Archivo de la etiqueta: Kynetic4

Control de malas hierbas en agricultura

Control de malas hierbas en agricultura extensiva

Control de malas hierbas en agricultura

El control de malas hierbas en agricultura extensiva es una de las tareas más importantes para asegurar un buen rendimiento de la cosecha. La producción mundial de cereales en 2016 asciende a 2.600 millones de toneladas. El último informe de la FAO prevé que la producción superará en 7,9 millones de toneladas (+0,3%) lo pronosticado en febrero. Las cifras para la campaña 2016/17 superan en más de un punto la producción récord de 2014/2015, según datos del Consejo Internacional de Cereales.

En España, los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente indican que se cultivan una media de 6 millones de hectáreas de cereales. Es el sector con mayor base territorial y con una distribución a lo largo de todo el territorio. Las estimaciones del Ministerio apuntan que un 42,8% de la producción corresponde a cebada y un 30,1% a trigo blando.

Por su papel en la dieta, la alimentación y la producción de alimentos, el cultivo de cereales ocupa un papel estratégico en el tablero de la economía mundial. Su importancia hace necesaria la producción de instrumentos para el control de malas hierbas en agricultura extensiva, dado su impacto directo en los niveles de producción y rendimiento de los cultivos.

Seipasa, empresa especializada en el tratamiento de soluciones naturales para la agricultura sin residuos, ha desarrollado herramientas para garantizar el control de malas hierbas en agricultura extensiva. Kynetic4 es un bioestimulante diseñado para maximizar la acción de los herbicidas. Está basado en la acción de intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal. Añadido a un programa herbicida, Kynetic4 potencia la absorción y actúa como sinergista y activador de herbicidas, fungicidas y abonos foliares.

La capacidad de Kynetic4 para activar los procesos fisiológicos de la planta se traduce en un aumento del desarrollo vegetal y una mejora de la producción final en cultivos extensos y cereales.

Reducción del estrés provocado por herbicidas

Asimismo, Kynetic4 reduce el estrés provocado por los herbicidas. Cuando se aplican herbicidas, los cultivos quedan sometidos a una situación de estrés abiótico. La planta sufre un desgaste metabólico y necesita un aporte extraordinario de energía para reponerse. Kynetic4 actúa como suplemento para que la planta supere estos episodios de mayor estrés.

Un ejemplo de la acción de Kynetic 4 se observa en el ensayo desarrollado en Blairville (Francia) sobre la eficacia del producto en un programa herbicida. Los resultados obtenidos revelaron que la eficacia de Kynetic4 junto con un programa herbicida fue del 94,5%, frente al 90,4% de un programa herbicida sin mejorador. También se midieron otros programas de control de malas hierbas, con menores eficacias que en el caso de Kynetic4.

En este ensayo se evaluaron las cosechas con cada uno de los tratamientos. Tal como se observa en el gráfico 1, los mejores resultados se registraron con la aplicación de Kynetic4.

Gráfico 1.- Evaluación de las cosechas con cada uno de los tratamientos.

Control de malas hierbas en agricultura

Fuente: Redebel

Control de malas hierbas en el cultivo de remolacha azucarera

La aplicación de Kynetic4 junto con herbicidas en el cultivo de remolacha azucarera permite obtener eficacias muy elevadas en el control de malas hierbas en agricultura extensiva. La producción mundial de azúcar de remolacha en la campaña 2016/17 se prevé en 171 millones de toneladas, según datos de la Organización Internacional del Azúcar (ISO, en sus siglas en inglés). Brasil, India y la UE se sitúan como los principales productores. La importancia de este cultivo exige la implementación de herramientas que aseguren un rendimiento óptimo.

Seipasa ha estudiado el suministro de Kynetic4 junto con el programa herbicida realizado sobre el cultivo de remolacha azucarera. El ensayo, efectuado en Bélgica (Faimes), tenía como objetivo evaluar los beneficios del programa normal de tratamientos herbicidas junto con el bioestimulante de Seipasa. La finalidad era potenciar el efecto del herbicida al tiempo que el cultivo recibía una bioestimulación en su crecimiento. El ensayo también se aplicó para reducir el efecto de estrés provocado por las materias químicas.

En conjunto, se realizaron 4 aplicaciones post-emergencia del programa herbicida habitual utilizado en la región. Las materias activas de los 3 productos eran etofumesato + fenmedifam + desmedifam; metamitron y clomazona.

Asimismo, se incluyeron 3 productos para evaluar la eficacia comparada de cada uno de ellos sobre el control de las malezas y sobre los efectos que pudieran producir en el cultivo. Durante el tiempo transcurrido entre aplicaciones se realizaron dos evaluaciones, además de una tercera 27 días después de la última aplicación de los 3 programas herbicidas.

Kynetic4 muestra un comportamiento similar al producto de referencia y mejor que el uso de aminoácidos animales. Las eficacias del empleo conjunto se pueden observar en el gráfico 2. Kynetic 4 en el cultivo de la remolacha azucarera mejora la asimilación de los tratamientos y estimula el desarrollo del cultivo, lo que genera mejores producciones y mayores rendimientos.

