a la acción de los enemigos naturales de los insectos.

Algunos de los fitosanitarios naturales que suponen una opción eficaz para mantener a los cultivos sanos y libres de plagas son Piretrina Seipasa®, Septum®, Nakar® o BT 32 Seipasa®.

Guías GIP

Guías de Gestión Integrada de Plagas (GIP)

 

  • Qué ofrecen y cómo utilizar las guías GIP
  • Todas las guías GIP publicadas por el MAGRAMA

La Gestión Integrada de Plagas (GIP) es uno de los requisitos para todas las explotaciones agrícolas que desarrollen su actividad en España, según el Real Decreto 1311/2012, de14 de septiembre, que establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.

.

La GIP combina medidas culturales, tratamientos químicos y soluciones alternativas con el objetivo de mantener a las plagas por debajo de los umbrales establecidos para garantizar la rentabilidad económica, respetando el medio ambiente y la salud del agricultor y el consumidor.

Uno de los principales principios es anteponer, siempre que sea posible, los métodos biológicos, físicos y culturales a los químicos. En todo caso, se emplearán de forma integrada con los productos fitosanitarios cuando no permitan un control satisfactorio de las plagas.

En caso de resultar necesaria una intervención con productos químicos, las materias activas a utilizar se seleccionarán siguiendo el criterio de elegir aquellas que proporcionen un control efectivo y sean lo más compatibles posible con organismos no objeto de control, evitando perjudicar a controladores naturales de plagas y a insectos beneficiosos como las abejas

Es por ello que los tratamientos naturales, exentos de residuos químicos (‘residuos cero‘), son una herramienta idónea a integrar en la GIP dada su gran eficacia y total respeto a la actuación de la fauna auxiliar.

GIP Platanera
GIP Remolacha
GIP Champiñón y setas
GIP Girasol

GIP Brassicas

GIP Algodón

GIP Frutales de hueso

GIP Almendro

GIP Avellano

GIP Tabaco

GIP Maíz

GIP Patata

GIP Cereales

GIP Frutales de pepita

GIP Olivar

GIP Cítricos

GIP Uva de mesa

GIP Uva de transformación

 ¿Qué son las guías GIP?

Para realizar la Gestión Integrada de Plagas los agricultores deben estar perfectamente formados e informados. Una de las herramientas para lograrlo son las GIP publicadas por el MAGRAMA.

Son documentos técnicos que recogen las distintas estrategias a emplear ante problemas fitosanitarios que puedan aparecer en el cultivo.

Cuando en la supervisión habitual de su explotación un agricultor descubre que está afectada por una plaga o enfermedad debe consultar la guía de gestión integrada para su cultivo.

Cada una de estas guías recoge un listado de plagas que afectan al cultivo al que se refiere, con fichas que facilitan la identificación de la plaga mediante fotografías, además de información de carácter técnico.

Además, presentan los principios generales para la correcta implementación de la Gestión Integrada de Plagas, Enfermedades y Malas Hierbas en ese cultivo concreto, y medidas específicas para zonas sensibles y espacios naturales.

Pasos a seguir cuando se detecta una plaga
  1. Tras detectar una plaga hay que hacer un monitoreo para consultar la extensión del problema y consultar a un asesor cuando corresponda para decidir cómo actuar. Entonces, se tomará la decisión sobre cómo afrontar el manejo fitosanitario de la plaga.

    • Una opción, siempre que se disponga de esas alternativas, podría ser el control biológico o tecnológico mediante el uso de depredadores naturales de la plaga o trampas con feromonas.

    • Otra opción será el uso de productos fitosanitarios. El agricultor se asesorará del producto más adecuado para su explotación por su localización y el tipo y extensión de la plaga. Los tratamientos de origen natural pueden interactuar con la fauna auxiliar, por lo que suponen un aliado para el control biológico.

    • La decisión de hacer uso de los insectos auxiliares y/o de aplicar un fitosanitario se reflejará en el cuaderno de explotación o en la documentación de asesoramiento de la explotación.

