Archivo de la etiqueta: abonos

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Los fertilizantes orgánicos tecnificados Multisei y Terrasei, el mayor impulso para suelos hortícolas fatigados por la intensa actividad y mala calidad del agua

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Suelos calizos, aguas salinas y dos o tres cosechas al año sobre un mismo terreno. Estas condiciones que reúnen los cultivos hortícolas del sureste español conllevan riesgo de fatiga del suelo, lo que implica pérdida de vigor y rendimiento productivo de las plantas.

Y es que la degradación de la estructura y propiedades físicas del sustrato acelera la incidencia de factores de tipo químico y biológico, tales como la carencia de nutrientes por agotamiento o por bloqueo, contaminación por iones fitotóxicos o por organismos patógenos, competencia entre microorganismos y plantas cultivadas, o pérdida del equilibrio biológico del suelo por el empleo de desinfectantes.

Conscientes de ello, los productores buscan soluciones que mantengan la productividad y calidad en sus campos, y encuentran un gran apoyo en fertilizantes orgánicos especializados para tal fin como son Multisei y Terrasei.

Fertilizantes orgánicos para regenerar suelos y aumentar la fertilidad

Los productos de la línea Multisei de SEIPASA están especialmente diseñados para regenerar suelos castigados dado su elevado contenido en materia orgánica de origen vegetal y en ácidos fúlvicos, óptima relación C/N e incorporación de melazas. “Las melazas son la fuente principal de energía de los microorganismos que participan en la fermentación del abono orgánico, por lo que favorecen la actividad microbiológica del suelo, además de contener micronutrientes”, subrayan los técnicos de la zona.

Todo ello lleva a una mejora de la estructura y composición del suelo, incrementando la porosidad y, por tanto, la capacidad de retención de aire y agua, así como la disponibilidad de elementos.

Los técnicos destacan especialmente la alta solubilidad de este fertilizante orgánico líquido, con elevado grado de refinamiento de sus materias primas, lo que evita problemas de obturación en los sistemas de riego por goteo.

Estimulación y protección radicular

Multisei potencia también la acción de bioestimulantes y protectores radiculares como Seiland, un producto de gran capacidad en la activación biológica de la rizosfera que se hace imprescindible en la fase de plantación: “Al promover los microorganismos beneficiosos del suelo supone una barrera protectora y un reforzamiento del sistema radicular frente a ataques de patógenos y enfermedades de raíz”.

Con la disminución de temperaturas, los hortícolas necesitan especialmente este impulso para activar a la planta. “Seiland estimula al cultivo para que emita nuevas raicillas y ejerce de biofertilizante por su capacidad de fijar el nitrógeno o solubilizar el fósforo y porque aporta sustancias y enzimas beneficiosas”, subrayan los técnicos de SEIPASA.

Bioactivadores de la nutrición

Por otro lado, es fundamental la acción de Terrasei como bioactivador de la nutrición. Tal como explican los técnicos, aunque las referencias de la línea Terrasei (fertilizantes organominerales líquidos) contienen N-P-K, el verdadero valor de su compleja formulación radica en la conjugación de estos elementos con otras moléculas que complementan la nutrición y que facilitan la absorción nutricional, dado que son capaces de desbloquear el sustrato y liberar los nutrientes.

Los productos Terrasei mejoran la eficacia de los fertilizantes químicos al aumentar la capacidad de intercambio catiónico y, consecuentemente, el almacenaje de nutrientes en el suelo. Precisamente esto supone un ahorro a la larga para el agricultor ya que permite disminuir la cantidad de abonos sintéticos puros a aplicar.

“Incorporan, además de materia orgánica, ácidos fúlvicos y aminoácidos, lo que se traduce en un plus energético que permite que el vegetal dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas”. La posibilidad del empleo foliar, además de por riego, permite una rápida asimilación de nutrientes.

