Archivo de la etiqueta: olivo

tratamientos del olivo

Tratamientos del olivo después del invierno

Tratamientos-para-el-olivo

Los tratamientos del olivo después del invierno son esenciales para prevenir enfermedades y obtener una cosecha homogénea cada campaña, olvidándose así de la temida vecería. Los llamados tratamientos preparatorios se aplican en una fase temprana y tienen como objetivo adecuar el olivo para que consiga una buena floración.

Los meses de enero y febrero son idóneos para aplicar trabajos de poda del olivo que permitan establecer la estructura idónea en la producción de la siguiente campaña de la aceituna.

Aunque todo depende del clima y de la variedad, hacia finales del mes de marzo las yemas de flor han comenzado a aparecer. En esta segunda fase, las yemas van engrosando progresivamente hasta que comienza a observarse la generación del botón floral. A partir de este momento la planta proseguirá con su desarrollo con la formación del racimo.

En este punto, los tratamientos del olivo después del invierno aconsejan la utilización de productos como Kynetic4Su uso permite impulsar la floración del cultivo, un paso esencial para asegurar la cosecha del año siguiente. Kynetic4 ayuda a la estimulación energética en los momentos de mayor demanda del cultivo. Su aplicación contribuye a obtener una mejor floración y posterior cuajado.

Tratamientos del olivo: enfermedades fúngicas

En esta fase de la cosecha, es necesario prestar atención a la posible aparición de enfermedades fúngicas como el repilo. Los tratamientos para olivo después del inverno también incluyen la aplicación de productos preventivos a base de cobre.

El cobre depositado sobre la hoja crea una barrera de protección que impide la germinación de la espora del cuando ésta aparece. El uso de Glucosei favorece la creación de esta barrera protectora y estimula la generación de autodefensas. Gracias a su formulación, Glucosei minimiza los posibles efectos negativos del cobre sobre el suelo.

Marzo es una época del año en que las últimas lluvias del invierno y las más tempranas de la primavera pueden llegar a ser comunes. El uso de Glucosei también contribuye a que el cultivo se encuentre protegido cuando se produce la brotación en primavera.

Correctores de micronutrientes

Los técnicos también recomiendan la aplicación de un corrector de micronutrientes como tratamiento del olivo después del invierno. La planta los asimila durante la brotación, superando cualquier momento de carencia y reforzando la posterior fase de floración. Seipafol Mix con una combinación de cinc, manganeso, hierro, boro y molibdeno, es una fórmula diseñada para superar estos momentos de carencia que pueden aparecer durante las distintas etapas de crecimiento del vegetal.

El uso de soluciones naturales no solo aporta mayor energía al vegetal. También contribuye a mantener el equilibrio del ecosistema agrícola, respetando la sostenibilidad y revitalizando el entorno. Así, además de contribuir a la puesta a punto del cultivo, los tratamientos naturales ayudan a garantizar las condiciones en las que se deja a los árboles y a los terrenos del olivar para futuras campañas.

Ver Productos

Olivar en Jaén

Calidad y cantidad, un objetivo al alcance en cultivo de olivar

La rentabilidad, a corto y largo plazo, viene determinada por el equilibrio que otorgan productos naturales especializados en desarrollo vegetativo y lucha integrada contra plagas

Cantidad y calidad en la producción de olivar no son parámetros contrapuestos. Los avances en tecnología natural para la agricultura de la mano de empresas con gran bagaje en el campo de i+D+I como SEIPASA han llevado a la puesta a disposición del agricultor de productos especializados que suponen un impulso a la salud y vigor de la planta -bien activando su metabolismo, bien protegiéndola de plagas y enfermedades que lo frenen y dañen- y que redundan tanto en el peso como en la calidad final de la cosecha.

Se trata de aportes totalmente naturales que no sólo otorgan al vegetal una mayor energía, sino que mantienen el equilibrio natural del ecosistema agrícola, regenerando y revitalizando el entorno.  De esta forma, se mejora la rentabilidad presente con la puesta a punto del cultivo, pero, y quizás más importante, la rentabilidad futura gracias a las condiciones favorables en las que se deja a los árboles y terrenos de olivar.