  2. El producto fitosanitario debe adquirirse en un punto de venta autorizado y con los carnets de profesional en regla.

  3. Una vez adquirido, se deberá almacenar de forma segura en entornos bien ventilados y cumpliendo las medias de seguridad en su manejo.

  4. A la hora de utilizarlo, el aplicador deberá respetar las indicaciones del agricultor con respecto a las zonas de protección definidas en las GIP.

    • El proceso de aplicación comienza con la revisión y calibrado de la maquinaria para proceder a su aplicación respetando las indicaciones de la etiqueta del fitosanitario y la distancia con los puntos de agua.

    • Se utilizarán equipos de prevención individual para la prevención de riesgos laborales.

  5. Terminada la aplicación, queda la entrega y reciclado correcto de envases utilizados vacíos y enjuagados para una gestión adecuada de residuos.

Ftes: MAGRAMA

 

crisantemos piretrina seipasa

Cómo diferenciar la ‘piretrina’ de calidad

Actualmente existen muchos productos insecticidas en el mercado elaborados a base de piretrinas, pero puede haber una gran diferencia entre unos y otros. ¿Cómo distinguir un bioinsecticida de calidad?

La fabricación de este tipo de insecticidas se ha consolidado en el mercado español. El incremento de la demanda no sólo llega por su efectividad, sino también y cada vez más por su supuesto origen natural (crisantemo), desbancando a los pesticidas químicos en busca de frutas y verduras libres de residuos, y de un mayor respeto al medio ambiente.

Pero hay que tener en cuenta muchas características para que el bioinsecticida creado a partir del principio activo de piretrina sea totalmente natural, así como efectivo.

Ciertamente, la calidad del extracto de pelitre (que contiene las seis moléculas de piretrina) tiene un papel importante; no obstante, hay otros aspectos relevantes que influyen en ello. Realmente, un pequeño porcentaje del formulado está compuesto por el principio activo. El resto son otras sustancias que tienen una gran influencia en el resultado del producto final, tales como solventes, sinergistas, antioxidantes, tensioactivos…

Usar coformulantes verdes

De ahí deriva verdaderamente la calidad de un bioinsecticida en comparación con otro, de los coformulantes. Por ejemplo, mientras en unos casos se utilizan solventes de origen botánico, totalmente naturales, en otros se incorporan disolventes químicos que facilitan el proceso de fabricación pero no son válidos para agricultura ecológica.

piretrina-garrafa-seipasa

                Piretrina Seipasa

Otro ejemplo sería el uso sinergistas sintéticos, como es el Butóxido de Piperonilo (PBO), muy utilizado en plaguicidas y especialmente para las piretrinas. El empleo de este tipo de compuestos inhabilita el uso de la piretrina en agricultura ecológica. SEIPASA ha patentado un formulado totalmente verde que incluye el uso de sinergistas de origen natural que, además de conferirle un gran poder insecticida a su formulado, permiten su utilización en producciones certificadas en ecológico. Estos sinergistas, al contrario que el PBO, no tienen un efecto directo sobre el insecto, sino que aumentan la vida útil de las piretrinas, inhibiendo su rápida degradación y, por tanto, aumentando la eficacia del producto.

Por otro lado, lograr una correcta emulsión y mantener las propiedades en condiciones adversas es fundamental para un formulado de calidad y no todos los que están en el mercado cumplen estas características.

Lograr una correcta emulsión

Un producto elaborado con ingredientes totalmente naturales tiene mayor complejidad a la hora de lograr una correcta emulsión por las propias características variables de las sustancias botánicas. Hay que encontrar los coformulantes ideales, con las propiedades idóneas para una adecuada mezcla, y para ello se deben efectuar numerosas pruebas de laboratorio hasta obtener el producto ideal. La emulsión debe ser estable en condiciones extremas, con agua con muchas sales o a temperaturas muy altas o muy bajas, para garantizar su efectividad al agricultor.

probetas-seipasaEs fundamental pues que el bioinsecticida, una vez mezclado con agua, no se separe de nuevo y se mantenga como una mezcla homogénea a la hora de su aplicación. Si esto no se consigue podría ocurrir que durante el tratamiento de los cultivos se concentre la dosis de piretrina en una parte del campo y se acabe aplicando agua al resto.