Para más información sobre nuestros fertilizantes orgánicos puede acceder a las fichas de producto en los suguientes enlaces: http://www.seipasa.com/nutricionales/multisei/ http://www.seipasa.com/nutricionales/ o bien contactar con SEIPASA mediante el correo electrónico consulta@seipasa.com.

Ver Productos

 

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos en campo de sandías en El Ejido

LÍNEA TERRASEI

Por historia y presencia en el mercado, las diversas formulaciones de la LÍNEA TERRASEI suponen uno de los principales aliados en la base de la nutrición vegetal.

La correcta combinación de componentes orgánicos y minerales determina las cualidades de la LÍNEA TERRASEI ; las distintas relaciones N-P-K permiten adaptarse a las necesidades de los cultivos en sus distintas fases fenológicas. La fracción orgánica mejora las propiedades físico-químicas de los suelos agrícolas y produce la activación biológica de la rizosfera.

  • Optimiza el rendimiento de los cultivos.
  • Mejora la calidad de las cosechas: precocidad, calibre, tersura y maduración.
  • Plantaciones equilibradas nutricionalmente.
  • Aporte de aminoácidos, ácidos fúlvicos y materia orgánica.

 

LÍNEA MULTISEI

La LÍNEA MULTISEI engloba los fertilizantes orgánicos líquidos por excelencia. Es una gama de productos regeneradores de suelos ya que, además de nutrir, mejoran la estructura, composición y actividad microbiana de los mismos. El aporte de materia orgánica recupera los suelos equilibrando su contenido.

  • Los fertilizantes orgánicos Multisei desbloquean macro y micronutrientes facilitando su absorción.
  • Aumentan la capacidad de intercambio catiónico y el almacenaje de nutrientes en el suelo.
  • Activan los procesos de mineralización de nutrientes.
  • Fomentan la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas, evitando encharcamientos y asfixias radiculares.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg son una fuente importante de macro y micronutrientes, especialmente relevantes en cultivos intensivos, viveros y semilleros.
  • Mejoran la eficiencia de los fertilizantes químicos.
  • La formulación líquida supone una ventaja frente a los sólidos orgánicos, ya que consigue llegar exactamente a la principal zona de absorción radicular.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento, que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

 

 

abonado

Nuevo reglamento: Espaldarazo de la UE a los abonos orgánicos y obtenidos de residuos

  • Facilitará la libre circulación de los fertilizantes orgánicos en la UE, poniéndolos en igualdad de condiciones con los inorgánicos

  • La norma otorgará mayores oportunidades de mercado para las empresas innovadoras

La libre circulación en el mercado de la UE de los abonos orgánicos y obtenidos de residuos será una realidad después de que se apruebe el nuevo reglamento de fertilizantes propuesto por la Comisión Europea. De esta manera, estarán en igualdad de condiciones con los inorgánicos. La actual normativa sobre abonos -de 2003- excluye a los fertilizantes obtenidos a partir de materiales orgánicos, por lo que su acceso al mercado único contaba con mayores obstáculos debido a la divergencia de las normas nacionales.

“De los abundantes recursos disponibles en forma de residuos orgánicos, es bien poco lo que se transforma en valiosos fertilizantes. Nuestros agricultores utilizan abonos en cuya fabricación se usan recursos importados o se consume mucha energía, a pesar de que nuestra industria podría valorizar los biorresiduos en nutrientes reciclados”.

De esta manera se expresaba Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, en la presentación de la propuesta de nuevas disposiciones sobre abonos orgánicos y obtenidos de los residuos, que facilitarán en gran medida el acceso de éstos al mercado único de la UE, “poniéndolos en igualdad de condiciones con los abonos inorgánicos tradicionales”.

Con ello se crearán nuevas oportunidades de mercado para las empresas innovadoras, reduciendo al mismo tiempo el volumen de residuos, el consumo de energía y los daños al medio ambiente, tal como aseguran desde la Comisión Europea. “El nuevo Reglamento nos ayudará a convertir problemas en oportunidades para los agricultores y las empresas”, puntualiza Katainen.

