Archivo de la etiqueta: fertilizantes

Fertilizante para engorde de tomate

Fertilizantes para engorde de tomate

 

Los mejores fertilizantes para engorde de tomate contienen materia orgánica, potasio, ácidos fúlvicos y húmicos, y microelementos.

Fertilizante para engorde de tomate

Conseguir el mayor porcentaje de cosecha con un buen calibre y coloración es el objetivo de todos los agricultores. De ello depende su comercialización. De ahí la importancia de valorar la aplicación, en el momento adecuado y según las necesidades del propio vegetal, de fertilizantes para engorde de tomate y, en su caso, de bioestimulantes especializados.

Durante la fase de cuajado del fruto la planta requiere un mayor aporte de potasio y la deficiencia de este elemento puede llevar a una maduración irregular, impidiendo en muchos casos la plena formación de los frutos.

Los síntomas de carencia de potasio se observan pues con la obtención de frutos pequeños y con coloración no uniforme, con manchas amarillas en zonas que no llegan a madurar. También deja tallos débiles, clorosis y bordes quemados en las hojas, poca resistencia a plagas y enfermedades, así como una mayor susceptibilidad a heladas y sequías.

Fertilizantes para engorde de tomate: potasio y mucho más

La relación entre potasio y crecimiento y maduración de los frutos evidencia pues la importancia de este macro-elemento en la calidad de la producción de los cultivos. No obstante, hay que tener en cuenta otros factores para garantizar el tamaño, color y sabor del tomate, sin perjuicio de las características propias de cada variedad.

Además de la necesidad de un equilibrio nutritivo, con un balance adecuado de otros macroelementos y microelementos como el Boro, Molibdeno, Calcio o Magnesio, han de tenerse en cuenta factores ambientales como la temperatura, siendo óptima para la maduración la situada entre los 24 y 28 grados o la iluminación solar. Las características del sustrato influyen de manera importante en el proceso, dado que éste es la fuente natural de nutrientes.

Fertilizantes para engorde de tomate: la importancia del sustrato

Los productores agrícolas más exigentes miran más allá de la aplicación puntual de nutrición mineral y prefieren asegurar no sólo el calibre de los frutos de esa campaña, sino también la riqueza del suelo que les otorga mayor garantía de éxito para próximas cosechas. La clave está en aprovechar todos los nutrientes del sustrato y mantener el equilibrio del mismo para un beneficio a corto y a largo plazo.

Los fertilizantes para engorde de tomate más adecuados en este sentido son aquellos que combinan materia orgánica con un alto contenido de potasio. Algunas referencias muy especializadas aportan incluso ácidos fúlvicos y húmicos, vitaminas y microelementos. Es el caso de Terrasei Engorde, de SEIPASA.

El papel de la materia orgánica en los fertilizantes para engorde de tomate

Los fertilizantes potásicos con alto contenido en materia orgánica como Terrasei Engorde disminuyen de manera significativa la fijación de potasio en el interior de las arcillas y su pérdida por lixiviación en suelos arenosos. Aumentan así la concentración de potasio disponible y en solución en el suelo. Su uso favorece la estructura del sustrato, pero también mejora la absorción de potasio aportado mediante abonos convencionales.

Los ácidos fúlvicos y húmicos contenidos en esta referencia son esenciales para regular las propiedades físicas y químicas del suelo y favorecer el desarrollo de microorganismos beneficiosos. Este fertilizante de referencia tiene un efecto inmediato y de liberación lenta, ayudando a proporcionar nutrientes de forma gradual.

Maduración precoz con la aplicación de fertilizantes para engorde de tomate

Con las mismas condiciones de temperatura e iluminación se puede conseguir una mayor precocidad y calidad organoléptica en el proceso de maduración gracias a fertilizantes para engorde de tomate. En el caso de Terrasei Engorde, los resultados de los estudios realizados desprenden un considerable adelanto en la maduración. Tal como se observa en el gráfico 1, correspondiente a un ensayo en el que se efectuaron cuatro aplicaciones del producto a partir del cuajado del fruto hasta la cosecha, la recolección de los primeros frutos completada su maduración (días a primer corte) se adelantó hasta 21 días.

Gráfico 1.- Días a primer corte

Fertilizantes para engorde de tomate

Fertilizantes para engorde de tomate: Rendimiento, calibre y coloración

Además de favorecer la maduración de los frutos, los estudios de campo confirman que Terrasei Engorde asegura un alto rendimiento (ver gráfico2) y una notable mejoría del calibre (ver gráfico 3), coloración (ver gráfico 4), crecimiento de la planta, longitud radicular y contenido en azúcares. Los datos adicionales del ensayo se pueden encontrar aquí.

Gráfico 2.- Rendimiento

Fertilizantes para engorde de tomate

Gráfico 3.- Calibre de los frutos

Fertilizantes para engorde de tomate

Gráfico 4.- Coloración frutos

Fertilizantes para engorde de tomates

Ventaja del formato líquido en los fertilizantes para engorde de tomate

Los fertilizantes organo-minerales en formato líquido como Terrasei Engorde llegan a zonas más profundas del perfil del suelo en comparación con materias orgánicas sólidas.

Bioestimulantes para maduración y engorde de tomate

Los bioestimulantes son una opción especializada para inducir la maduración y engorde de los frutos y, según las características propias del cultivo y las necesidades, podrían combinarse con la fertilización.

