Archivo de la etiqueta: plaga

Mosquito verde en viña

Mosquito verde en viña: cómo hacer frente a esta plaga

Mosquito verde en viña

La detección de plagas de mosquito verde en viña ha puesto en alerta a los viticultores en un momento clave de la campaña, a escasas semanas de que empiece la vendimia. Son varios los organismos oficiales que han advertido del incremento sustancial de formas móviles de mosquito verde en viña ante escenarios de población alta en los que es previsible se superen los umbrales de tratamiento.

En la Comunidad Valenciana, el departamento de Sanidad Vegetal de la Generalitat Valenciana ha emitido avisos para los productores de la zona centro de la provincia de Valencia. Lo mismo sucede con la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de la Junta de Andalucía ante la detección de varios casos en la provincia de Málaga. En Toledo, ASAJA también ha confirmado la presencia de esta plaga en viñedos de las localidades de Méntrida y La Torre de Esteban Hambrán. En esta zona el temor es mayor después de la plaga que los agricultores sufrieron la pasada campaña en los cultivos.

El mosquito verde en viña es un insecto de entre 2 y 3 mm de longitud. Se sitúa en el envés de las hojas y acostumbra a volar al más mínimo movimiento. El mosquito verde ataca los nervios de las hojas, ya que se alimenta de la savia de la planta. Su efecto es muy perjudicial porque detiene el desarrollo vegetativo y, en consecuencia, la maduración del fruto. Visualmente, la consecuencia más evidente es la desecación marginal de las hojas, que se tornan de color amarillo.

La presión más intensa de mosquito verde en viña se suele producir durante los meses de verano a causa de las altas temperaturas y el tiempo cálido y seco. Las pérdidas económicas pueden ser cuantiosas porque los efectos pueden llegar a extenderse en la campaña siguiente al ataque, con una posible disminución en el vigor de la brotación y un descenso en el rendimiento de la cosecha.

Tratamiento para el mosquito verde en viña

El escenario generado en España en estas últimas semanas ante la proliferación de casos de mosquito verde en viña (Empoasca vitis Goethe) también se ha producido en Europa, donde en los últimos años se ha observado un incremento en las poblaciones de cicadélidos. Seipasa ha desarrollado la solución Pirecris®, un insecticida natural que ha demostrado un excelente comportamiento en el control de distintas especies de cicadélidos en vid. 

El ingrediente activo de Pirecris® garantiza su efecto de choque, la contundencia y la efectividad del producto. Asimismo, la formulación de un producto de alta tecnología ha permitido a Seipasa obtener su patente garantizando un perfil verde basado en una matriz vegetal que potencia la acción.

La eficacia de Pirecris® frente al mosquito verde está certificada a través de más de 18 ensayos realizados en varios países. Uno de ellos es el efectuado en el sur de Francia durante el verano de 2014. Para este ensayo se realizó un diseño por bloques completos al azar con 4 repeticiones y 5 tratamientos: un control no tratado, Pirecris a 3 dosis distintas (1, 1,5 y 2l/ha) y un piretroide químico de referencia (0,125l/ha). Se realizaron dos aplicaciones (A y B): la primera, el 11 de julio de 2014 y la segunda 7 días más tarde. El número de larvas en 50 hojas interiores se evaluó a los 3 y a los 7 días después de cada aplicación.

Tal como se observa en la figura 1, la primera aplicación de Pirecris® redujo significativamente las poblaciones de E.vitis, que fueron menores que en el tratamiento control para todas las dosis ensayadas.

Mosquito verde en viña

Figura 1.- Evolución del número de larvas de E.vitis encontradas en 50 hojas. A: primera aplicación; B: segunda aplicación. Muestreos realizados a 0, 3 y 7 días después de cada aplicación.

Las poblaciones de mosquito verde se mantuvieron bajas en todos los tratamientos con Pirecris durante los sucesivos muestreos, sobre todo tras la segunda aplicación. Los resultados son similares a los obtenidos por el tratamiento de referencia. Las eficacias obtenidas en este ensayo fueron altas (cerca de un 90%), especialmente con las dosis media y alta (1,5 y 2 l/ha), superando a las obtenidas por el piretroide de referencia (ver figura 2).

