Archivo de la etiqueta: amarilleamiento venas pepino

Sandía virus venas amarillas

Virus de las venas amarillas del pepino CVYV

Esta enfermedad, transmitida por la mosca blanca Bemisia Tabaci, afecta a cucurbitáceas como pepino, calabacín, melón y sandía

El conocido como “Virus de las venas amarillas del pepino” (CVYV- Cucumber vein yellowing virus) se transmite a través de los individuos adultos de la mosca blanca (Bemisia tabaci) y afecta a especies de cucurbitáceas como pepino, calabacín, melón y sandía.

Fue localizado por primera vez en 1960 en cucurbitáceas cultivadas en Israel. Parece estar relacionado con un virus de la batata, el Sweet potato mild mottle virus (SPMMV). Está extendido por los países del Mediterráneo oriental y desde el año 2001 afecta a los campos de Andalucía.

Síntomas del virus de las venas amarillas

En pepino y melón:
En las hojas del brote se observa amarilleamiento de las nerviaciones, característica que le da el nombre al virus, aunque dependiendo del momento de infección, también puede presentarse de forma generalizada en toda la planta, así como un menor desarrollo de la misma.

En frutos de pepino se produce un mosaico, verde-claro, verde-oscuro, mientras que en frutos de melón no se han observado síntomas.

Virus venas amarillas en sandíaParece ser que este virus, asociado al virus del enanismo amarillo del pepino (CYSDV), produce un sinergismo que potencia los síntomas de ambos virus.

Calabacín:
Los síntomas observados en las hojas son de amarillero suave de los nervios.

En Sandía:

En hojas donde se ha detectado, los síntomas de clorosis son tan suaves que pueden pasar desapercibidos. A veces, incluso, son asintomáticas. En frutos se ha observado una fuerte necrosis interna, así como rajado de estos frutos que se le atribuye a este virus, aunque no está totalmente desmostrado que sea consecuencia única y/o directa del mismo.

Transmisión del virus de las venas amarillas

La transmisión del virus se realiza por el insecto vector Bemisia Tabaci (Homoptera: Aleyrodidae). Los adultos de esta mosca blanca pueden observarse en el envés de las hojas como pequeños insectos de algo más de 1 milímetro de longitud con el cuerpo amarillento y las alas blancas por la secreción de ceras que las recubren.

Necesita un periodo de adquisión del virus mínimo de 30 minutos y precisa de, al menos 15 minutos de alimentación en la planta para inocularlo. El insecto retiene el virus durante 6 horas y tiene un periodo de latencia de 75 minutos. Se ha señalado una baja efectividad de transmisión por parte de la Bemisia Tabaci, necesitando un número de 15 a 20 insectos por planta como mínimo para su transmisión.

Métodos de lucha contra Bemisia Tabaci

Los métodos de lucha se basan fundamentalmente en el control del vector Bemisia Tabaci mediante prácticas preventivas y culturales (empleo de mallas, eliminación de residuos vegetales, empleo de variedades resistentes, uso de material certificado libre de virus…), así como fitosanitarias y de lucha integrada.

La Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía aconseja una serie de medidas concretas:

  • Colocación de doble malla en las bandas y cumbreras de los invernaderos y colocación de doble puerta o malla en la entrada de los mismos.
  • Cuando las condiciones climáticas (sobre todo la humedad) permitan una adecuada ventilación del invernadero, colocación de mallas antitrips.
  • Utilización de trampas cromotrópicas amarillas.
  • Vigilancia y control de la mosca blanca en estados tempranos del cultivo y semilleros.
  • Extremar las medidas de limpieza de restos vegetales y malas hierbas en el invernadero y alrededores. Arrancar y eliminar inmediatamente las plantas afectadas por virus durante el cultivo.
  • Es obligatorio como método de lucha contra el vector no abandonar los cultivos y realizar tratamientos contra Bemisia Tabaci antes del arranque del mismo, realizando posteriormente una eliminación adecuada de los restos vegetales.
  • Dejar un periodo de descanso, mínimo de un mes, entre un cultivo de cucurbitáceas y el siguiente para romper el ciclo de la mosca blanca.
  • Uso de variedades resistentes/tolerantes en cultivos en los que existan, como en el caso del pepino.

Para el control de la mosca blanca en el marco de la gestión integrada de plagas se puede recurrir a productos fitosanitarios naturales especializados que han demostrado gran efectividad en la erradicación de Bemisia Tabaci, tal es el caso de Piretrina Seipasa.

Fte: Consejería de Agricultura y Pesca. Andalucía.
          fitodiagnostico.com