Gráfico 2.-  Eficacias obtenidas por los programas herbicidas más los productos de mejora.

control de malas hierbas en agricultura

Fuente: Redebel

Producto SEIPASA

tratamientos del olivo

Tratamientos del olivo después del invierno

Tratamientos-para-el-olivo

Los tratamientos del olivo después del invierno son esenciales para prevenir enfermedades y obtener una cosecha homogénea cada campaña, olvidándose así de la temida vecería. Los llamados tratamientos preparatorios se aplican en una fase temprana y tienen como objetivo adecuar el olivo para que consiga una buena floración.

Los meses de enero y febrero son idóneos para aplicar trabajos de poda del olivo que permitan establecer la estructura idónea en la producción de la siguiente campaña de la aceituna.

Aunque todo depende del clima y de la variedad, hacia finales del mes de marzo las yemas de flor han comenzado a aparecer. En esta segunda fase, las yemas van engrosando progresivamente hasta que comienza a observarse la generación del botón floral. A partir de este momento la planta proseguirá con su desarrollo con la formación del racimo.

En este punto, los tratamientos del olivo después del invierno aconsejan la utilización de productos como Kynetic4Su uso permite impulsar la floración del cultivo, un paso esencial para asegurar la cosecha del año siguiente. Kynetic4 ayuda a la estimulación energética en los momentos de mayor demanda del cultivo. Su aplicación contribuye a obtener una mejor floración y posterior cuajado.

Tratamientos del olivo: enfermedades fúngicas

En esta fase de la cosecha, es necesario prestar atención a la posible aparición de enfermedades fúngicas como el repilo. Los tratamientos para olivo después del inverno también incluyen la aplicación de productos preventivos a base de cobre.

El cobre depositado sobre la hoja crea una barrera de protección que impide la germinación de la espora del cuando ésta aparece. El uso de Glucosei favorece la creación de esta barrera protectora y estimula la generación de autodefensas. Gracias a su formulación, Glucosei minimiza los posibles efectos negativos del cobre sobre el suelo.

Marzo es una época del año en que las últimas lluvias del invierno y las más tempranas de la primavera pueden llegar a ser comunes. El uso de Glucosei también contribuye a que el cultivo se encuentre protegido cuando se produce la brotación en primavera.

Correctores de micronutrientes

Los técnicos también recomiendan la aplicación de un corrector de micronutrientes como tratamiento del olivo después del invierno. La planta los asimila durante la brotación, superando cualquier momento de carencia y reforzando la posterior fase de floración. Seipafol Mix con una combinación de cinc, manganeso, hierro, boro y molibdeno, es una fórmula diseñada para superar estos momentos de carencia que pueden aparecer durante las distintas etapas de crecimiento del vegetal.

El uso de soluciones naturales no solo aporta mayor energía al vegetal. También contribuye a mantener el equilibrio del ecosistema agrícola, respetando la sostenibilidad y revitalizando el entorno. Así, además de contribuir a la puesta a punto del cultivo, los tratamientos naturales ayudan a garantizar las condiciones en las que se deja a los árboles y a los terrenos del olivar para futuras campañas.

Ver Productos

Biostimulant Kynetic4

Bioestimulante para floración y cuajado: Así actúa Kynetic4®

El bioestimulante Kynetic4®, de SEIPASA, supone un importante impulso energético que mejora la floración, promueve la fertilidad del polen y optimiza el cuajado.

Vea en este vídeo cómo actúa este formulado de última generación obteniendo espectaculares resultados.

La acción del bioestimulante especializado de SEIPASA Kynetic4® sobre los hortícolas y frutales evidencia un notable incremento de la cosecha. Esta relación causa-efecto ha quedado patente en diversas investigaciones desarrolladas por expertos agrónomos, de las que se desprende que, en cultivos ensayados como el almendro, la productividad aumenta entre el 8% y el 15%, y se llega a valores incluso mayores en los hortícolas. De hecho, la aplicación de Kynetic4® en el cultivo de calabacín permitió reducir el empleo de hormona en cerca de un 60% sin que se obtuvieran diferencias significativas entre los distintos tratamientos ensayados.

El bioestimulante Kynetic4 incrementa la producción en almendro

Incremento de producción en almendro con Kynetic4

El bioestimulante Kynetic4 mejora la calidad de producción en calabacín.

Mayor calidad de producción en calabacín con Kynetic4

 

 

 

 

 

 

 

Estos son sólo algunos de los resultados de los diversos ensayos efectuados con este bioestimulante, que han reportado excelentes resultados, hecho que los productores agrícolas que han recurrido a él ya están evidenciando en sus cosechas.

Pero, ¿qué es lo que aporta Kynetic4® para conseguir estas cuotas de rentabilidad? Basado en la acción de una estudiada combinación de intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal, este bioestimulante pone a disposición del cultivo sustancias de cadena corta, rápidamente asimilables por la planta, y péptidos de cadena larga que mejoran la adherencia y efecto del producto.

