Archivo de la etiqueta: pesticidas

Inspección equipos de aplicación de fitosanitarios

Inspección de equipos de aplicación de productos fitosanitarios

¿Dónde se realizan las inspecciones de equipos de fitosanitarios? ¿Cuáles deben pasar la inspección? ¿Qué elementos se inspeccionan? ¿Con qué periodicidad? Todo sobre las inspecciones:

Todos los equipos de aplicación de productos fitosanitarios deben ser inspeccionados, al menos una vez, antes del 26 de noviembre de 2016, según contempla el Real Decreto 1702/2011, que no establece aplazamientos, de forma que, a partir de esta fecha no se podrán utilizar los equipos que no hayan sido inspeccionados.

Periodicidad de las inspecciones

Partiendo de este punto, la periodicidad de las inspecciones, tal como indica el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, será la siguiente:

  • En los equipos nuevos: En los cinco primeros años tras su adquisición
  • Inspecciones posteriores: Cada cinco años, salvo para determinados titulares que será trienal
  • A partir del año 2020, cada tres años

Realización de las inspecciones

La estación de inspección es de libre elección por parte del agricultor y el titular podrá estar presente durante el procedimiento. Si el resultado de la inspección es desfavorable, es decir, se ha encontrado un defecto grave, no se podrá utilizar el equipo hasta la reparación de los elementos defectuosos.

Las inspecciones se realizan de acuerdo con el Manual de las Inspeciones publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente:
http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/publicaciones/Manual_de_inspección_de_equipos_de_aplicación_de_fitosanitario1_tcm7-191068.pdf

Elementos que se inspeccionan

Los elementos del equipo de aplicación de productos fitosanitarios que se someten a inspección son:

  • Elementos de transmisión de la potencia
  • Bomba
  • Agitación
  • Tanque de líquido para pulverización
  • Sistemas de medida y de regulación y control
  • Tubos y mangueras
  • Filtrado
  • Barra de pulverización, en equipos que la incorporen
  • Boquillas
  • Distribución
  • Sistema neumático, en equipos que lo incorporen

Qué mediciones se hacen

  1. Manómetro
  2. Regulación de la presión
  3. Caudal de las boquillas

Tipos de equipos que deben pasar la inspección

1.- Equipos móviles dedicados a la actividad agrícola

  • Pulverizadores hidráulicos (barras o pistolas)
  • Pulverizadores hidroneumáticos (atomizadores)
  • Pulverizadores neumáticos (nebulizadores) y centrífugos
  • Espolvoreadores

2.- Equipos fijos y equipos en instalaciones fijas e invernaderos
3.- Equipos de aplicación para tratamientos aéreos
4.- Equipos móviles dedicados a otros usos no agrícolas

Los equipos deben estar previamente inscritos en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA)

Dónde se realizan las inspecciones

Las estaciones de inspección técnica de equipos de aplicación de productos fitosanitarios (ITEAF) son autorizadas, habilitadas y controladas por cada comunidad autónoma.

Las ITEAF deberán disponer de unidades móviles y las inspecciones podrán realizarse en éstas o en las instalaciones fijas de las estaciones.

En este enlace se pueden ver las ITEAF autorizadas por comunidad autónoma: http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/iteafautorizadas20abril2016versionparapublicarenlaweb28-04-2016_tcm7-419656.pdf

Contexto legislativo

Una correcta aplicación de productos fitosanitarios requiere una distribución homogénea del producto, y que esté de acuerdo con las dosis autorizadas y recomendadas, al objeto de evitar efectos nocivos o perjudiciales en la salud humana y el medio ambiente. Una deficiente regulación de los equipos o máquinas de aplicación puede dar lugar a distribuciones anómalas y la presencia de desperfectos, averías o desajustes puede originar fugas o vertidos de producto en lugares inadecuados.