Es por ello que, aunque existan muchos productos formulados a base de piretrina, la calidad y efectividad puede ser muy dispar, y no todos garantizan una producción totalmente libre de residuos.

Piretrina Seipasa® es un ejemplo de calidad y eficacia constatada. Su formulación patentada presenta un adecuado balance entre la relación de las 6 moléculas: piretrinas I y II, cinerinas I y II y jasmolinas I y II, y garantiza la inclusión de productos 100% naturales en su elaboración. SEIPASA utiliza como coformulantes verdes diversas oleínas vegetales de uso alimenticio con el fin de garantizar la estabilidad de las piretrinas y aumentar la eficacia del formulado gracias al efecto sinérgico de compuestos naturales que aumentan la vida útil de las piretrinas. No incluye, por tanto, PBO en su composición.

Su aplicación produce alteraciones inmediatas en la transmisión del impulso nervioso del insecto, actuando con alta eficacia contra formas adultas y larvarias, y siendo especialmente útil en el control de polillas, pulgones, moscas blancas, trips, ácaros y escarabajos.

SEIPASA ha logrado la combinación perfecta para un formulado efectivo, estable y con garantía ‘cero residuos’.

Es necesario comparar y, si se precisa, asesorarse con técnicos especialistas antes de adquirir productos a base de piretrina para asegurarse de contar con la mejor solución.

fresas

La UE controlará los pesticidas en fresas, tomates, lechugas y melocotones a lo largo de 2016

  • Desde la puesta en marcha del primer programa comunitario, en 2008, los países están obligados a recoger muestras para evaluar el grado de exposición de los consumidores a plaguicidas
  • Durante 2015 los productos agrícolas objeto de análisis están siendo pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen
  • Aparte del estudio exigido para estos productos, cada Estado debe analizar diez muestras de alimentos infantiles por la especial importancia que otorga el plan a este sector

Fresas, tomates, lechugas, melocotones –incluidas las nectarinas y otros híbridos-, manzanas, repollos, puerros, centeno y vino de uvas. Éstos serán los productos de origen vegetal sobre los que la Unión Europea centrará el control en cuanto a restos de pesticidas a lo largo de 2016.

Así lo establece el Reglamento 2015/595 de la Comisión, que acaba de publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea, y que presenta las pautas de desarrollo del programa plurianual coordinado de control para 2016, 2017 y 2018, destinado a garantizar el respeto de los límites máximos de residuos (LMR) de plaguicidas en los alimentos de origen vegetal y animal y evaluar el grado de exposición de los consumidores a estos residuos.

Entre treinta y cuarenta productos alimenticios constituyen los componentes principales de la dieta en los países comunitarios y los controles se centran en ellos.

Durante el presente año los productos agrícolas que están siendo objeto de análisis son pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen.

Asimismo, de no haber ninguna modificación en el reglamento del próximo año, para 2017 se prevé muestrear naranjas, mandarinas, pepinos, zanahorias, peras, patatas, arroz, espinacas y judías con vaina.

El número mínimo de muestras a efectuar será de 654, que se reparten proporcionalmente entre los Estados miembros en función de las cifras de población. Respecto a las muestras de mercancías originarias de la agricultura ecológica, se tomarán en proporción a la cuota de mercado de éstas en cada Estado, con un mínimo de una muestra.

Alimentos infantiles, muestras aparte

Aparte, cada Estado analizará durante 2016 diez muestras de alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad “distintos a los preparados para lactantes, los preparados de continuación y los alimentos elaborados a base de cereales”. En 2017 estas diez muestras adicionales se realizarán en preparados para lactantes y de continuación, mientras que en 2018 se centrarán en alimentos infantiles elaborados a base de cereales.