Floración, fecundación y cuajado en el cultivo

Puesto que su aplicación supone una estimulación energética en los momentos de mayor demanda, su empleo es clave en etapas tan importantes como la floración, la fecundación y el cuajado. Kynetic4® logra un mayor vigor del vegetal y, por tanto, revitaliza el proceso de floración, consigue una mayor fertilidad del polen y un óptimo cuaje.

Con Kynetic4® el cultivo consigue una polinización efectiva menos condicionada por los factores naturales que influyen en ella como son la temperatura del aire (el calor acelera y el frío retarda el crecimiento del tubo polínico, aunque hay que tener en cuenta que las altas temperaturas también aceleran la degeneración del estigma y disminuyen la longevidad del óvulo), la lluvia (puede lavar los estigmas e impedir la continuación del proceso de fecundación), la cantidad de polen captado o el estado nutricional de la planta.

A pesar de que este último aspecto requiere de un manejo adecuado de la fertilización desde el inicio de ciclo para evitar deficiencias durante la fecundación, el empleo de este bioestimulante consigue aprovechar al máximo los nutrientes presentes en esta etapa.

En definitiva, su poder para activar los procesos fisiológicos de la planta se traduce en un aumento del desarrollo vegetativo y una mejora de la producción final, pero no sólo en cuanto a parámetros cuantitativos, sino también cualitativos. Color, tersura, tamaño y sabor del fruto se ven favorecidos por la aplicación de este bioestimulante creado gracias a los últimos avances en tecnología natural.

Potente acción frente al estrés del cultivo

Asimismo, Kynetic4® otorga una mayor capacidad de adaptación de la planta ante condiciones de estrés: sequía, heladas, trasplantes, temperaturas extremas, enfermedades, plagas

Y es que este bioestimulante deja en excelentes condiciones de sanidad vegetal a los cultivos para afrontar con éxito este tipo de situaciones y, una vez superada la circunstancia de estrés, estimula la recuperación de la planta, puesto que promueve la restauración de los tejidos vegetales.

Por otro lado, como valor añadido, tiene gran eficacia como quelante natural, desbloqueando suelos y facilitando la absorción y asimilación de otros compuestos.

Potencia el efecto de abonos foliares y herbicidas

En este sentido, los compuestos polipéptidos presentes en el formulado de Kynetic4® reducen la tensión superficial y facilitan su uso como sinergista en la aplicación de abonos foliares, facilitando su absorción, y de herbicidas, potenciando su efecto.

Los aminoácidos especialmente seleccionados en este bioestimulante desempeñan su acción sobre las rutas de interés mejorando la asimilación de nutrientes e induciendo la síntesis de proteínas y de fitohormonas.

Así, el ácido glutámico estimula el crecimiento de los meristemos radiculares, foliares y florales, favorece la apertura de los estomas y desempeña un papel importante en la planta como reserva natural de nitrógeno. La glicina, junto con el glutámico, es esencial en la formación de tejido vegetal y la síntesis de clorofila, y favorece el transporte de micronutrientes por la planta. Otros aminoácidos que contiene como la lisina y la prolina son fundamentales en la etapa de floración ya que, mientras el primero aumenta la germinación del polen, el segundo mejora su fertilidad y regula el equilibrio hídrico.

Pero, además, este formulado de SEIPASA está enriquecido con materia orgánica y nitrógeno, siendo éste último de vital importancia para aumentar la longevidad de los óvulos.

Por su parte, los ácidos fúlvicos que contiene influyen en la salud de la rizosfera gracias a su capacidad para multiplicar microorganismos beneficiosos, los cuales son de gran importancia para mantener a raya a los patógenos y plagas.

Si necesita más información y precios sobre el bioestimulante Kynetic4® , no dude en contactar con SEIPASA a través del e-mail consulta@seipasa.com o accediendo a la ficha de producto: http://www.seipasa.com/bioestimulantes/kynetic4/.

Olivar en Jaén

Calidad y cantidad, un objetivo al alcance en cultivo de olivar

La rentabilidad, a corto y largo plazo, viene determinada por el equilibrio que otorgan productos naturales especializados en desarrollo vegetativo y lucha integrada contra plagas

Cantidad y calidad en la producción de olivar no son parámetros contrapuestos. Los avances en tecnología natural para la agricultura de la mano de empresas con gran bagaje en el campo de i+D+I como SEIPASA han llevado a la puesta a disposición del agricultor de productos especializados que suponen un impulso a la salud y vigor de la planta -bien activando su metabolismo, bien protegiéndola de plagas y enfermedades que lo frenen y dañen- y que redundan tanto en el peso como en la calidad final de la cosecha.

Se trata de aportes totalmente naturales que no sólo otorgan al vegetal una mayor energía, sino que mantienen el equilibrio natural del ecosistema agrícola, regenerando y revitalizando el entorno.  De esta forma, se mejora la rentabilidad presente con la puesta a punto del cultivo, pero, y quizás más importante, la rentabilidad futura gracias a las condiciones favorables en las que se deja a los árboles y terrenos de olivar.