La Ley 43/2002, DE 20 DE NOVIEMBRE, de sanidad vegetal, pretende garantizar que los medios de defensa fitosanitaria reúnan todas las condiciones necesarias y establece las disposiciones básicas relativas a los requisitos que deben cumplir estos medios, al uso racional de los mismos atendiendo, en lo que se refiere a los equipos de aplicación, tanto a las condiciones de uso del plaguicida utilizado en cada caso como a los requisitos de mantenimiento y puesta a punto de dichos equipos, a los controles oficiales para verificar el cumplimiento de dichas disposiciones y a los instrumentos de apoyo necesarios para la realización de las correspondientes inspecciones.

Por su parte, la Directiva 2009/128/CE, de 21 de octubre, del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece un Uso Sostenible de los Plaguicidas, establece determinados requisitos de obligado cumplimiento en esta materia. En el artículo 8 y el Anexo II se indica que deben utilizarse equipos de aplicación de productos fitosanitarios que funcionen correctamente, garantizando la exactitud en la distribución y dosificación del producto, así como la no existencia de fugas en el llenado, vaciado y mantenimiento.

Para dar cumplimiento y desarrollar lo señalado por las citadas normativas el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicó el Real Decreto 1702/2011, de 18 de noviembre, sobre las inspecciones obligatorias de los equipos de aplicación de productos fitosanitarios. De esta forma, se establecen los controles oficiales para la verificación del cumplimiento de los requisitos sobre mantenimiento y puesta a punto de estos equipos, la normativa básica en materia de inspección, y las normas necesarias de coordinación con las comunidades autónomas, con un régimen de autorización para las estaciones que realicen las inspecciones técnicas.

 

Fte: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
(http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/maquinaria-agricola/inspecciones-equipos-aplicacion-productos-fitosanitarios/#para3)

(http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/DIPTICO_ITEAF_tcm7-368267.pdf)

FAO Agua y suelo

FAO: Aumentar el rendimiento de los cultivos un 79% es posible

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) asegura que es posible un aumento medio del rendimiento mundial de los cultivos del 79%. El uso eficiente del agua, un uso reducido de pesticidas químicos en favor del control biológico y los tratamientos naturales, y una mejora de la salud del suelo son básicos para lograr ese incremento al que hace referencia el organismo de la ONU.

Tal como subraya la FAO, “los suelos sanos con una elevada cantidad de materia orgánica tienen capacidad para almacenar grandes volúmenes de agua. Esto es beneficioso no solo durante las sequías, cuando la humedad del terreno es crucial para el crecimiento de los cultivos, sino también durante las lluvias intensas porque el suelo reduce las inundaciones y la escorrentía y ralentiza el vertido de agua a los arroyos”. Es por ello que inhibir la capacidad de un suelo de aceptar, retener, liberar y transmitir agua reduce su productividad.

En esta infografía, la FAO muestra algunas de las técnicas agrícolas y de manejo de tierras que pueden mejorar la retención de humedad del suelo:

FAO Agua y suelo

Plaga de pulgón en cítricos

Sanidad prevé prohibir la cuarta parte de las materias activas “sin excepciones”

Aunque el reglamento europeo que se negocia actualmente establece la supresión de cerca de 80 materias activas utilizadas para fabricar productos fitosanitarios, contempla también la posibilidad de autorizar para casos especiales el uso de alguna de esas sustancias si se acredita que su nivel de exposición es “insignificante”. No obstante, “el Ministerio de Sanidad español, con el criterio que ha puesto sobre la mesa en relación a este punto, cierra incluso la opción de acogerse a esa alternativa”, tal y como señala la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Según precisa la organización agraria, Sanidad defiende que ese nivel de exposición insignificante que contempla la Unión Europea para autorizar una sustancia activa tiene que ser de grado cero, “lo cual eliminaría toda posibilidad de que alguna de esas materias pudiera ser usada por los agricultores en el futuro”.

AVA-ASAJA ha calificado esta posición de “incongruente” y ha solicitado al Ministerio de Agricultura “que tome partido en defensa de los intereses del sector agrario en un tema tan sensible e importante para el campo, ya que, hasta el momento, todavía no se ha pronunciado al respecto con claridad y rotundidad”.