Una referencia especialmente dirigida a este fin, de aplicación foliar y radicular, es Sweetsei. Este bioestimulante de asimilación rápida, además de adelantar la maduración, aumentar el calibre de los frutos y lograr uniformidad y excelente coloración, consigue mayor elasticidad, hidratación y firmeza de la piel de los frutos gracias a un polímero orgánico que incorpora en su composición. De la misma manera, mejora el comportamiento de los frutos en post-cosecha y favorece la formación de azúcares y, por tanto, mejora el índice de grados Brix.

Seipasa crea tratamientos naturales para una agricultura de gran competencia, alta producción y máxima calidad sin residuos. Si desea más información sobre los productos para engorde de tomate puede acceder a ella a través de estos links: http://www.seipasa.com/nutricionales/terrasei-engorde/ y http://www.seipasa.com/bioestimulantes/sweetsei/  o consultando a los expertos de SEIPASA: http://www.seipasa.com/solicitud/solicitar-informacion/terrasei-engorde/

Ver Productos

SEIPASA en Fruit Attraction 2016

SEIPASA en Fruit Attraction 2016

Las imágenes de SEIPASA en Fruit Attraction 2016

Éxito de participación y gran acogida de los productos ‘Residuos Cero’ de SEIPASA

Click sobre las imágenes en miniatura para ver la galería de fotos a tamaño superior

SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   CEO de SEIPASA, Pedro Luis Peleato, en Fruit Attraction 2016  SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   Fruit Attraction 2016: Charla 'Nuevos insecticidas naturales'   Fruit Attraction 2016: Charla 'Nuevos insecticidas naturales'   Fruit Attraction 2016: Charla 'Nuevos insecticidas naturales'   Fruit Attraction 2016: Charla Proyecto Life+ Cero Residuos   Fruit Attraction 2016: Charla Proyecto Life+ Cero Residuos   SEIPASA en Fruit Attraction 2016: Estudiantes de la UPM   SEIPASA en Fruit Attraction 2016: Estudiantes de la UPM   SEIPASA en Fruit Attraction 2016: Estudiantes de la UPM   SEIPASA en Fruit Attraction 2016: Estudiantes de la UPM   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016  SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016   SEIPASA en Fruit Attraction 2016  SEIPASA en Fruit Attraction 2016   El equipo de SEIPASA en Fruit Attraction 2016

 

El paso de SEIPASA por Fruit Attraction 2016 ha concluido superando las expectativas. Con gran afluencia durante toda la feria, que ha tenido lugar del 5 al 7 de octubre en el recinto ferial de IFEMA, SEIPASA se despide satisfecha por la gran acogida de sus productos y nuevos desarrollos.

Los nuevos insecticidas naturales de SEIPASA Nakar y Pirecris han despertado gran interés entre los profesionales del sector, dada su alta capacidad para controlar plagas -demostrada con diversos ensayos independientes- con el valor añadido, respecto a los productos convencionales, de la obtención de cosechas ‘Residuos Cero.

Así se evidenció con el éxito de convocatoria en la charla técnica dedicada a explicar las propiedades, eficacias de campo e integración en estrategias GIP de las nuevas soluciones insecticidas Nakar y Pirecris, a cargo del director técnico de SEIPASA, Javier Nácher.

Durante el certamen fueron muchos los asistentes interesados por los últimos desarrollos de SEIPASA, que se ha convertido en empresa de referencia en tratamientos naturales para la agricultura.

Pero también el futuro del sector agrícola estuvo presente en el stand de SEIPASA representado por un grupo de estudiantes de la Universidad Politécnica de Madrid. El director del departamento de I+D+i de la empresa, Francisco Espinosa, respondió a sus inquietudes y les mostró el gran potencial que pueden alcanzar los tratamientos para la agricultura naturales, la mayoría de origen botánico, tras un exhaustivo trabajo de investigación y desarrollo para lograr la formulación ideal.

El primer día de la gran cita del sector el stand de SEIPASA fue también escenario de una reunión de todos los socios que integran el consorcio encargado de llevar a cabo el ambicioso proyecto europeo Life+ Cero Residuos (LIFE12 ENV/ES/000902: LIFE Zero Residues: towards a sustainable production and supply chain for stone fruit) del que SEIPASA forma parte.

Para más información sobre nuestros biopesticidas, bioestimulantes y fertilizantes puede contactar mediante el e-mail consulta@seipasa.com o acceder a las fichas de los productos:

Productos SEIPASA

abonado

Nuevo reglamento: Espaldarazo de la UE a los abonos orgánicos y obtenidos de residuos

  • Facilitará la libre circulación de los fertilizantes orgánicos en la UE, poniéndolos en igualdad de condiciones con los inorgánicos

  • La norma otorgará mayores oportunidades de mercado para las empresas innovadoras

La libre circulación en el mercado de la UE de los abonos orgánicos y obtenidos de residuos será una realidad después de que se apruebe el nuevo reglamento de fertilizantes propuesto por la Comisión Europea. De esta manera, estarán en igualdad de condiciones con los inorgánicos. La actual normativa sobre abonos -de 2003- excluye a los fertilizantes obtenidos a partir de materiales orgánicos, por lo que su acceso al mercado único contaba con mayores obstáculos debido a la divergencia de las normas nacionales.