¿Cuáles son estas herramientas naturales?

Empezando por la rizosfera, el olivo precisa de una base que impulse la actividad de los microorganismos beneficiosos del suelo, fomentando una barrera contra patógenos, al tiempo que estimule el desarrollo de las raíces. Estos beneficios se pueden obtener con referencias como Seiland, un bioestimulante protector radicular que fortalece el sistema defensivo de la planta e impulsa la generación de raíces laterales y pelos absorbentes, y la asimilación de nutrientes.

Sin dejar de lado la importancia del riego y de una fertilización equilibrada, hay etapas cruciales en el ciclo productivo del olivo que requieren de un cuidado especial si se quieren alcanzar los objetivos cualitativos y cuantitativos. Se trata, especialmente, de la brotación, la floración y el cuajado. Son momentos de gran demanda de energía; momentos en los que la acción de Kynetic4 se convierte en pilar para asegurar el éxito.

Su efecto bioestimulante no sólo favorece el buen desarrollo de todos estos procesos, que van a marcar la cosecha de ese año y en parte la del siguiente, sino que también prepara al árbol para afrontar con inmunidad estreses abióticos como pueden ser las heladas. Hay que tener en cuenta que las yemas del olivo, a diferencia de las de casi todas las plantas leñosas, no están protegidas por escamas y de ahí que sean más sensibles al frío.

Nutrición y floración en olivar

Sobre los brotes del año anterior -raramente los nuevos- se produce la inflorescencia del olivo. Ésta depende de lo que el árbol ha experimentado durante el año precedente en cuanto a aportación de agua en el suelo, nutrientes o temperatura, pero puede intensificarse con los efectos potenciadores de Kynetic4.

También en el proceso de cuajado tiene su importante papel este bioestimulante de última generación, pues aumenta la germinación del polen optimizando así el cuaje.

Combatir plagas y enfermedades de forma natural

Olivar de montaña. Bioestimulante Seipasa

Conseguir una producción con óptimos parámetros también pasa por saber combatir plagas y enfermedades manteniendo intacta la salud del cultivo. En este sentido, es de vital importancia seguir directrices de lucha integrada, aprovechando al máximo los recursos naturales en pro de la biodiversidad, el entorno ambiental y la propia rentabilidad a futuro.

Es por ello que se hace necesaria la conservación y potenciación de enemigos naturales de las plagas en conjunción con otros métodos físicos y culturales y, especialmente, con el empleo de tratamientos naturales compatibles con el control biológico. La constante investigación de SEIPASA en este área ha llevado a la obtención de estudiados formulados de gran eficacia contra los insectos-plaga y otros agentes nocivos.

Es el caso de Piretrina Seipasa, de rápida acción sobre distintos tipos de poblaciones, entre ellas, la mosca del olivo, la polilla del olivo (prays) y los glifodes. Se trata de tres de las plagas que mayor daño están produciendo sobre los olivares jienenses y que precisan de herramientas de lucha efectivas, que eviten resistencias y sensibilidad en los árboles.

La eficacia natural de Piretrina Seipasa no sólo responde al principio activo del extracto de pelitre sino que su actividad viene potenciada por los coformulantes verdes que lo acompañan, de origen botánico, a diferencia de muchas referencias a base de piretrinas que incluyen compuestos sintéticos. Se trata de una combinación única, perfectamente balanceada, que no sólo protege al olivo del ataque de las plagas, sino que garantiza su salud vegetal.

Los productores también pueden recurrir a formulados naturales alternativos al cobre como Glucosei, que supone un gran apoyo para evitar la proliferación de hongos.

En definitiva, la óptima gestión de los cultivos de olivar se deriva de la aplicación de medidas biológicas, culturales y biotécnicas, respaldadas con tratamientos especializados que sean tan eficaces como respetuosos con el agrosistema que los acoge y les da vida. Es un camino abierto a la rentabilidad a largo plazo.

Para más información sobre nuestros fertilizantes, bioestimulantes y biopesticidas puede contactar mediante el e-mail consulta@seipasa.com o acceder a las fichas de los productos:

Fertilizantes SEIPASA

Kynetic4, bioestimulante

Tecnología natural para optimizar el cuajado

Los avances en bioestimulación ponen a disposición del agricultor productos altamente especializados como Kynetic4®

En campañas como la presente en la que se ha registrado un invierno anormalmente cálido, los desfases en los ciclos productivos se acentúan, condicionando la calidad y cantidad de las cosechas.

Los procesos de brotación, floración y cuaje requieren de por sí gran demanda energética y los trastornos climáticos no ayudan a mantener a la planta en plena forma para afrontar este periodo breve, pero crucial.

Es por ello que para asegurar el éxito en esta etapa se hace necesario recurrir a bioestimulantes especializados como Kynetic4®. Este aporte natural supone un importante impulso energético que mejora la brotación, promueve la floración ayudando a la fertilidad del polen y optimiza el cuajado. Además, actúa como una barrera protectora frente a condiciones de estrés, ya sean heladas, sequía, salinidad, plagas, cambios térmicos…

Polinización efectiva

La polinización efectiva queda así menos condicionada por los factores naturales que influyen en ella como son la temperatura, la lluvia, la cantidad de polen captado o el estado nutricional de la planta.