El reglamento de ejecución 2015/408 de la Comisión Europea sobre el uso de productos fitosanitarios establece la supresión, por la aplicación de los criterios de corte, de 77 materias activas, “lo cual supone una nueva limitación de las herramientas con las que cuentan los agricultores para defenderse de las plagas que asolan los cultivos”, según denuncia el colectivo agrario.

Las políticas restrictivas que se aplican en materia de fitosanitarios han supuesto, en el plazo de unos pocos años, la eliminación del 72% de las materias activas existentes en el mercado y ahora, a través del nuevo reglamento, la UE suprimirá la cuarta parte de las todavía disponibles.

Esta situación está dejando al sector agrícola muy pocas opciones para combatir las plagas y enfermedades que atacan a sus cultivos.

Alternativas a los químicos

Los fitosanitarios naturales, junto con el control biológico y otros medios de defensa como trampas o dispositivos de monitoreo, suponen una alternativa al uso de químicos. De hecho, la aplicación de la Gestión Integrada de Plagas en los distintos cultivos -una política que se está estableciendo progresivamente de forma obligatoria- se traduce en una reducción del uso de productos sintéticos a la más mínima expresión, prevaleciendo la acción de la fauna auxiliar y métodos biotecnológicos, así como los productos de origen botánico o biológico como las soluciones de SEIPASA, firma de referencia en tratamientos naturales, libres de residuos.

Éstos últimos se han demostrado igual de eficaces que los químicos en muchas de sus aplicaciones e, incluso, más efectivos en ciertas plagas y enfermedades. Y es que el poder de este tipo de referencias se deriva, además de su innovadora formulación, del respeto a la acción de los enemigos naturales de los insectos.

Algunos de los fitosanitarios naturales que suponen una opción eficaz para mantener a los cultivos sanos y libres de plagas son Piretrina Seipasa®, Septum®, Nakar® o BT 32 Seipasa®.

fresas

La UE controlará los pesticidas en fresas, tomates, lechugas y melocotones a lo largo de 2016

  • Desde la puesta en marcha del primer programa comunitario, en 2008, los países están obligados a recoger muestras para evaluar el grado de exposición de los consumidores a plaguicidas
  • Durante 2015 los productos agrícolas objeto de análisis están siendo pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen
  • Aparte del estudio exigido para estos productos, cada Estado debe analizar diez muestras de alimentos infantiles por la especial importancia que otorga el plan a este sector

Fresas, tomates, lechugas, melocotones –incluidas las nectarinas y otros híbridos-, manzanas, repollos, puerros, centeno y vino de uvas. Éstos serán los productos de origen vegetal sobre los que la Unión Europea centrará el control en cuanto a restos de pesticidas a lo largo de 2016.

Así lo establece el Reglamento 2015/595 de la Comisión, que acaba de publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea, y que presenta las pautas de desarrollo del programa plurianual coordinado de control para 2016, 2017 y 2018, destinado a garantizar el respeto de los límites máximos de residuos (LMR) de plaguicidas en los alimentos de origen vegetal y animal y evaluar el grado de exposición de los consumidores a estos residuos.

Entre treinta y cuarenta productos alimenticios constituyen los componentes principales de la dieta en los países comunitarios y los controles se centran en ellos.

Durante el presente año los productos agrícolas que están siendo objeto de análisis son pimientos, berenjenas, zumo de naranja, plátanos, trigo, uvas, brécoles, guisantes y aceite de oliva virgen.

Asimismo, de no haber ninguna modificación en el reglamento del próximo año, para 2017 se prevé muestrear naranjas, mandarinas, pepinos, zanahorias, peras, patatas, arroz, espinacas y judías con vaina.