Estas nuevas disposiciones serían la primera medida del paquete de la economía circular adoptado en diciembre de 2015, que tiene como uno de los principios clave la reutilización de materias primas que actualmente se eliminan como residuos. La Unión Europea valoriza así el empleo de productos mucho más respetuosos con el medio ambiente.

Conversión de biorresiduos

El nuevo texto establece normas comunes sobre la conversión de biorresiduos en materias primas que pueden utilizarse para fabricar fertilizantes. En él se definen los requisitos de seguridad, calidad y etiquetado que deben cumplir todos los productos fertilizantes para ser objeto de libre comercio en toda la UE. “Los productores tendrán que demostrar que sus productos cumplen dichos requisitos y se ajustan a los límites de contaminantes orgánicos, contaminantes microbianos e impurezas físicas antes de colocarles el marcado CE”, precisa la Comisión Europea.

En este sentido, el Reglamento fija límites estrictos para el cadmio en los abonos fosfatados. Los límites se harán más rigurosos, pasando de 60 mg/kg a 40 mg/kg después de tres años y a 20 mg/kg al cabo de doce años, reduciéndose así los riesgos para la salud y el medio ambiente.

La nueva normativa se aplicará a todos los tipos de abonos a fin de garantizar el máximo nivel de protección del suelo.

Marcado CE o siguiendo normas nacionales

Como algunos fertilizantes no son producidos o comercializados con carácter transfronterizo en grandes cantidades, la Comisión propone la armonización facultativa: el fabricante puede, en función de su estrategia comercial y del tipo de producto, optar por colocarle el marcado CE, haciendo posible su libre comercio en el mercado interior conforme a normas europeas comunes, o venderlo con arreglo a normas nacionales basadas en el reconocimiento mutuo en el mercado único. Esto garantiza que se tengan en cuenta los principios de la mejora de la legislación y la subsidiariedad.

Y es que el ámbito de aplicación del actual Reglamento de 2003  no incluye “fertilizantes innovadores obtenidos a partir de materiales orgánicos” garantizando sólo la libre circulación en el mercado interior de los abonos inorgánicos convencionales, que “suelen ser obtenidos de la minería o producidos por procedimientos químicos que consumen energía y generan mucho CO2”.

Así, el acceso al mercado de la UE de los abonos orgánicos depende actualmente del reconocimiento mutuo entre los Estados miembros y, “debido a la divergencia de las normas nacionales, resulta a menudo difícil”, subrayan desde la Comisión Europea.

Además, el Reglamento en vigor sobre abonos “no aborda las preocupaciones medioambientales derivadas de la contaminación de los suelos, las aguas continentales, las aguas marinas y, en última instancia, los alimentos”.

“Hoy en día solo el 5% de los biorresiduos se reciclan. Según las estimaciones, si se reciclasen más IP/16/827 biorresiduos, podrían sustituir hasta el 30% de los abonos inorgánicos”, señalan las mismas fuentes, al tiempo que destacan el hecho de que “cada año, la UE importa alrededor de 6 millones de toneladas de fosfatos, cuando podría sustituir hasta el 30% de este total por su extracción a partir de lodos de depuración, residuos biodegradables, harina de carne y huesos o estiércol”.

Parlamento Europeo y Consejo

El proyecto de Reglamento se enviará ahora al Parlamento Europeo y al Consejo, que deben adoptarlo. Una vez adoptado, será directamente aplicable, sin necesidad de transposición en Derecho nacional, tras un período transitorio para que las empresas y las autoridades públicas se adapten a la nueva normativa.

Fte: Comisión Europea

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas

Estrés por frío en hortícolas: cómo evitar o minimizar daños

Realizar riego previo, evitar mover la tierra, mantener un abono equilibrado o recurrir a bioestimulantes especializados tanto de forma preventiva como para recuperar el vigor de la planta a posteriori. Éstas son algunas de las prácticas a tener en cuenta para evitar los efectos adversos que el estrés térmico por frío puede causar en los cultivos hortícolas.