“De los abundantes recursos disponibles en forma de residuos orgánicos, es bien poco lo que se transforma en valiosos fertilizantes. Nuestros agricultores utilizan abonos en cuya fabricación se usan recursos importados o se consume mucha energía, a pesar de que nuestra industria podría valorizar los biorresiduos en nutrientes reciclados”.

De esta manera se expresaba Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, en la presentación de la propuesta de nuevas disposiciones sobre abonos orgánicos y obtenidos de los residuos, que facilitarán en gran medida el acceso de éstos al mercado único de la UE, “poniéndolos en igualdad de condiciones con los abonos inorgánicos tradicionales”.

Con ello se crearán nuevas oportunidades de mercado para las empresas innovadoras, reduciendo al mismo tiempo el volumen de residuos, el consumo de energía y los daños al medio ambiente, tal como aseguran desde la Comisión Europea. “El nuevo Reglamento nos ayudará a convertir problemas en oportunidades para los agricultores y las empresas”, puntualiza Katainen.

Estas nuevas disposiciones serían la primera medida del paquete de la economía circular adoptado en diciembre de 2015, que tiene como uno de los principios clave la reutilización de materias primas que actualmente se eliminan como residuos. La Unión Europea valoriza así el empleo de productos mucho más respetuosos con el medio ambiente.

Conversión de biorresiduos

El nuevo texto establece normas comunes sobre la conversión de biorresiduos en materias primas que pueden utilizarse para fabricar fertilizantes. En él se definen los requisitos de seguridad, calidad y etiquetado que deben cumplir todos los productos fertilizantes para ser objeto de libre comercio en toda la UE. “Los productores tendrán que demostrar que sus productos cumplen dichos requisitos y se ajustan a los límites de contaminantes orgánicos, contaminantes microbianos e impurezas físicas antes de colocarles el marcado CE”, precisa la Comisión Europea.

En este sentido, el Reglamento fija límites estrictos para el cadmio en los abonos fosfatados. Los límites se harán más rigurosos, pasando de 60 mg/kg a 40 mg/kg después de tres años y a 20 mg/kg al cabo de doce años, reduciéndose así los riesgos para la salud y el medio ambiente.

La nueva normativa se aplicará a todos los tipos de abonos a fin de garantizar el máximo nivel de protección del suelo.

Marcado CE o siguiendo normas nacionales

Como algunos fertilizantes no son producidos o comercializados con carácter transfronterizo en grandes cantidades, la Comisión propone la armonización facultativa: el fabricante puede, en función de su estrategia comercial y del tipo de producto, optar por colocarle el marcado CE, haciendo posible su libre comercio en el mercado interior conforme a normas europeas comunes, o venderlo con arreglo a normas nacionales basadas en el reconocimiento mutuo en el mercado único. Esto garantiza que se tengan en cuenta los principios de la mejora de la legislación y la subsidiariedad.

Y es que el ámbito de aplicación del actual Reglamento de 2003  no incluye “fertilizantes innovadores obtenidos a partir de materiales orgánicos” garantizando sólo la libre circulación en el mercado interior de los abonos inorgánicos convencionales, que “suelen ser obtenidos de la minería o producidos por procedimientos químicos que consumen energía y generan mucho CO2”.

Así, el acceso al mercado de la UE de los abonos orgánicos depende actualmente del reconocimiento mutuo entre los Estados miembros y, “debido a la divergencia de las normas nacionales, resulta a menudo difícil”, subrayan desde la Comisión Europea.

Además, el Reglamento en vigor sobre abonos “no aborda las preocupaciones medioambientales derivadas de la contaminación de los suelos, las aguas continentales, las aguas marinas y, en última instancia, los alimentos”.

“Hoy en día solo el 5% de los biorresiduos se reciclan. Según las estimaciones, si se reciclasen más IP/16/827 biorresiduos, podrían sustituir hasta el 30% de los abonos inorgánicos”, señalan las mismas fuentes, al tiempo que destacan el hecho de que “cada año, la UE importa alrededor de 6 millones de toneladas de fosfatos, cuando podría sustituir hasta el 30% de este total por su extracción a partir de lodos de depuración, residuos biodegradables, harina de carne y huesos o estiércol”.

Parlamento Europeo y Consejo

El proyecto de Reglamento se enviará ahora al Parlamento Europeo y al Consejo, que deben adoptarlo. Una vez adoptado, será directamente aplicable, sin necesidad de transposición en Derecho nacional, tras un período transitorio para que las empresas y las autoridades públicas se adapten a la nueva normativa.

Fte: Comisión Europea

Vid y olivos

Vid y olivo, preparación del suelo para una campaña fructífera

En época de abonado de la vid y del olivo hay que plantearse qué producto emplear para lograr los mejores resultados.

La correcta preparación de la tierra para que disponga de un equilibrio de nutrientes es fundamental para conseguir una buena campaña. Es una de las prácticas que más influencia tiene en la producción y en la calidad de la cosecha y debe ser lo más respetuosa posible con el entorno, evitando lixiviados y escorrentías.

Aunque los macronutrientes necesarios (Nitrógeno, Potasio y Fósforo) se encuentran en el sustrato de forma natural, no se reponen lo suficientemente rápido como para mantener la fertilidad del suelo. Es por ello que se hace necesario realizar aportes adicionales. ¿Pero a qué abono recurrir?