Un total de 158 plaguicidas deben controlarse en el interior o la superficie de las frutas, verduras, hortalizas y cereales que serán analizados en 2016, un listado prácticamente igual al del programa anterior a excepción de dos nuevas sustancias: cimoxalino y vinclozolina.

Tal como indica el reglamento, el seguimiento del contenido de pesticidas se realiza con arreglo a un ciclo trienal dado que los usos de los plaguicidas experimentan importantes cambios a lo largo de un periodo de tres años.

Los últimos resultados publidados, de muestreos realizados en 2013, cocluyeron que el 97,4% de los alimentos cumplían los Límites Máximos de Residuos, y un 54,6% eran productos totalmente libres de pesticidas. , según el último informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Los mayores incumplimientos de los LMR se registraron en importaciones de terceros países.

Garantía de productos sin residuos SEIPASA

El tratamiento de los cultivos con productos SEIPASA, libres de residuos, garantiza superar con éxito cualquier análisis de control. Es más, los insumos totalmente naturales de SEIPASA incluso pueden combinarse con químicos en la primera fase de crecimiento de la planta reforzando su eficacia pero asegurando que la producción final quede libre de cualquier traza de plaguicida.

Las nuevas materias activas contra las plagas susceptibles de ser prohibidas

 

  • La UE ha incluido otras 77 sustancias en la lista de candidatas a la sustitución
  • Ya se ha recortado un 72% de las 970 que se usaban en fitosanitarios en apenas cuatro años

La UE ha seleccionado otras 77 materias activas contra las plagas susceptibles de ser prohibidas, un recorte que se suma a los efectuados en los últimos años y suponen la desaparición del mercado del 72% de las 970 materias activas que eran utilizadas en los productos fitosanitarios en apenas cuatro años, tal y como señalan desde la organización agrícola AVA-ASAJA. Serán suprimidas para su uso en la agricultura si cumplen al menos uno de los criterios adoptados en materia de toxicidad.

Éstas son las nuevas sustancias que el Diario Oficial de la UE, en el reglamento de ejecución 2015/408 de la Comisión, incluye en la lista de candidatas a la sustitución:

1-metilciclopropeno etoprofós lenacilo procloraz
aclonifén etofenprox linurón profoxidim
amitrol etoxazol lufenurón propiconazol
bifentrina famoxadona mecoprop propoxicarbazona
bromadiolona fenamifós metalaxil prosulfurón
bromuconazol óxido de fenbutaestán metam quinoxifeno
carbendazima fipronil metconazol quizalofop-P (variante quizalofop-P-tefuril)
clorotolurón (estereoquímica sin confirmar) fludioxonil metomilo sulcotriona
compuestos de cobre (variantes hidróxido de cobre, oxicloruro de cobre, óxido de cobre, caldo bordelés y sulfato tribásico de cobre) flufenacet metribuzin tebuconazol
ciproconazol flumioxazina metsulfurón metilo tebufenpirad
ciprodinilo fluometurón molinato tepraloxidim
diclofop fluopicolide miclobutanil tiacloprid
difenacum fluquinconazol nicosulfurón trialato
difenoconazol glufosinato oxadiargilo triasulfurón
diflufenicán haloxifop-P oxadiazón triazóxido
dimetoato imazamox oxamilo warfarina
dimoxistrobina imazosulfurón oxifluorfeno ziram
dicuat isoproturón paclobutrazol
epoxiconazol isopirazam pendimetalina
esfenvalerato λ-cihalotrina pirimicarb

Las sucesivas supresiones de sustancias activas están provocando que los productores agrícolas se vean limitados cada vez más a la hora de luchar contra las plagas, una situación que preocupa al sector. De hecho, tal como explican desde AVA-ASAJA, la Asociación Europea para la Protección de Plantas ha puesto en marcha un estudio para medir la incidencia que supone la disminución de sustancias activas sobre los principales cultivos y su impacto social, económico y medioambiental, en el que la Asociación Valenciana de Agricultores colabora junto a otras organizaciones y cooperativas europeas. En la agricultura española se evaluarán los efectos de la pérdida de fitosanitarios y la generación de resistencias en cultivos representativos como cítricos, olivar y frutales de hueso, aunque el informe también podría incorporar la viña, arroz, cereales o tomate.