Mosquito verde en viña

Figura 2.- Evaluación de la eficacia de Abbott de Pirecris y del piretroide de referencia contra E.vitis en vid correspondiente a los muestreos realizados a 0, 3 y 7 días después de cada aplicación.

Los resultados indican que Pirecris® se presenta como una alternativa sólida y eficaz para el tratamiento del mosquito verde en viña. Esta solución, 100% natural y sin residuos, está alineada con las necesidades de productores y consumidores hacia una agricultura cada vez más racional, sostenible y responsable con el entorno.

Las orugas, una plaga recurrente

Las ORUGAS constituyen una de las plagas más importantes que ataca a los cultivos en España, dado que la gran mayoría se alimentan de muchas de nuestras plantas: lechugas, coles, espinacas, patatas, tomates…

Oruga en borraja

Oruga en borraja

Enumeramos aquí algunas de las especies de orugas más destacadas que pueden encontrarse en los cultivos de invernadero: el medidor del tomate (Chrysodeixis chalcites), la oruga del tomate (Lacanobia oleracea), la oruga de la col (Mamestra brassicae) o la rosquilla verde (Spodoptera exigua). Las orugas proceden tanto de las polillas (nocturnas) como de las mariposas (diurnas), y el aspecto suele ser muy diferente entre ellas.

El CICLO de VIDA es muy sencillo, la mariposa o polilla pone los huevos en la planta de la que se alimenta. A los pocos días emergen las orugas y comienzan a alimentarse hasta que alcanzan el tamaño adecuado para entrar en estado de pupa o crisálida. Dependiendo de la especie, a la semana o dos, incluso un mes en las más grandes, emerge la futura mariposa.

Los SÍNTOMAS iniciales de la presencia de orugas en el cultivo son pequeños agujeros en las hojas de las plantas, que después pueden llegar a ser más grandes. Las orugas se suelen esconder en la parte de abajo de las hojas y en los tallos. Cuando crecen, se dispersan por toda la planta.

Para su TRATAMIENTO nuestros técnicos recomiendan la aplicación de B.T.32 SEIPASA como producto natural y de probada eficacia, cuyo efecto puede potenciarse con Piretrina 4%. Este tratamiento supone una clara alternativa y complemento al uso de fitosanitarios de síntesis debido a su extraordinario perfil toxicológico, reducidos o nulos plazos de seguridad y compatibilidad con otras medidas de control.

¿Cómo actúan las PIRETRINAS? (IV)

Dada su baja toxicidad para los mamíferos y a su rápida acción sobre los insectos, las PIRETRINAS se consideran una de las herramientas más eficaces para el manejo de plagas dentro del marco de la agricultura sin residuos.

Tal y como hemos visto en anteriores artículos, las PIRETRINAS son una mezcla de compuestos orgánicos que se encuentran de modo natural en las flores de plantas del género Chrysanthemum, como Chrysanthemum cinerariaefolium (denominado piretro o pelitre) o Chrysanthemum coronarium. Hasta un 20-25% del extracto seco de las mismas está formado por piretrinas.

Fuente imagen: Wikipedia

Fuente imagen: Wikipedia (pinchar en la imagen para ampliar)

Efecto inmediato

Las piretrinas naturales actúan por contacto y se utilizan para el control de pulgones, cochinillas, trips, etc. Sus propiedades artropodicidas, que afectan principalmente a los insectos voladores, están basadas en una fuerte influencia en los canales de sodio de las membranas nerviosas de los artrópodos. Mediante un proceso fisicoquímico estas moléculas inhiben el cierre del canal de sodio de la membrana celular, de manera que producen una transmisión continua del impulso nervioso. Las consecuencias de esta continua transmisión son que el insecto presenta hiperactividad, seguida de convulsiones y parálisis muscular, hasta llegar al conocido como efecto “Knock down”.

Las piretrinas pueden acabar con insectos a determinadas dosis, pero cuando se encuentran en concentraciones bajas actúan ahuyentándolos. Uno de los efectos que éstas causan a dosis bajas recibe el nombre de expulsor, ya que actúan perturbando a los insectos y provocando que abandonen los lugares donde se esconden.

Los principios activos de las pirertinas se descomponen rápidamente por la luz solar, no quedando rastro de ellos entre las 24 y 48 horas después del tratamiento, degradándose en formas inocuas para el medio agrario.