Partiendo de las garantías que ofrece el abono orgánico completo frente a los fertilizantes sintéticos e incluso el estiércol (Ver: Los beneficios de los abonos completos 100% orgánicos), antes de elegir uno u otro es conveniente efectuar un análisis del suelo y foliar para conocer las necesidades exactas de cada cultivo.

Deben tenerse en cuenta las características y composición del sustrato, pero también el tipo de material vegetal empleado, su edad, las prácticas agrícolas, el estado hídrico o la densidad de plantación, entre otros aspectos. Es importante también la observación del propio agricultor sobre el desarrollo y evolución de las plantas.

Ateniéndose a todas estas circunstancias para tratar de evitar carencias y excesos nutricionales se pueden aplicar abonos de la forma más eficiente posible mediante su formulación concreta, su fraccionamiento y/o su adaptación a la fase del ciclo del cultivo en que su disponibilidad sea la más adecuada.

El abono para el olivo y viñas en formación

Organitro y Seivital K

En la actual etapa del ciclo productivo del olivo el árbol necesita toda la energía para desarrollar su masa foliar, y una de las mejores opciones por su formulado es el abono completo con Organitro®, rico en nitrógeno y 100% orgánico. De la misma manera, es la referencia más adecuada para las viñas en formación.

Su alto contenido en materia orgánica mejora de forma sustancial las propiedades químicas, físicas y biológicas del suelo. También aumenta la capacidad de intercambio catiónico* y actúa como agente amortiguador al disminuir la tendencia a un cambio brusco del pH del suelo cuando se aplican sustancias de reacción ácida o alcalina. Además, permite la formación de complejos órgano-metálicos, estabilizando así micronutrientes del suelo que, de otra manera, no serían aprovechables.

Es fundamental la estimulación del metabolismo de la planta y la revitalización de los cultivos, especialmente en los periodos de máxima demanda de nutrientes para conseguir mayor productividad, y referencias como ésta son básicas para ello.

Viñas en producción

Para las viñas en producción, con mayores requerimientos de potasio, se puede recurrir a soluciones especializadas como Seivital K. Se trata de un fertilizante orgánico con un alto porcentaje de este macronutriente esencial, lo que lo convierte también en el más apropiado en los momentos de floración y cuajado de los cultivos.

Gracias a su aporte de materia orgánica y ácidos húmicos permite al agricultor, no sólo mejorar la estructura del terreno aumentando la capacidad de intercambio catiónico, sino también elevar la actividad microbiológica e incrementar la disponibilidad de potasio intercambiable al favorecer la transformación de este nutriente, que está presente en el suelo en forma no asimilable por las plantas.

consulta@seipasa.com

*Capacidad que tiene un suelo para retener y liberar cationes. Los cationes de mayor importancia con relación al crecimiento de las plantas son el calcio (Ca), magnesio (Mg), potasio (K), amonio (NH4+), sodio (Na) e hidrógeno (H). Los primeros cuatro son nutrientes y se encuentran involucrados directamente con el crecimiento de las plantas. El sodio y el hidrógeno tienen un pronunciado efecto en la disponibilidad de los nutrientes y la humedad.

Abono orgánico brote

Los beneficios de los abonos completos 100% orgánicos

Los abonos órgánicos completos (contienen los tres nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio) reportan numerosos beneficios al cultivo respecto al uso de fertilizantes químicos e incluso el estiércol.

Frente a la variabilidad del estiércol, garantizan las unidades fertilizantes (N,F,K), así como aseguran la ausencia de semillas de malas hierbas o patógenos que pueden trasladar los estiércoles al cultivo. Además, en agricultura ecológica no están permitidos muchos estiércoles: los procedentes de ganaderías intensivas probablemente estarían contaminados con antibióticos, restos de pesticidas, metales pesados…

Por otro lado, algunos estiércoles muy ricos en macronutrientes como el nitrógeno, si no se mezclan con otros más pobres o con restos vegetales, a pesar del compostaje, tienen tendencia hacia el desequilibrio.

Respecto a los fertilizantes sintéticos, los beneficios son de mayor evidencia, tanto para el cultivo como para el medio ambiente, a corto y, especialmente, a largo plazo.

Aunque el empleo de abonos inórganicos aporta a la planta nutrientes disponibles inmediatamente, es más fácil aplicar en exceso o en deficiencia.

Los fertilizantes químicos no enmiendan el suelo

Aparte de la posible contaminación del agua circundante y subterránea, y el aumento de las sales tóxicas del suelo cuando son aplicados en grandes cantidades, un riesgo importante en el empleo único de abonos químicos es la degradación de la vida del suelo eliminando microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. Y es que, realmente, los sintéticos no consiguen enmedar el sustrato, sino simplemente alimentar al vegetal.

Con la aplicación de abonos orgánicos, los mismos microorganismos de la tierra son los que degradan el fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua que las plantas aprovechan. Otra valiosa característica es que logran aumentar la acción de las bacterias y los hongos que benefician el suelo. De hecho, favorecen la proliferación de los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes.

Por tanto, mejoran la estructura del suelo, ayudan a retener los nutrientes, permiten la fijación de carbono en el sustrato y favorecen la capacidad del cultivo para absorber agua.

Garantía 100% orgánicos y certificación oficial

Esta eficacia natural se puede encontrar en abonos con formulaciones especializadas y adaptadas a los requerimientos de cada cultivo en cada momento del ciclo productivo. Las distintas líneas de fertilizantes de SEIPASA son una muestra de las mejores opciones para una nutrición natural.