El número mínimo de muestras a efectuar será de 654, que se reparten proporcionalmente entre los Estados miembros en función de las cifras de población. Respecto a las muestras de mercancías originarias de la agricultura ecológica, se tomarán en proporción a la cuota de mercado de éstas en cada Estado, con un mínimo de una muestra.

Alimentos infantiles, muestras aparte

Aparte, cada Estado analizará durante 2016 diez muestras de alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad “distintos a los preparados para lactantes, los preparados de continuación y los alimentos elaborados a base de cereales”. En 2017 estas diez muestras adicionales se realizarán en preparados para lactantes y de continuación, mientras que en 2018 se centrarán en alimentos infantiles elaborados a base de cereales.

Un total de 158 plaguicidas deben controlarse en el interior o la superficie de las frutas, verduras, hortalizas y cereales que serán analizados en 2016, un listado prácticamente igual al del programa anterior a excepción de dos nuevas sustancias: cimoxalino y vinclozolina.

Tal como indica el reglamento, el seguimiento del contenido de pesticidas se realiza con arreglo a un ciclo trienal dado que los usos de los plaguicidas experimentan importantes cambios a lo largo de un periodo de tres años.

Los últimos resultados publidados, de muestreos realizados en 2013, cocluyeron que el 97,4% de los alimentos cumplían los Límites Máximos de Residuos, y un 54,6% eran productos totalmente libres de pesticidas. , según el último informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Los mayores incumplimientos de los LMR se registraron en importaciones de terceros países.

Garantía de productos sin residuos SEIPASA

El tratamiento de los cultivos con productos SEIPASA, libres de residuos, garantiza superar con éxito cualquier análisis de control. Es más, los insumos totalmente naturales de SEIPASA incluso pueden combinarse con químicos en la primera fase de crecimiento de la planta reforzando su eficacia pero asegurando que la producción final quede libre de cualquier traza de plaguicida.

Pulgón amarillo en cítricos

Cada siete meses entra una nueva plaga a Europa

 

En cinco años se han detectado al menos ocho patógenos

  • AVA-ASAJA exige a la UE reforzar el control de la sanidad vegetal en las importaciones agrícolas
  • Insta a que la nueva directiva europea incluya inspecciones en los países de origen e introduzca la denominada ‘lista positiva’

Ésta es la lista negra de plagas que, según revela el Diario Oficial de la Unión Europea, han entrado a la zona comunitaria entre los años 2009 y 2013:

Plaga

Año

País de entrada

Escarabajo asiático de antenas largas (Anoplophora glabripennis)

2009

Alemania

Gusano alfilerillo (Diabrotica virgifera)

2010

Alemania

Nematodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus)

2010

Portugal

Caracol manzana (Pomacea insularum)

2010

España

Picudo o barrenillo del chile (Anthonomus eugenii)

2012

Países Bajos

Cepa grave del virus de la tristeza de los cítricos

2013

Italia

‘Ébola’ del olivo (Xylella fastidiosa)

2013

Italia

Viroide de la deformación fusiforme del tubérculo de la patata

2013

Países Bajos

Ante estos alarmantes datos que sitúan la proporción en un nuevo patógeno detectado cada siete meses, las organizaciones agrarias han mostrado su preocupación. De hecho, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ya ha solicitado a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) que reclame al Ejecutivo europeo medidas para reforzar el control de la sanidad vegetal en las importaciones de productos agrarios procedentes de terceros países.

Además, tal y como remarcan desde AVA, a estas plagas habría que sumar otras como el Cotonet de les Valls, el pulgón amarillo o el ácaro de Texas, que no están incluidos en los datos oficiales de Bruselas correspondientes a los gastos para combatir la presencia de organismos nocivos en los productos vegetales en los citados años.

La organización agrícola valenciana ha exigido que la nueva directiva de sanidad vegetal que elabora actualmente la Comisión Europea incluya “inspecciones en los países de origen –al igual que realizan países como Estados Unidos, Japón o Corea-” y que se introduzca la denominada ‘lista positiva’, “un mecanismo que se aplica a la patata y al sector ganadero y que se basa en la condición de que los países que pretenden exportar dichos productos a Europa sean capaces de garantizar el estado idóneo de sus envíos. Los países que no figuran en esa lista positiva tienen vedada su presencia en los mercados europeos”.

