Archivo de la etiqueta: ahijado

Ahijado en cereales

Cereales: Cómo incrementar el ahijado y el número y peso de los granos

Como en cualquier vegetal, el logro de un equilibrio nutricional óptimo permite un crecimiento y desarrollo del cultivo del cereal con altos rendimientos. ¿Pero cómo conseguir el punto álgido de equilibrio que conlleva al máximo nivel de ahijado, peso y cantidad de granos por espiga?

Ciertamente, los rendimientos de un cultivo dependen de su capacidad productiva, la cual está a merced de factores endógenos, marcados por la genética de la planta, pero también de factores exógenos como son la estructura del suelo, el agua, la temperatura, la densidad de las plantas, la profundidad de la siembra y, especialmente, la nutrición.

Cereales Till-upBioestimulantes de última generación como Till-up, creados específicamente para gramíneas, son la base para llegar a ese balance nutricional. Su acción potencia especialmente la fase de desarrollo del ahijado. Esta etapa, dentro del periodo vegetativo, es de vital importancia, pues de ella puede depender que la cosecha sea rentable o no. La adecuada evolución del ahijado implicará un cultivo con mayor capacidad de resistencia frente a situaciones de estrés y con mayor capacidad de adaptabilidad.

Éstos son todos los aspectos a tener en cuenta para conseguir un adecuado ahijado:

1. Característica varietal

Un mayor o menor ahijado va a depender del tipo de cereal y de la variedad del mismo. El arroz es uno de los cultivos con mayor grado de ahijamento, seguido del centeno, la cebada, el trigo, la avena, el sorgo y el maíz.

2. Suelo

La fertilidad y la humedad del suelo favorecen el macollamiento o ahijado dentro de ciertos límites. Las tierras sueltas y bien preparadas lo estimulan.

3. Siembra

    • Es necesario efectuar una profundidad de siembra adecuada evitando excesos que pueden reducir e, incluso, inhibir el ahijamiento. Hay que tener en cuenta que la fase de ahijado se inicia a partir del denominado Nudo de Ahijamiento, que coincide con el segundo nudo de la planta -en la gran mayoría de cereales- y que éste debe ser uno de los últimos nudos enterrados.

    • La densidad de siembra dependerá de la capacidad de ahijado de cada variedad. No obstante, una siembra con bajas densidades favorecerá el ahijado y una siembra espesa lo dificultará.

    • Las fechas de siembra tempranas (de otoño) favorecen el ahijado puesto que permiten al cultivo un mayor desarrollo. En primavera, la fase de ahijado cuenta con menos tiempo y, por lo tanto, dará como resultado menor número de hijos.

    • Grosor y estado de nutrición de la semilla: Los granos bien formados, llenos, producen plantas más espesas que los granos mal nutridos.

4. Temperatura

    • El ahijado se paraliza cuando los fríos se hacen continuos e intensos. Al elevarse la temperatura a la salida del invierno se favorece.

    • Temperaturas superiores a 25 grados también frenan el ahijado. El rango óptimo para su desarrollo se sitúa entre 8 y 15 grados.

    • Cuando coinciden temperaturas elevadas con vientos secos puede dar lugar al asurado o golpe de calor. Este fenómeno, que se produce al aumentar la transpiración de la planta dejando a las raíces incapacitadas para suministrar el agua necesaria para compensarla, deja las semillas a medio grano al detenerse el proceso de crecimiento. Esto provoca grandes pérdidas de cosecha. Se estima que a partir de los 28 grados centígrados, con viento seco, se produce el asurado, incluso en regadío y en suelos con humedad suficiente.

5. Iluminación

La luz favorece el ahijamiento. Tallos erguidos y con pocos hijos parecen ser consecuencia de una iluminaición débil.

6. Prácticas agrícolas

La escarda, las binas y el recalce también propician el ahijado, así como el abono nítrico en cobertera.

7.Nutrientes / bioestimulación

Los principales macronutrientes para los cereales son Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Niveles altos de nitrógeno fomentarán un mayor ahijado, hasta un límite. El fósforo se acumula principalmente en el grano, mientras que el potasio forma parte de los órganos vegetativos. Es muy importante aplicar las dosis necesarias sin excesos para evitar contaminaciones y pérdidas de nutrientes.

Pero no hay que descuidar la importante acción de micronutrientes como el Zinc y el Manganeso en gramíneas:

Junto con el Nitrógeno, el Zinc induce el desarrollo en las plantas al promover la síntesis de hormonas del crecimiento. Además, su acción, como el fósforo, favorece la formación de raíces que, en definitiva, son las que regulan la cantidad y calidad de la floración. Asimismo, potencia el cuaje de frutos y promueve la síntesis de proteínas.

El Manganeso es el primer nutriente que interviene en el proceso de la fotosíntesis permitiendo el desdoblamiento de la molécula de agua encargada de liberar los electrones para que se desencadene el proceso.

Tanto el Zinc como el Manganeso tienen propiedades fungistáticas y, por tanto, en la medida en que la planta esté bien nutrida en estos elementos, la tolerancia a las enfermedades es mayor.

Bioestimulante específico para gramíneas: Till-up

Acción del Zinc y Manganeso en Till-upEstos dos micronutrientes fundamentales en la optimización de rendimientos en cereales están presentes, complejados sobre una base orgánica, en Till-up, uno de los bioestimulantes de última generación con mayor acción sobre este tipo de cultivos. Ambos evitan el bloqueo de los elementos en el suelo favoreciendo su absorción por parte del cultivo.

Además, Till-up contiene precursores de fitohormonas naturales procedentes de algas que bioestimulan el sistema radicular e intermediarios metabólicos que intervienen tanto en el proceso de ahijado como en el de formación del grano.

Es por ello que su aplicación logra mayor ahijamiento y número de espigas, aumenta la cantidad de proteínas y el peso del grano, pero también ayuda a la planta a afrontar mejor el estrés abiótico protegiendo del asurado.

La efectividad de Till-up ha sido demostrada en distintos ensayos en los que las cifras han sido contundentes. Con la aplicación de tratamientos de Till-up vía foliar se ha triplicado el ahijado en

Número de granos por espiga

cultivos de gramíneas y ha aumentado en un 8,8% el número de granos por espiga obtenidos.

De la misma manera, combinando la aplicación de Till-up y Kynetic4® (bioestimulante indicado para estapas avanzadas), el aumento de la cantidad de granos por espiga ha sido incluso mayor, del 13,5%.

 

FTES:
Departamento técnico de SEIPASA (consulta@seipasa.com)
Un hij@, un tesoro. El ahijado en los cereales” (David Millán)
El ahijamiento del trigo” (Magrama) Ricardo Tellez
www.agroestrategias.com