Multisei y Terrasei

Fertilizantes Multisei y Terrasei

SEIPASA ofrece abonos con garantía 100% orgánicos, avalados con el correspondiente certificado ecológico, e ideales para la producción integrada.

La equilibrada composición de los productos de las líneas Multisei y Seivital (orgánicos líquidos y sólidos) les sitúan como modelos regeneradores de suelos por su capacidad para equilibrar el sustrato nutriendo, mejorando su estructura, su composición y la actividad microbiana.

Los fertilizantes Multisei fomentan además la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas y evitando encharcamientos y asfixias radiculares. De la misma manera, incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

Los fertilizantes sólidos de la línea Seivital, con un pelletizado que se distribuye con gran facilidad y uniformidad en el suelo, permiten una disponibilidad inmediata al disgregarse en sólo cinco minutos en presencia de agua y disolverse por completo en no más de cuatro horas logrando una valoración máxima de las unidades fertilizantes aportadas.

Aseguran un fertilizante de origen orgánico, libre de elementos patógenos, antibióticos y semillas de malas hierbas, y exento de salmonella, enterobacterias y estreptococos.

Aplicados con regularidad, son la mejor solución para enriquecer y recuperar suelos erosionados, compactados o agotados, pues logran aumentar la porosidad del sustrato permitiendo una mayor circulación del aire, así como una rápida infiltración y una mayor retención del agua de lluvia o de riego.

Por su parte, la línea Terrasei es la respuesta de SEIPASA a las necesidades nutritivas de los cultivos en diferentes estados fenológicos, ya que combina la nutrición mineral junto con el aporte energético y estructurador de suelos de la fertilización orgánica. Además, estos productos incorporan en su composición un porcentaje de aminoácidos que se traduce en un plus energético para los cultivos, permitiendo que la planta dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas primarias.

Abonado, fertilizantes

El Ministerio modifica la normativa sobre fertilizantes

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha modificado la normativa básica en materia de productos fertilizantes, una actualización que fue aprobada por Orden AAA/2564/2015 de 27 de noviembre de 2015 y publicada el 3 de diciembre en el BOE.

Tal como indica el texto normativo, “tras más de un año en vigor, es necesario actualizar los anexos del Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre esta materia para incluir nuevos tipos de productos y nuevos residuos para la fabricación de abonos y enmiendas, junto con las modificaciones que todo ello conlleve en cuanto a la identificación y etiquetado, métodos de análisis para estos nuevos productos y sus márgenes de tolerancia”.

Consultar la Orden con las modificaciones sobre productos fertilizantes: http://www.boe.es/boe/dias/2015/12/03/pdfs/BOE-A-2015-13094.pdf

Bioestimulación

Bioestimulantes: Preguntas clave

¿Qué es un bioestimulante? ¿Qué efectos provoca en los cultivos? ¿Cómo se pueden medir? ¿Qué los diferencia de los fertilizantes? ¿Bajo qué norma se encuadran?… Éstas son sólo algunas de las preguntas más frecuentes que planean sobre la bioestimulación y su influencia en los cultivos, cuestiones que el Departamento Técnico de SEIPASA desgranó en su ponencia ‘Las claves de la bioestimulación’ impartida durante el certamen Fruit Attraction 2015

¿Qué es un bioestimulante?

El Grupo de trabajo de fertilizantes de la Comisión Europea en colaboración con una de las asociaciones de empresas más representativas del sector de los bioestimulantes (EBIC)lleva mucho tiempo elaborando una definición de bioestimulante. La última con la que se está trabajando los define así:

Un BIOESTIMULANTE es una sustancia o mezcla de ellas o un microorganismo diseñado para ser aplicado solo o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas o raíces (rizosfera) con el objetivo de estimular procesos biológicos y, por tanto, mejorar la disponibilidad de nutrientes y optimizar su absorción; incrementar la tolerancia a estreses abióticos; o los aspectos de calidad de cosecha”.

 ¿Qué efectos provoca en los cultivos un bioestimulante?

Efecto biestimulante

Los bioestimulantes se utilizan cada vez más en la agricultura convencional y pueden ayudar a resolver las ineficiencias en el campo que persisten hoy en día a pesar de la mejora de las prácticas de producción. Estos productos otorgan mayores rendimientos y calidad, por lo que ayudan a los agricultores a producir más con menos.

Cada bioestimulante puede estar formulado para provocar efectos distintos en un tipo de cultivo u otro. Sus utilidades son diversas según las necesidades de cada momento:

  • Incrementar la tolerancia de los cultivos para superar los estreses abióticos.

  • Facilitar la asimilación de nutrientes, traslocación y uso.

  • Mejorar la eficiencia del metabolismo de las plantas para inducir incrementos de cosecha y mejorar la calidad de la misma.

  • Mejorar atributos de calidad: incremento en azúcares, color, calidad cosecha, tamaño, etc.

  • Mejorar la fertilidad del suelo; especialmente mediante el fomento del desarrollo de microorganismos del suelo.

  • Lograr un uso del agua más eficiente

  • Más en: http://www.biostimulants.eu/

¿Cómo lo medimos?

Cuando intentamos traducir todo esto en efectos visibles y medibles en los cultivos, ¿a qué nos referimos? Hoy en día, gracias a la tecnología se han producido avances que permiten medir desde contenidos de clorofila y fitocromos, hasta proteínas producidas como respuesta a un estímulo inducido y metabolitos diversos generados como parte de la fisiología vegetal. De la misma manera, existen medidas de respuesta genética muy útiles en la investigación de tecnología natural.