Aunque este último aspecto requiere de un manejo adecuado de la fertilización desde el inicio de ciclo para evitar deficiencias durante la fecundación, con el empleo de Kynetic4® se consigue aprovechar al máximo los nutrientes presentes en esta fase. Los aminoácidos especialmente seleccionados desempeñan su acción sobre las rutas de interés mejorando la asimilación de nutrientes e induciendo la síntesis de proteínas y de fitohormonas.

Este formulado de SEIPASA estimula el crecimiento de los meristemos radiculares, foliares y florales, favorece la apertura de estomas y el transporte de micronutrientes, aumenta la germinación del polen y regula el equilibrio hídrico. Pero además está enriquecido con materia orgánica y nitrógeno, que incrementa la longevidad de los óvulos.

Asimismo, actúa como quelante natural, desbloqueando suelos y facilitando la asimilación de otros compuestos. Los ácidos fúlvicos que contiene influyen en la salud de la rizosfera gracias a su capacidad para multiplicar microorganismos beneficiosos, y posibilitan un mejor aprovechamiento de fertilizantes foliares y radiculares.

Bioestimulación

Bioestimulantes: Preguntas clave

¿Qué es un bioestimulante? ¿Qué efectos provoca en los cultivos? ¿Cómo se pueden medir? ¿Qué los diferencia de los fertilizantes? ¿Bajo qué norma se encuadran?… Éstas son sólo algunas de las preguntas más frecuentes que planean sobre la bioestimulación y su influencia en los cultivos, cuestiones que el Departamento Técnico de SEIPASA desgranó en su ponencia ‘Las claves de la bioestimulación’ impartida durante el certamen Fruit Attraction 2015

¿Qué es un bioestimulante?

El Grupo de trabajo de fertilizantes de la Comisión Europea en colaboración con una de las asociaciones de empresas más representativas del sector de los bioestimulantes (EBIC)lleva mucho tiempo elaborando una definición de bioestimulante. La última con la que se está trabajando los define así:

Un BIOESTIMULANTE es una sustancia o mezcla de ellas o un microorganismo diseñado para ser aplicado solo o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas o raíces (rizosfera) con el objetivo de estimular procesos biológicos y, por tanto, mejorar la disponibilidad de nutrientes y optimizar su absorción; incrementar la tolerancia a estreses abióticos; o los aspectos de calidad de cosecha”.

 ¿Qué efectos provoca en los cultivos un bioestimulante?

Efecto biestimulante

Los bioestimulantes se utilizan cada vez más en la agricultura convencional y pueden ayudar a resolver las ineficiencias en el campo que persisten hoy en día a pesar de la mejora de las prácticas de producción. Estos productos otorgan mayores rendimientos y calidad, por lo que ayudan a los agricultores a producir más con menos.

Cada bioestimulante puede estar formulado para provocar efectos distintos en un tipo de cultivo u otro. Sus utilidades son diversas según las necesidades de cada momento:

  • Incrementar la tolerancia de los cultivos para superar los estreses abióticos.

  • Facilitar la asimilación de nutrientes, traslocación y uso.

  • Mejorar la eficiencia del metabolismo de las plantas para inducir incrementos de cosecha y mejorar la calidad de la misma.

  • Mejorar atributos de calidad: incremento en azúcares, color, calidad cosecha, tamaño, etc.

  • Mejorar la fertilidad del suelo; especialmente mediante el fomento del desarrollo de microorganismos del suelo.

  • Lograr un uso del agua más eficiente

  • Más en: http://www.biostimulants.eu/

¿Cómo lo medimos?

Cuando intentamos traducir todo esto en efectos visibles y medibles en los cultivos, ¿a qué nos referimos? Hoy en día, gracias a la tecnología se han producido avances que permiten medir desde contenidos de clorofila y fitocromos, hasta proteínas producidas como respuesta a un estímulo inducido y metabolitos diversos generados como parte de la fisiología vegetal. De la misma manera, existen medidas de respuesta genética muy útiles en la investigación de tecnología natural.

¿En qué se diferencia un bioestimulante de un fertilizante?

Los bioestimulantes operan a través de mecanismos diferentes que los fertilizantes, independientemente de la presencia de nutrientes en los productos.

La principal diferencia de un bioestimulante con un N-P-K o fertilizante convencional es una formulación rica y compleja que busca dos aspectos fundamentales:

Conseguir un producto basado en una matriz compleja y donde la importancia radica en el equilibrio de sustancias que se aportan.

Que la parte activa de ese producto sea un catalizador, sustrato o reactivo de una reacción metabólica.

Un bioestimulante busca pues desplazar la reacciones bioquímicas naturales de la planta hacia lo que pretendemos favorecer.

Por tanto, no se utilizan para reemplazar a los fertilizantes, sino que se pueden emplear conjuntamente para lograr un mayor y mejor crecimiento de las plantas, dado que proporcionan protección adicional contra estreses, usan los nutrientes de los fertilizantes de forma más eficiente y mejoran la absorción de los mismos.