“A falta de conocer los datos concretos y cuantificables, es evidente que el impacto de la nueva normativa fitosanitaria está siendo devastador para la eficiencia y la competitividad agraria europea”, denuncia el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

Combatir las plagas con efectividad

Una manera efectiva de combatir las plagas y enfermedades y que está a disposición de los agricultores es a través del control biológico y la gestión integrada de plagas combinados con el empleo de productos totalmente naturales, libres de residuos (R-Free), como los que ofrece SEIPASA.

Un ejemplo es Piretrina Seipasa, un insecticida natural altamente eficaz que ejerce un efecto de acción rápida al producir alteraciones inmediatas en la transmisión del impulso nervioso de los insectos. Es efectivo tanto contra formas adultas como larvarias, siendo especialmente útil en el control de polillas, pulgones y escarabajos. Por su parte, BT 32 Seipasa presenta alta potencia y actividad selectiva contra un amplio espectro de lepidópteros. Para actuar sobre la esporulación e infección de mildius, moteados y alternarias el agricultor puede recurrir a SEPTUM, un potente  formulado con flavonoides, fenoles, ácido silícico y cafeico.

Pulgón amarillo en cítricos

Cada siete meses entra una nueva plaga a Europa

 

En cinco años se han detectado al menos ocho patógenos

  • AVA-ASAJA exige a la UE reforzar el control de la sanidad vegetal en las importaciones agrícolas
  • Insta a que la nueva directiva europea incluya inspecciones en los países de origen e introduzca la denominada ‘lista positiva’

Ésta es la lista negra de plagas que, según revela el Diario Oficial de la Unión Europea, han entrado a la zona comunitaria entre los años 2009 y 2013:

Plaga

Año

País de entrada

Escarabajo asiático de antenas largas (Anoplophora glabripennis)

2009

Alemania

Gusano alfilerillo (Diabrotica virgifera)

2010

Alemania

Nematodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus)

2010

Portugal

Caracol manzana (Pomacea insularum)

2010

España

Picudo o barrenillo del chile (Anthonomus eugenii)

2012

Países Bajos

Cepa grave del virus de la tristeza de los cítricos

2013

Italia

‘Ébola’ del olivo (Xylella fastidiosa)

2013

Italia

Viroide de la deformación fusiforme del tubérculo de la patata

2013

Países Bajos

Ante estos alarmantes datos que sitúan la proporción en un nuevo patógeno detectado cada siete meses, las organizaciones agrarias han mostrado su preocupación. De hecho, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ya ha solicitado a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) que reclame al Ejecutivo europeo medidas para reforzar el control de la sanidad vegetal en las importaciones de productos agrarios procedentes de terceros países.

Además, tal y como remarcan desde AVA, a estas plagas habría que sumar otras como el Cotonet de les Valls, el pulgón amarillo o el ácaro de Texas, que no están incluidos en los datos oficiales de Bruselas correspondientes a los gastos para combatir la presencia de organismos nocivos en los productos vegetales en los citados años.

La organización agrícola valenciana ha exigido que la nueva directiva de sanidad vegetal que elabora actualmente la Comisión Europea incluya “inspecciones en los países de origen –al igual que realizan países como Estados Unidos, Japón o Corea-” y que se introduzca la denominada ‘lista positiva’, “un mecanismo que se aplica a la patata y al sector ganadero y que se basa en la condición de que los países que pretenden exportar dichos productos a Europa sean capaces de garantizar el estado idóneo de sus envíos. Los países que no figuran en esa lista positiva tienen vedada su presencia en los mercados europeos”.

Fuente ASAJA: http://bit.ly/1BeKBfi