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas
Temperaturas extremas y óptimas hortícolas (click para ver más grande)

Muchas variables juegan su papel en la posible afección en los hortícolas por drásticos descensos de temperatura puntuales o prolongados. Aunque los daños en la planta por estrés térmico dependen de la capacidad de resistencia de cada tipo de hortícola y variedad, hay otros muchos factores que hay que tener presentes para lograr una máxima protección y capacidad de reacción ante esta adversidad climatológica.

Mantener cubiertas limpias de hierbas, recurrir al riego, evitar el laboreo previo, realizar un abonado equilibrado o fortalecer a la planta con bioestimulantes especializados son algunos de los métodos indirectos más efectivos para resguardar al cultivo de los serios daños que pueden producirse por su sometimiento a heladas o bajas temperaturas. En cuanto a medidas directas, que suelen ser más costosas, se puede contrarrestar el frío con túneles dentro del invernadero, doble pared, plástico térmico, pantallas térmicas o calefacción.

Inversión térmica

Los invernaderos brindan un mayor control de las condiciones térmicas; no obstante, los cultivos protegidos también pueden sufrir los efectos de las bajas temperaturas, especialmente si se produce la denominada ‘inversión térmica’ por la que, en noches muy frías con cielo despejado, la temperatura del interior del invernadero se mantiene más baja que la del exterior.

Pepino en invernadero

Así, ante una alerta por bajas temperaturas, se recomienda cerrar el invernadero antes de la caída del sol para mantener la máxima temperatura posible, y abrirlo a primera hora de la mañana, cuando se suelen registrar las temperaturas mínimas (entre las 5 y las 7:30). De esta forma, se evita que siga bajando la temperatura en el interior.

Pero además, es fundamental mantener un ambiente húmedo dentro del invernadero, ya que el frío seco deshidrataría las plantas y provocaría daños irreparables en los cultivos.

Es por ello que es aconsejable efectuar riegos abundantes la tarde anterior y durante la noche con abono o ácidos húmicos (Biosei) consiguiendo una condensación de agua en el plástico que hace de barrera para el frío. No debe aplicarse nitrógeno porque aumenta la sensibilidad al estrés.

Por otro lado, la aplicación foliar previa de bioestimulantes con formulación específica como Kynetic4  ayudará a soportar las variaciones térmicas, ya que actuará como osmoprotector y será más difícil que se quemen por el frío seco.

Recuperación de planta y raíces

Tras el sometimiento al estrés por frío, para recuperar el normal funcionamiento de la planta y revertir los efectos dañinos sería pertinente aplicar también bioestimulantes especialmente diseñados para tal fin. Kynetic4 es actualmente una de las soluciones que mayor acción ejerce sobre el metabolismo del vegetal, logrando activar los procesos fisiológicos y estimulando la restauración de los tejidos vegetales después de sufrir estrés.

De la misma manera, es recomentable el uso de enraizantes específicos (Seiland) para que las raíces se recuperen cuanto antes y puedan desarrollar de nuevo correctamente sus funciones.

Por otro lado, también se puede recurrir a otros productos regeneradores como Superbrotal, un eficaz cicatrizante de los tejidos vegetales.

Abonado, fertilizantes

El Ministerio modifica la normativa sobre fertilizantes

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha modificado la normativa básica en materia de productos fertilizantes, una actualización que fue aprobada por Orden AAA/2564/2015 de 27 de noviembre de 2015 y publicada el 3 de diciembre en el BOE.

Tal como indica el texto normativo, “tras más de un año en vigor, es necesario actualizar los anexos del Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre esta materia para incluir nuevos tipos de productos y nuevos residuos para la fabricación de abonos y enmiendas, junto con las modificaciones que todo ello conlleve en cuanto a la identificación y etiquetado, métodos de análisis para estos nuevos productos y sus márgenes de tolerancia”.

Consultar la Orden con las modificaciones sobre productos fertilizantes: http://www.boe.es/boe/dias/2015/12/03/pdfs/BOE-A-2015-13094.pdf