Además, con la bioestimulación se minimiza el uso de productos químicos ya que, al reforzar las defensas de la planta, ésta está más sana y fuerte para afrontar plagas y enfermedades. Se ahorra dinero y se evitan residuos.

¿Cómo diferenciar los efectos de un bioestimulante de los de otros productos en el cultivo?

Los efectos del producto y los resultados para el agricultor no deben confundirse. Ejemplos:

EBIC

¿Bajo qué norma podemos encuadrar los bioestimulantes?

Los bioestimulantes no están reconocidos a día de hoy de forma explícita en ninguna normativa europea. No obstante, se está llevando a cabo una importante reforma de la legislación de fertilizantes que pretende incluir a los bioestimulantes.

Actualmente, mientras en unos estados de la Unión Europea se registran sustancias que se consideran en una clasificación, en otros lo hacen en otra. Esto evidencia la necesidad de homogeneizar el marco regulatorio de estos compuestos y en ello se trabaja.

El futuro Reglamento Armonizado de la Unión Europea de Fertilizantes (Reforma 2003/2003) pretende convertirse en la única norma que englobe a todos los fertilizantes y bioestimulantes. De esta forma, se logrará una libre circulación de este tipo de productos en el espacio europeo con la marca CE.

Las exigencias para poder integrar cada producto en este reglamento estarán basadas en estándares de seguridad y calidad armonizados, con una conformidad de la evaluación de riesgos, con requisitos técnicos mínimos esenciales para cada categoría y, posiblemente, distinción de líquidos y sólidos (una propuesta ésta de España). También se establecerán contenidos máximos en contaminantes y una lista negativa de ingredientes.

Por otro lado, los tiempos de transición para los productos que están en el mercado serían de entre 3 y 5 años en función del riesgo.

¿Cómo elegir el mejor bioestimulante que se adapte a las necesidades de mi cultivo?

Hay muchas sustancias que forman parte de la composición de un producto bioestimulante (ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos, extractos de algas, microorganismos como hongos o bacterias…), las cuales provocan distintos efectos en el cultivo.

El nivel de efectividad depende de muchos factores, como el propio tipo de cultivo, el estado del suelo o las buenas prácticas en el campo. Hay que tener en cuenta que el momento, la dosis y la especificidad de cada cultivo es clave para su impacto en las plantas. No todos estos productos son iguales y es necesario entender qué y cuándo deben aplicarse. Se ha demostrado que el uso de un compuesto altera los balances y efectividad de todos los demás, siendo importante contar con asesoramiento especializado para su correcta aplicación y la obtención de resultados satisfactorios.

Partiendo de esta premisa, si se quiere inducir la resistencia de la planta para afrontar las situaciones de estrés se puede recurrir a un tipo de bioestimulantes, mientras que se emplean otros si se pretende favorecer el desarrollo radicular y crecimiento del cultivo, mejorar las características organolépticas del fruto, o bien reducir el uso de fertilizantes químicos, por poner sólo algunos ejemplos. Bien es cierto que, con las complejas formaciones que la tecnología natural permite hoy en día se obtienen productos bioestimulantes que impulsan varias de estas funciones a la vez.

Bioestimulante Kynetic4

Es el caso, por ejemplo, de Kynetic4®, un completo bioestimulante que incrementa la floración, la fertilidad del polen y los niveles de cuajado. Esto es posible gracias a intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal que actúan como quelante natural desbloqueando suelos y facilitando la absorción y asimilación de otros compuestos. Una cuidadosa combinación de sustancias naturales logran promover la síntesis de proteínas y fitohormonas, y mejoran la asimilación de nutrientes.

Kynetic4®contiene también compuestos que reducen la tensión superficial y facilitan su uso como sinergista en la aplicación de herbicidas, potenciando su efecto, y de abonos foliares, optimizando su absorción. Además, contrarresta el estrés que el herbicida puede provocar en el cultivo. De hecho, es también importante su uso frente a otro tipo de condiciones de estrés como sequía, heladas, salinidad, cambios térmicos o trasplantes, otorgando a las plantas una mayor capacidad de adaptación.

Bioestimulante Seiland

Otro ejemplo es Seiland®, una referencia que contiene una mezcla de materia orgánica, compuetos bio-activos que facilitan la colonización de la rizosfera por parte de microorganismos beneficioesos creando una barrera biológica que impide la invasión de los agentes patógenos. Se trata de un protector radicular que fortalece el sistema defensivo de las plantas al mismo tiempo que estimula al cultivo para superar situaciones de estrés. Además de estimular la fauna y flora propia del suelo, activa el desarrollo radicular y vegetativo.

SweetseiTM es un producto diseñado para inducir y favorecer el incremento de azúcares, la maduración y el engorde del fruto. Tiene gran influencia en el color, el tamaño y firmeza de los frutos. Asimismo, extiende la vida útil de los mismos.

