Archivo de la etiqueta: abonos orgánicos

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Los fertilizantes orgánicos tecnificados Multisei y Terrasei, el mayor impulso para suelos hortícolas fatigados por la intensa actividad y mala calidad del agua

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Fertilizantes orgánicos Terrasei y Multisei

Suelos calizos, aguas salinas y dos o tres cosechas al año sobre un mismo terreno. Estas condiciones que reúnen los cultivos hortícolas del sureste español conllevan riesgo de fatiga del suelo, lo que implica pérdida de vigor y rendimiento productivo de las plantas.

Y es que la degradación de la estructura y propiedades físicas del sustrato acelera la incidencia de factores de tipo químico y biológico, tales como la carencia de nutrientes por agotamiento o por bloqueo, contaminación por iones fitotóxicos o por organismos patógenos, competencia entre microorganismos y plantas cultivadas, o pérdida del equilibrio biológico del suelo por el empleo de desinfectantes.

Conscientes de ello, los productores buscan soluciones que mantengan la productividad y calidad en sus campos, y encuentran un gran apoyo en fertilizantes orgánicos especializados para tal fin como son Multisei y Terrasei.

Fertilizantes orgánicos para regenerar suelos y aumentar la fertilidad

Los productos de la línea Multisei de SEIPASA están especialmente diseñados para regenerar suelos castigados dado su elevado contenido en materia orgánica de origen vegetal y en ácidos fúlvicos, óptima relación C/N e incorporación de melazas. “Las melazas son la fuente principal de energía de los microorganismos que participan en la fermentación del abono orgánico, por lo que favorecen la actividad microbiológica del suelo, además de contener micronutrientes”, subrayan los técnicos de la zona.

Todo ello lleva a una mejora de la estructura y composición del suelo, incrementando la porosidad y, por tanto, la capacidad de retención de aire y agua, así como la disponibilidad de elementos.

Los técnicos destacan especialmente la alta solubilidad de este fertilizante orgánico líquido, con elevado grado de refinamiento de sus materias primas, lo que evita problemas de obturación en los sistemas de riego por goteo.

Estimulación y protección radicular

Multisei potencia también la acción de bioestimulantes y protectores radiculares como Seiland, un producto de gran capacidad en la activación biológica de la rizosfera que se hace imprescindible en la fase de plantación: “Al promover los microorganismos beneficiosos del suelo supone una barrera protectora y un reforzamiento del sistema radicular frente a ataques de patógenos y enfermedades de raíz”.

Con la disminución de temperaturas, los hortícolas necesitan especialmente este impulso para activar a la planta. “Seiland estimula al cultivo para que emita nuevas raicillas y ejerce de biofertilizante por su capacidad de fijar el nitrógeno o solubilizar el fósforo y porque aporta sustancias y enzimas beneficiosas”, subrayan los técnicos de SEIPASA.

Bioactivadores de la nutrición

Por otro lado, es fundamental la acción de Terrasei como bioactivador de la nutrición. Tal como explican los técnicos, aunque las referencias de la línea Terrasei (fertilizantes organominerales líquidos) contienen N-P-K, el verdadero valor de su compleja formulación radica en la conjugación de estos elementos con otras moléculas que complementan la nutrición y que facilitan la absorción nutricional, dado que son capaces de desbloquear el sustrato y liberar los nutrientes.

Los productos Terrasei mejoran la eficacia de los fertilizantes químicos al aumentar la capacidad de intercambio catiónico y, consecuentemente, el almacenaje de nutrientes en el suelo. Precisamente esto supone un ahorro a la larga para el agricultor ya que permite disminuir la cantidad de abonos sintéticos puros a aplicar.

“Incorporan, además de materia orgánica, ácidos fúlvicos y aminoácidos, lo que se traduce en un plus energético que permite que el vegetal dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas”. La posibilidad del empleo foliar, además de por riego, permite una rápida asimilación de nutrientes.

Para más información sobre nuestros fertilizantes orgánicos puede acceder a las fichas de producto en los suguientes enlaces: http://www.seipasa.com/nutricionales/multisei/ http://www.seipasa.com/nutricionales/ o bien contactar con SEIPASA mediante el correo electrónico consulta@seipasa.com.

Ver Productos

 

Fertilizantes orgánicos para mejorar el suelo en cultivos intensivos

Fertilizantes orgánicos en campo de sandías en El Ejido

LÍNEA TERRASEI

Por historia y presencia en el mercado, las diversas formulaciones de la LÍNEA TERRASEI suponen uno de los principales aliados en la base de la nutrición vegetal.