¿En qué se diferencia un bioestimulante de un fertilizante?

Los bioestimulantes operan a través de mecanismos diferentes que los fertilizantes, independientemente de la presencia de nutrientes en los productos.

La principal diferencia de un bioestimulante con un N-P-K o fertilizante convencional es una formulación rica y compleja que busca dos aspectos fundamentales:

Conseguir un producto basado en una matriz compleja y donde la importancia radica en el equilibrio de sustancias que se aportan.

Que la parte activa de ese producto sea un catalizador, sustrato o reactivo de una reacción metabólica.

Un bioestimulante busca pues desplazar la reacciones bioquímicas naturales de la planta hacia lo que pretendemos favorecer.

Por tanto, no se utilizan para reemplazar a los fertilizantes, sino que se pueden emplear conjuntamente para lograr un mayor y mejor crecimiento de las plantas, dado que proporcionan protección adicional contra estreses, usan los nutrientes de los fertilizantes de forma más eficiente y mejoran la absorción de los mismos.

Además, con la bioestimulación se minimiza el uso de productos químicos ya que, al reforzar las defensas de la planta, ésta está más sana y fuerte para afrontar plagas y enfermedades. Se ahorra dinero y se evitan residuos.

¿Cómo diferenciar los efectos de un bioestimulante de los de otros productos en el cultivo?

Los efectos del producto y los resultados para el agricultor no deben confundirse. Ejemplos:

EBIC

¿Bajo qué norma podemos encuadrar los bioestimulantes?

Los bioestimulantes no están reconocidos a día de hoy de forma explícita en ninguna normativa europea. No obstante, se está llevando a cabo una importante reforma de la legislación de fertilizantes que pretende incluir a los bioestimulantes.

Actualmente, mientras en unos estados de la Unión Europea se registran sustancias que se consideran en una clasificación, en otros lo hacen en otra. Esto evidencia la necesidad de homogeneizar el marco regulatorio de estos compuestos y en ello se trabaja.

El futuro Reglamento Armonizado de la Unión Europea de Fertilizantes (Reforma 2003/2003) pretende convertirse en la única norma que englobe a todos los fertilizantes y bioestimulantes. De esta forma, se logrará una libre circulación de este tipo de productos en el espacio europeo con la marca CE.

Las exigencias para poder integrar cada producto en este reglamento estarán basadas en estándares de seguridad y calidad armonizados, con una conformidad de la evaluación de riesgos, con requisitos técnicos mínimos esenciales para cada categoría y, posiblemente, distinción de líquidos y sólidos (una propuesta ésta de España). También se establecerán contenidos máximos en contaminantes y una lista negativa de ingredientes.

Por otro lado, los tiempos de transición para los productos que están en el mercado serían de entre 3 y 5 años en función del riesgo.

¿Cómo elegir el mejor bioestimulante que se adapte a las necesidades de mi cultivo?

Hay muchas sustancias que forman parte de la composición de un producto bioestimulante (ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos, extractos de algas, microorganismos como hongos o bacterias…), las cuales provocan distintos efectos en el cultivo.

El nivel de efectividad depende de muchos factores, como el propio tipo de cultivo, el estado del suelo o las buenas prácticas en el campo. Hay que tener en cuenta que el momento, la dosis y la especificidad de cada cultivo es clave para su impacto en las plantas. No todos estos productos son iguales y es necesario entender qué y cuándo deben aplicarse. Se ha demostrado que el uso de un compuesto altera los balances y efectividad de todos los demás, siendo importante contar con asesoramiento especializado para su correcta aplicación y la obtención de resultados satisfactorios.

Partiendo de esta premisa, si se quiere inducir la resistencia de la planta para afrontar las situaciones de estrés se puede recurrir a un tipo de bioestimulantes, mientras que se emplean otros si se pretende favorecer el desarrollo radicular y crecimiento del cultivo, mejorar las características organolépticas del fruto, o bien reducir el uso de fertilizantes químicos, por poner sólo algunos ejemplos. Bien es cierto que, con las complejas formaciones que la tecnología natural permite hoy en día se obtienen productos bioestimulantes que impulsan varias de estas funciones a la vez.

Bioestimulante Kynetic4

Es el caso, por ejemplo, de Kynetic4®, un completo bioestimulante que incrementa la floración, la fertilidad del polen y los niveles de cuajado. Esto es posible gracias a intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal que actúan como quelante natural desbloqueando suelos y facilitando la absorción y asimilación de otros compuestos. Una cuidadosa combinación de sustancias naturales logran promover la síntesis de proteínas y fitohormonas, y mejoran la asimilación de nutrientes.

Kynetic4®contiene también compuestos que reducen la tensión superficial y facilitan su uso como sinergista en la aplicación de herbicidas, potenciando su efecto, y de abonos foliares, optimizando su absorción. Además, contrarresta el estrés que el herbicida puede provocar en el cultivo. De hecho, es también importante su uso frente a otro tipo de condiciones de estrés como sequía, heladas, salinidad, cambios térmicos o trasplantes, otorgando a las plantas una mayor capacidad de adaptación.