Fuente ASAJA: http://bit.ly/1BeKBfi

El 97,4% de los alimentos consumidos en la UE cumplen los Límites Máximos de Residuos

 

  • Los productos totalmente libres de pesticidas ya se sitúan en el 54,6%, un porcentaje que aumenta considerablemente en España al alcanzar el 71%
  • Las cada vez mayores exigencias de los consumidores en calidad y salud alimentaria llevan a muchas cadenas distribuidoras a requerir a los productores niveles muy por debajo de los LMR

La seguridad en los productos que consumen los europeos está garantizada. Así lo reafirma el último informe emitido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), relativo a 2013. De las cerca de 81.000 muestras de alimentos sometidas a análisis tan sólo un 2,6% superaban los Límites Máximos de Residuos (LMR).

Esto significa que la gran mayoría de los productos analizados (97,4%) cumplen con la normativa al registrar niveles inferiores a los LMR. Pero además, el 54’6% de los mismos están exentos de cualquier traza de químicos. Más destacables son las cifras concretas de España, país en el que el porcentaje de productos totalmente libres de residuos se eleva al 71%.

Sin duda, estas cifras confirman los esfuerzos de los productores agrícolas por ofrecer frutas, hortalizas y cereales óptimas en cuanto a calidad y seguridad para cubrir así las cada vez mayores exigencias de los consumidores en este sentido, exigencias que vienen recogidas, asimismo, por los requerimientos de las cadenas distribuidoras, que demandan que los alimentos agrícolas y sus derivados estén incluso por debajo de los LMR.

La obtención de estos productos ‘residuos cero’ es posible gracias a la aplicación en los cultivos de tratamientos naturales y procesos de control biológico que, poco a poco, van sustituyendo o minimizando la acción de los químicos en las cosechas. Hacia esta política tiende también la normativa en cuanto a regulación de la comercialización de fitosanitarios, que en los últimos años ha dejado fuera del mercado a una amplia gama de productos. Además, los esfuerzos de las autoridades se centran en programas de formación y asesoramiento para extender los principios de la gestión integrada de plagas y las buenas prácticas agrícolas en la UE.

Más residuos en productos importados

Del informe de EFSA se desprende que el porcentaje de alimentos procedentes de terceros países que superaron los límites máximos legales de residuos fue mayor que el referente a los productos de la Unión Europea. Concretamente un 5,7% frente al 1,4% de origen comunitario.

Los 29 países que presentan informes a EFSA -27 de la UE, Islandia y Noruega- llevan a cabo dos programas de monitoreo, uno nacional diseñado por cada país y otro coordinado por la UE en virtud del cual todas las autoridades de control de alimentos muestrean la misma cesta de alimentos. En total, se analizaron 80.967 muestras de una amplia variedad de productos agrícolas, procesados y no procesados, para determinar la presencia de 685 pesticidas.

España y los productos ‘residuos cero’

En España se analizaron en el año 2013 un total de 2159 muestras entre el programa Coordinado y el Nacional. De éstas, el 47,70% corresponde a frutas y hortalizas, el 34,56% a productos de origen animal, el 10.88% a productos procesados, el 5,70% a alimentos infantiles y un 1,16% a cereales.