SeisilTM actúa en forma de cristal líquido generando una película protectora de sílice que se deposita bajo la pared celular de hojas y frutos. De esta manera, evita la penetración de hongos patógenos. Esta acción también protege a los tejidos vegetales al evitar el contacto directo con el agua en caso de ligeras precipitaciones o rocíos. Además, SeisilTMaumenta la resistencia de las células de tejidos vegetales a ser descompuestas por las enzimas de fitoparásitos y activa una serie de genes que estimulan el sistema defensivo de la planta.

Biestimulante Till-up, gramíneas

Till-upTM es una solución bioestimulante que SEIPASA ha diseñado específicamente para satisfacer las demandas de uno de los cultivos de más importancia en nuestra alimentación y economía, las gramíneas. Trigo, arroz, maíz, cebada, avena… La aplicación de Till-upTM en el estadio primitivo de crecimiento del vegetal activa los procesos de germinación, enraizamiento y, especialmente, de ahijado de estos cultivos asegurando así calidad y cantidad en la producción final.

FTES: Departamento Técnico de SEIPASA
          European Bioestimulants Industry Council (EBIC)
          Ideagro

Tomate Almería

Cómo proteger al cultivo de los golpes de calor

Los efectos de las altas temperaturas sobre las plantas y las claves para prevenir y superar el estrés térmico

Los periodos de calor extremo conocidos como ‘ola de calor’ pueden causar distintos efectos adversos en los cultivos y, si no se toman las precauciones adecuadas, incluso dañar a la planta y al fruto, o bien disminuir su calidad. Además de posibles fisiopatías en el vegetal, las altas temperaturas producen un aumento de plagas en determinados cultivos. ¿Cómo afrontar con éxito todas estas complicaciones?

Las plantas tienen una gran capacidad de adaptación a cambios externos, pero siempre hay unos límites que puede que no soporten o que mermen su capacidad de producción y calidad de la cosecha. Por encima de los 40-50 grados, la actividad del vegetal decrece e incluso se empiezan a destruir tejidos enzimáticos.

Y es que las variaciones drásticas de temperatura pueden afectar a la morfología, la anatomía, la bioquímica y la fenología del vegetal.

POSIBLES CONSECUENCIAS:

Estrés hídrico

El daño causado por elevadas temperaturas está comúnmente asociado con el estrés hídrico. El sistema radicular no es capaz de suministrar a las hojas el agua necesaria para la transpiración, las hojas cierran sus estomas intentando conservar agua, detienen la evaporación y reducen el beneficioso efecto de enfriamiento, así como el crecimiento del vegetal. Es por ello que en la medida en quelas plantas puedan transpirar libremente también podrán hacer frente a las altas temperaturas.

Problemas en la fotosíntesis

A medida que aumenta la temperatura aumenta la actividad fotosintética de la planta, hasta llegar a un máximo (en torno a los 30 grados, según cultivo) a partir del cual decrece también por destrucción de los sistemas enzimáticos del vegetal. Traspasada esa temperatura, la planta gasta más energía de la que ingresa para hacer sus funciones fisiológicas.

Marchitamiento

La transpiración acentuada por altas temperaturas puede producir un marchitamiento temporal que puede llevar a la muerte de la planta. Al tener que consumir sus propias sustancias de reserva se puede llegar a la muerte por inanición.

Las altas temperaturas producen, en esta línea, alteraciones en las funciones fisiológicas. Por ejemplo, se eliminan con mayor dificultad los productos finales metabólicos, pudiendo provocar el autoenvejecimiento de las células. Por tanto, se puede dar el atabacado y necrosis de hojas y brotes y, como consecuencia, el árbol se defolia.

Coloración del tomateColor y calidad de los frutos

Los frutos de los árboles, sobre todo a partir de que toman su color característico, son muy sensibles a temperaturas elevadas. Por encima de los 35-40 grados es frecuente el ablandamiento y oscurecimiento de su interior. En otros casos provoca lesiones en la epidermis en forma de manchas o llagas, que se suberifican, afeando y depreciando la fruta.

Cuando el golpe de calor coincide con la maduración se puede producir una caída masiva de fruta por formación precoz de la capa de abscisión en los pedúnculos.

En tomates, por ejemplo, el calor afecta tanto a la duración como al color del fruto, pues en la formación de pigmentos influye mucho la temperatura. Es recomendable que esté por debajo de 28 grados para que no se produzca decoloración.

En el caso de las viñas, una subida brusca de las temperaturas se manifiesta en forma de quemaduras en las hojas y partes tiernas de los brotes, y en el enrojecimiento del fruto.

Quemaduras

La alta intensidad de la luz y el calor pueden incidir en la destrucción de la clorofila en las hojas. Las hojas de la parte soleada de la planta o aquellas que reciben una alta temperatura pueden exhibir muerte del tejido en sus márgenes o en áreas grandes entre las venas. Asimismo, pueden quemar y matar el cambium (capa de células que crece justo debajo de la corteza) de los árboles de corteza delgada y los trasplantados o podados recientemente. Estas condiciones predisponen al área dañada al ataque de hongos.