Bioestimulante Seiland

Otro ejemplo es Seiland®, una referencia que contiene una mezcla de materia orgánica, compuetos bio-activos que facilitan la colonización de la rizosfera por parte de microorganismos beneficioesos creando una barrera biológica que impide la invasión de los agentes patógenos. Se trata de un protector radicular que fortalece el sistema defensivo de las plantas al mismo tiempo que estimula al cultivo para superar situaciones de estrés. Además de estimular la fauna y flora propia del suelo, activa el desarrollo radicular y vegetativo.

SweetseiTM es un producto diseñado para inducir y favorecer el incremento de azúcares, la maduración y el engorde del fruto. Tiene gran influencia en el color, el tamaño y firmeza de los frutos. Asimismo, extiende la vida útil de los mismos.

SeisilTM actúa en forma de cristal líquido generando una película protectora de sílice que se deposita bajo la pared celular de hojas y frutos. De esta manera, evita la penetración de hongos patógenos. Esta acción también protege a los tejidos vegetales al evitar el contacto directo con el agua en caso de ligeras precipitaciones o rocíos. Además, SeisilTMaumenta la resistencia de las células de tejidos vegetales a ser descompuestas por las enzimas de fitoparásitos y activa una serie de genes que estimulan el sistema defensivo de la planta.

Biestimulante Till-up, gramíneas

Till-upTM es una solución bioestimulante que SEIPASA ha diseñado específicamente para satisfacer las demandas de uno de los cultivos de más importancia en nuestra alimentación y economía, las gramíneas. Trigo, arroz, maíz, cebada, avena… La aplicación de Till-upTM en el estadio primitivo de crecimiento del vegetal activa los procesos de germinación, enraizamiento y, especialmente, de ahijado de estos cultivos asegurando así calidad y cantidad en la producción final.

FTES: Departamento Técnico de SEIPASA
          European Bioestimulants Industry Council (EBIC)
          Ideagro

Tomate Almería

Cómo proteger al cultivo de los golpes de calor

Los efectos de las altas temperaturas sobre las plantas y las claves para prevenir y superar el estrés térmico

Los periodos de calor extremo conocidos como ‘ola de calor’ pueden causar distintos efectos adversos en los cultivos y, si no se toman las precauciones adecuadas, incluso dañar a la planta y al fruto, o bien disminuir su calidad. Además de posibles fisiopatías en el vegetal, las altas temperaturas producen un aumento de plagas en determinados cultivos. ¿Cómo afrontar con éxito todas estas complicaciones?

Las plantas tienen una gran capacidad de adaptación a cambios externos, pero siempre hay unos límites que puede que no soporten o que mermen su capacidad de producción y calidad de la cosecha. Por encima de los 40-50 grados, la actividad del vegetal decrece e incluso se empiezan a destruir tejidos enzimáticos.

Y es que las variaciones drásticas de temperatura pueden afectar a la morfología, la anatomía, la bioquímica y la fenología del vegetal.

POSIBLES CONSECUENCIAS:

Estrés hídrico

El daño causado por elevadas temperaturas está comúnmente asociado con el estrés hídrico. El sistema radicular no es capaz de suministrar a las hojas el agua necesaria para la transpiración, las hojas cierran sus estomas intentando conservar agua, detienen la evaporación y reducen el beneficioso efecto de enfriamiento, así como el crecimiento del vegetal. Es por ello que en la medida en quelas plantas puedan transpirar libremente también podrán hacer frente a las altas temperaturas.

Problemas en la fotosíntesis

A medida que aumenta la temperatura aumenta la actividad fotosintética de la planta, hasta llegar a un máximo (en torno a los 30 grados, según cultivo) a partir del cual decrece también por destrucción de los sistemas enzimáticos del vegetal. Traspasada esa temperatura, la planta gasta más energía de la que ingresa para hacer sus funciones fisiológicas.

Marchitamiento

La transpiración acentuada por altas temperaturas puede producir un marchitamiento temporal que puede llevar a la muerte de la planta. Al tener que consumir sus propias sustancias de reserva se puede llegar a la muerte por inanición.

Las altas temperaturas producen, en esta línea, alteraciones en las funciones fisiológicas. Por ejemplo, se eliminan con mayor dificultad los productos finales metabólicos, pudiendo provocar el autoenvejecimiento de las células. Por tanto, se puede dar el atabacado y necrosis de hojas y brotes y, como consecuencia, el árbol se defolia.

Coloración del tomateColor y calidad de los frutos

Los frutos de los árboles, sobre todo a partir de que toman su color característico, son muy sensibles a temperaturas elevadas. Por encima de los 35-40 grados es frecuente el ablandamiento y oscurecimiento de su interior. En otros casos provoca lesiones en la epidermis en forma de manchas o llagas, que se suberifican, afeando y depreciando la fruta.

Cuando el golpe de calor coincide con la maduración se puede producir una caída masiva de fruta por formación precoz de la capa de abscisión en los pedúnculos.

En tomates, por ejemplo, el calor afecta tanto a la duración como al color del fruto, pues en la formación de pigmentos influye mucho la temperatura. Es recomendable que esté por debajo de 28 grados para que no se produzca decoloración.

En el caso de las viñas, una subida brusca de las temperaturas se manifiesta en forma de quemaduras en las hojas y partes tiernas de los brotes, y en el enrojecimiento del fruto.