¿Cuáles son estas herramientas naturales?

Empezando por la rizosfera, el olivo precisa de una base que impulse la actividad de los microorganismos beneficiosos del suelo, fomentando una barrera contra patógenos, al tiempo que estimule el desarrollo de las raíces. Estos beneficios se pueden obtener con referencias como Seiland, un bioestimulante protector radicular que fortalece el sistema defensivo de la planta e impulsa la generación de raíces laterales y pelos absorbentes, y la asimilación de nutrientes.

Sin dejar de lado la importancia del riego y de una fertilización equilibrada, hay etapas cruciales en el ciclo productivo del olivo que requieren de un cuidado especial si se quieren alcanzar los objetivos cualitativos y cuantitativos. Se trata, especialmente, de la brotación, la floración y el cuajado. Son momentos de gran demanda de energía; momentos en los que la acción de Kynetic4 se convierte en pilar para asegurar el éxito.

Su efecto bioestimulante no sólo favorece el buen desarrollo de todos estos procesos, que van a marcar la cosecha de ese año y en parte la del siguiente, sino que también prepara al árbol para afrontar con inmunidad estreses abióticos como pueden ser las heladas. Hay que tener en cuenta que las yemas del olivo, a diferencia de las de casi todas las plantas leñosas, no están protegidas por escamas y de ahí que sean más sensibles al frío.

Nutrición y floración en olivar

Sobre los brotes del año anterior -raramente los nuevos- se produce la inflorescencia del olivo. Ésta depende de lo que el árbol ha experimentado durante el año precedente en cuanto a aportación de agua en el suelo, nutrientes o temperatura, pero puede intensificarse con los efectos potenciadores de Kynetic4.

También en el proceso de cuajado tiene su importante papel este bioestimulante de última generación, pues aumenta la germinación del polen optimizando así el cuaje.

Combatir plagas y enfermedades de forma natural

Olivar de montaña. Bioestimulante Seipasa

Conseguir una producción con óptimos parámetros también pasa por saber combatir plagas y enfermedades manteniendo intacta la salud del cultivo. En este sentido, es de vital importancia seguir directrices de lucha integrada, aprovechando al máximo los recursos naturales en pro de la biodiversidad, el entorno ambiental y la propia rentabilidad a futuro.

Es por ello que se hace necesaria la conservación y potenciación de enemigos naturales de las plagas en conjunción con otros métodos físicos y culturales y, especialmente, con el empleo de tratamientos naturales compatibles con el control biológico. La constante investigación de SEIPASA en este área ha llevado a la obtención de estudiados formulados de gran eficacia contra los insectos-plaga y otros agentes nocivos.

Es el caso de Piretrina Seipasa, de rápida acción sobre distintos tipos de poblaciones, entre ellas, la mosca del olivo, la polilla del olivo (prays) y los glifodes. Se trata de tres de las plagas que mayor daño están produciendo sobre los olivares jienenses y que precisan de herramientas de lucha efectivas, que eviten resistencias y sensibilidad en los árboles.

La eficacia natural de Piretrina Seipasa no sólo responde al principio activo del extracto de pelitre sino que su actividad viene potenciada por los coformulantes verdes que lo acompañan, de origen botánico, a diferencia de muchas referencias a base de piretrinas que incluyen compuestos sintéticos. Se trata de una combinación única, perfectamente balanceada, que no sólo protege al olivo del ataque de las plagas, sino que garantiza su salud vegetal.

Los productores también pueden recurrir a formulados naturales alternativos al cobre como Glucosei, que supone un gran apoyo para evitar la proliferación de hongos.

En definitiva, la óptima gestión de los cultivos de olivar se deriva de la aplicación de medidas biológicas, culturales y biotécnicas, respaldadas con tratamientos especializados que sean tan eficaces como respetuosos con el agrosistema que los acoge y les da vida. Es un camino abierto a la rentabilidad a largo plazo.

Para más información sobre nuestros fertilizantes, bioestimulantes y biopesticidas puede contactar mediante el e-mail consulta@seipasa.com o acceder a las fichas de los productos:

Fertilizantes SEIPASA