Esta es la tabla de muestras por grupos de productos en función del nivel de residuos de plaguicidas encontrados:

Matriz de la muestra

Total

Sin residuos

%

Con residuos < LMR

%

Con residuos > LMR

%

No conforme

%

Productos de origen animal

746

679

91%

63

8.4%

4

0.5%

4

0.5%

Alimentos infantiles

123

123

100%

0

0.0%

0

0.0%

0

0.0%

Cereales

25

19

76%

5

20%

1

4.0%

0

0.0%

Productos procesados

235

186

79%

46

20%

3

1.3%

1

0.4%

Frutas, hortalizas y otros

1030

528

51%

456

44%

46

4.5%

31

3.0%

TOTAL

2159

1535

71%

570

26,5%

54

2.5%

36

1.7%

Tal como muestran los resultados, tan sólo el 1,7% de los productos analizados superaban los Límites Máximos de Residuos. Pero lo más destacado es que del 97,5% restante que cumple la normativa, un elevado porcentaje, el 70%, está totalmente exento de pesticidas, lo que otorga a los productos consumidos en España un alto nivel de calidad y salud alimentaria.

Por supuesto, el 100% de los alimentos infantiles elaborados con frutas, verduras y cereales, un mercado con mayor exigencia al respecto si cabe, están totalmente libres de residuos. En frutas y hortalizas frescas el porcentaje se queda en el 51%. De hecho, es en este grupo concreto en el que se ha superado más los LMR (3%).

Entrar en el grupo de productores que logran cosechas libres de residuos para aumentar su competitividad en el mercado internacional es un objetivo que se está extendiendo entre los agricultores españoles y que es posible con la aplicación de tratamientos naturales en sus cultivos.

SEIPASA, pionera en la fabricación de insumos a base de sustancias de origen vegetal, ofrece a los agricultores protección ante plagas y enfermedades y optimización de sus cosechas, asegurando la obtención de frutas y hortalizas ‘residuos cero’, al tiempo que garantiza la rentabilidad para el productor.

Además, con la disminución de la oferta de insumos químicos por la tendencia hacia una regulación restrictiva de este tipo de fitosanitarios y las exigencias del mercado, los productos SEIPASA suponen una herramienta clave, puesto que resultan igual de eficaces que los sintéticos y pueden combinarse con ellos en la primera etapa de crecimiento del cultivo sin perjuicio de alcanzar un producto final con nulos niveles de residuos.

Inspecciones en los campos para constatar el uso sostenible de fitosanitarios

 

  • Los agricultores sin un cuaderno de explotación vegetal actualizado pueden incluso perder ayudas europeas
  • El uso de pesticidas naturales, libres de residuos, garantiza los criterios sostenibles exigidos por la normativa nacional y europea

MODELO-EXPLOTACIONEl Ministerio de Agricultura ha dado el aviso. La Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria emprenderá inspecciones de higiene en los campos españoles para constatar el cumplimiento de la legislación sobre Uso Sostenible de los Fitosanitarios, que lleva dos años en vigor.

Los agricultores podrían encontrarse incluso con “problemas” para el cobro de las ayudas europeas si no mantienen correctamente actualizado el exigido cuaderno de explotación vegetal, un documento que detalla los tratamientos aplicados y contra qué plagas y enfermedades. Así lo anunció el responsable del departamento, Valentín Almansa, en el XIII Symposium de Sanidad Vegetal celebrado en Sevilla, tal y como recoge El Correo de Andalucía.

El Comité Fitosanitario Nacional del 18 de diciembre de 2013 aprobó un modelo de cuaderno de explotación que recopila la información que las explotaciones deben mantener registrada para cumplir las exigencias normativas sobre el uso de productos fitosanitarios y que los agricultores pueden encontrar en la web del Ministerio de Agricultura: modelo de cuaderno de explotación.

Su objetivo es proporcionar a los productores que lo deseen un modelo para facilitarles el cumplimiento de dichas disposiciones, así como la recopilación de otros datos relevantes para la gestión de su explotación.

El cumplimiento del Real Decreto de Uso Sostenible de los Fitosanitarios, que trata de reducir el impacto de los plaguicidas sobre la salud humana y el medio ambiente, viene garantizado con el uso de insumos naturales, libres de residuos. Y en este campo SEIPASA se erige como adalid por su decidida apuesta por una agricultura con garantía Residuos Cero en la que prime la seguridad alimentaria; algo, a su vez, cada vez más demandado por la sociedad.