Quemaduras

La alta intensidad de la luz y el calor pueden incidir en la destrucción de la clorofila en las hojas. Las hojas de la parte soleada de la planta o aquellas que reciben una alta temperatura pueden exhibir muerte del tejido en sus márgenes o en áreas grandes entre las venas. Asimismo, pueden quemar y matar el cambium (capa de células que crece justo debajo de la corteza) de los árboles de corteza delgada y los trasplantados o podados recientemente. Estas condiciones predisponen al área dañada al ataque de hongos.

Golpe de calor en pimiento y carencia de calcio

Golpe de calor en pimiento y carencia de calcio

Más vulnerables a la necrosis apical

La necrosis apical está asociada a la falta de calcio. Ante una situación de altas temperaturas y una elevada transpiración, el calcio, que se mueve en la planta con el flujo de agua, se desplaza hacia las zonas de mayor transpiración, las hojas, y no hacia los frutos, de forma que se produce una deficiencia de este elemento en estos últimos.

Alerta con las plagas

Otra cuestión que hay que tener en cuenta es que cuando hay condiciones desfavorables de estrés la capacidad de respuesta de la planta si aparece alguna plaga siempre es menor.

Hay ciertas plagas que aparecen en condiciones de sequía y calor. Así, las altas temperaturas pueden producir un aumento de plagas como la araña roja, además de un descenso drástico de la población de los agentes auxiliares que controlan sobre todo a los ácaros.

ACTUACIONES CORRECTORAS Y PREVENTIVAS:

  • La prevención más básica consiste en aumentar la frecuencia de los riegos o recurrir a técnicas como la nebulización o el sombreado en los invernaderos. La RAIF recomienda aumentar la frecuencia de riegos con pequeñas dotaciones de agua en las horas de máximo calor, o bien un riego más copioso en las calles del cultivo para amortiguar el efecto térmico.

  • La nutrición y la bioestimulación también son esenciales para superar con éxito las situaciones de calor extremo.

    Los productos que ejercen como agente osmótico del citoplasma celular del vegetal suponen una gran ayuda para abrir los estomas y regular el balance hídrico de la planta.

    En esta dirección actúa el bioestimulante Kynetic4® que, además, interviene en la formación de clorofila y provoca un aumento adicional de la fotosíntesis. Esta referencia de Seipasa también influye en los mecanismos de fortalecimiento de las paredes celulares del vegetal ayudando a reconstruir los tejidos.

    La formulación de Kynetic4® incluye, entre otros elementos, osmoprotectores como la prolina, aminoácido que tiene un papel fundamental en el equilibrio hídrico, mantiene la fotosíntesis en condiciones adversas y favorece la apertura estomática. También aporta glicina, un osmoprotector que equilibra el intercambio de agua entre la planta y el medio. Éste es el principal aminoácido con acción quelante y el mayor pilar estructural de la clorofila y los citocromos, participa en los sistemas de resistencia de la planta junto con la lisina e interviene además en la síntesis de las porfirinas, en la formación del tejido foliar, en la polinización y la fecundación.

  • Para atajar el problema de la necrosis apical, que se puede acentuar con las altas temperaturas y que se da principalmente en tomate y pimiento, se puede recurrir al suministro de calcio mediante fertilizantes y enmiendas agrícolas en las que indican su medida de calcio en CaO como son Guadal® Ca, Calimax®, Miñosal® o Seipafol® Calcio.

    Araña roja en cítricos

    Araña roja en cítricos

  • Contra las posibles plagas, además del riego, que logra un aumento de humedad ambiental haciendo descender la temperatura y favoreciendo la actividad de los insectos auxiliares, se puede recurrir a referencias como Piretrina Seipasa®, un insecticida natural a base de piretrinas de gran efectividad, que se combina perfectamente con la lucha integrada ya que respeta la acción de los agentes auxiliares. Su aplicación produce alteraciones inmediatas en la transmisión del impulso nervioso del insecto y es especialmente eficaz en hortícolas y ornamentales herbáceas y leñosas.

    Otro insecticida natural que presenta un excelente control por contacto de los insectos de caparazón blando, especialmente mosca blanca, en todos sus estados de desarrollo es Nakar®. Este bioinsecticida logra erradicar la plaga objetivo penetrando en las membranas celulares del insecto y provocando su deshidratación y muerte.

    Su origen botánico lo convierte en un instrumento idóneo para Producción Integrada, así como Ecológica. Respeta la seguridad de los trabajadores y puede ser aplicado incluso el día antes de la recolección, pues no precisa plazos de seguridad. De la misma manera, su uso en estrategias de manejo de resistencias presenta resultados óptimos.

  • Abonar con anterioridad de forma suficiente y con un fertilizante de calidad y emplear bioestimulantes que fortalezcan el cultivo favorecerá la resistencia natural de las plantas a plagas y enfermedades.

    Además de su eficacia correctora, Kynetic4® ejerce grandes efectos con carácter preventivo, ya que aumenta la eficiencia del metabolismo vegetal, mejora la fertilidad del suelo y el desarrollo de microorganismos beneficiosos y facilita la asimilación de nutrientes, su traslocación y su uso por parte de la planta.

    Algunas soluciones idóneas para la nutrición del cultivo son las incluidas en las líneas TERRASEI® (Fertilizantes organominerales líquidos), MULTISEI® (Fertilizantes orgánicos líquidos) y SEIVITAL® (Fertilizantes orgánicos sólidos), de Seipasa. Para acciones más específicas se puede recurrir a correctores foliares líquidos como SEIPAFOL®.