Golpe de calor en pimiento y carencia de calcio

Golpe de calor en pimiento y carencia de calcio

Más vulnerables a la necrosis apical

La necrosis apical está asociada a la falta de calcio. Ante una situación de altas temperaturas y una elevada transpiración, el calcio, que se mueve en la planta con el flujo de agua, se desplaza hacia las zonas de mayor transpiración, las hojas, y no hacia los frutos, de forma que se produce una deficiencia de este elemento en estos últimos.

Alerta con las plagas

Otra cuestión que hay que tener en cuenta es que cuando hay condiciones desfavorables de estrés la capacidad de respuesta de la planta si aparece alguna plaga siempre es menor.

Hay ciertas plagas que aparecen en condiciones de sequía y calor. Así, las altas temperaturas pueden producir un aumento de plagas como la araña roja, además de un descenso drástico de la población de los agentes auxiliares que controlan sobre todo a los ácaros.

ACTUACIONES CORRECTORAS Y PREVENTIVAS:

  • La prevención más básica consiste en aumentar la frecuencia de los riegos o recurrir a técnicas como la nebulización o el sombreado en los invernaderos. La RAIF recomienda aumentar la frecuencia de riegos con pequeñas dotaciones de agua en las horas de máximo calor, o bien un riego más copioso en las calles del cultivo para amortiguar el efecto térmico.

  • La nutrición y la bioestimulación también son esenciales para superar con éxito las situaciones de calor extremo.

    Los productos que ejercen como agente osmótico del citoplasma celular del vegetal suponen una gran ayuda para abrir los estomas y regular el balance hídrico de la planta.

    En esta dirección actúa el bioestimulante Kynetic4® que, además, interviene en la formación de clorofila y provoca un aumento adicional de la fotosíntesis. Esta referencia de Seipasa también influye en los mecanismos de fortalecimiento de las paredes celulares del vegetal ayudando a reconstruir los tejidos.

    La formulación de Kynetic4® incluye, entre otros elementos, osmoprotectores como la prolina, aminoácido que tiene un papel fundamental en el equilibrio hídrico, mantiene la fotosíntesis en condiciones adversas y favorece la apertura estomática. También aporta glicina, un osmoprotector que equilibra el intercambio de agua entre la planta y el medio. Éste es el principal aminoácido con acción quelante y el mayor pilar estructural de la clorofila y los citocromos, participa en los sistemas de resistencia de la planta junto con la lisina e interviene además en la síntesis de las porfirinas, en la formación del tejido foliar, en la polinización y la fecundación.

  • Para atajar el problema de la necrosis apical, que se puede acentuar con las altas temperaturas y que se da principalmente en tomate y pimiento, se puede recurrir al suministro de calcio mediante fertilizantes y enmiendas agrícolas en las que indican su medida de calcio en CaO como son Guadal® Ca, Calimax®, Miñosal® o Seipafol® Calcio.

    Araña roja en cítricos

    Araña roja en cítricos

  • Contra las posibles plagas, además del riego, que logra un aumento de humedad ambiental haciendo descender la temperatura y favoreciendo la actividad de los insectos auxiliares, se puede recurrir a referencias como Piretrina Seipasa®, un insecticida natural a base de piretrinas de gran efectividad, que se combina perfectamente con la lucha integrada ya que respeta la acción de los agentes auxiliares. Su aplicación produce alteraciones inmediatas en la transmisión del impulso nervioso del insecto y es especialmente eficaz en hortícolas y ornamentales herbáceas y leñosas.

    Otro insecticida natural que presenta un excelente control por contacto de los insectos de caparazón blando, especialmente mosca blanca, en todos sus estados de desarrollo es Nakar®. Este bioinsecticida logra erradicar la plaga objetivo penetrando en las membranas celulares del insecto y provocando su deshidratación y muerte.

    Su origen botánico lo convierte en un instrumento idóneo para Producción Integrada, así como Ecológica. Respeta la seguridad de los trabajadores y puede ser aplicado incluso el día antes de la recolección, pues no precisa plazos de seguridad. De la misma manera, su uso en estrategias de manejo de resistencias presenta resultados óptimos.

  • Abonar con anterioridad de forma suficiente y con un fertilizante de calidad y emplear bioestimulantes que fortalezcan el cultivo favorecerá la resistencia natural de las plantas a plagas y enfermedades.

    Además de su eficacia correctora, Kynetic4® ejerce grandes efectos con carácter preventivo, ya que aumenta la eficiencia del metabolismo vegetal, mejora la fertilidad del suelo y el desarrollo de microorganismos beneficiosos y facilita la asimilación de nutrientes, su traslocación y su uso por parte de la planta.

    Algunas soluciones idóneas para la nutrición del cultivo son las incluidas en las líneas TERRASEI® (Fertilizantes organominerales líquidos), MULTISEI® (Fertilizantes orgánicos líquidos) y SEIVITAL® (Fertilizantes orgánicos sólidos), de Seipasa. Para acciones más específicas se puede recurrir a correctores foliares líquidos como SEIPAFOL®.