La correcta combinación de componentes orgánicos y minerales determina las cualidades de la LÍNEA TERRASEI ; las distintas relaciones N-P-K permiten adaptarse a las necesidades de los cultivos en sus distintas fases fenológicas. La fracción orgánica mejora las propiedades físico-químicas de los suelos agrícolas y produce la activación biológica de la rizosfera.

  • Optimiza el rendimiento de los cultivos.
  • Mejora la calidad de las cosechas: precocidad, calibre, tersura y maduración.
  • Plantaciones equilibradas nutricionalmente.
  • Aporte de aminoácidos, ácidos fúlvicos y materia orgánica.

 

LÍNEA MULTISEI

La LÍNEA MULTISEI engloba los fertilizantes orgánicos líquidos por excelencia. Es una gama de productos regeneradores de suelos ya que, además de nutrir, mejoran la estructura, composición y actividad microbiana de los mismos. El aporte de materia orgánica recupera los suelos equilibrando su contenido.

  • Los fertilizantes orgánicos Multisei desbloquean macro y micronutrientes facilitando su absorción.
  • Aumentan la capacidad de intercambio catiónico y el almacenaje de nutrientes en el suelo.
  • Activan los procesos de mineralización de nutrientes.
  • Fomentan la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas, evitando encharcamientos y asfixias radiculares.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg son una fuente importante de macro y micronutrientes, especialmente relevantes en cultivos intensivos, viveros y semilleros.
  • Mejoran la eficiencia de los fertilizantes químicos.
  • La formulación líquida supone una ventaja frente a los sólidos orgánicos, ya que consigue llegar exactamente a la principal zona de absorción radicular.
  • MULTISEI, MULTISEI K y MULTISEI Mg incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento, que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

 

 

abonado

Nuevo reglamento: Espaldarazo de la UE a los abonos orgánicos y obtenidos de residuos

  • Facilitará la libre circulación de los fertilizantes orgánicos en la UE, poniéndolos en igualdad de condiciones con los inorgánicos

  • La norma otorgará mayores oportunidades de mercado para las empresas innovadoras

La libre circulación en el mercado de la UE de los abonos orgánicos y obtenidos de residuos será una realidad después de que se apruebe el nuevo reglamento de fertilizantes propuesto por la Comisión Europea. De esta manera, estarán en igualdad de condiciones con los inorgánicos. La actual normativa sobre abonos -de 2003- excluye a los fertilizantes obtenidos a partir de materiales orgánicos, por lo que su acceso al mercado único contaba con mayores obstáculos debido a la divergencia de las normas nacionales.

“De los abundantes recursos disponibles en forma de residuos orgánicos, es bien poco lo que se transforma en valiosos fertilizantes. Nuestros agricultores utilizan abonos en cuya fabricación se usan recursos importados o se consume mucha energía, a pesar de que nuestra industria podría valorizar los biorresiduos en nutrientes reciclados”.

De esta manera se expresaba Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, en la presentación de la propuesta de nuevas disposiciones sobre abonos orgánicos y obtenidos de los residuos, que facilitarán en gran medida el acceso de éstos al mercado único de la UE, “poniéndolos en igualdad de condiciones con los abonos inorgánicos tradicionales”.

Con ello se crearán nuevas oportunidades de mercado para las empresas innovadoras, reduciendo al mismo tiempo el volumen de residuos, el consumo de energía y los daños al medio ambiente, tal como aseguran desde la Comisión Europea. “El nuevo Reglamento nos ayudará a convertir problemas en oportunidades para los agricultores y las empresas”, puntualiza Katainen.

Estas nuevas disposiciones serían la primera medida del paquete de la economía circular adoptado en diciembre de 2015, que tiene como uno de los principios clave la reutilización de materias primas que actualmente se eliminan como residuos. La Unión Europea valoriza así el empleo de productos mucho más respetuosos con el medio ambiente.

Conversión de biorresiduos

El nuevo texto establece normas comunes sobre la conversión de biorresiduos en materias primas que pueden utilizarse para fabricar fertilizantes. En él se definen los requisitos de seguridad, calidad y etiquetado que deben cumplir todos los productos fertilizantes para ser objeto de libre comercio en toda la UE. “Los productores tendrán que demostrar que sus productos cumplen dichos requisitos y se ajustan a los límites de contaminantes orgánicos, contaminantes microbianos e impurezas físicas antes de colocarles el marcado CE”, precisa la Comisión Europea.

En este sentido, el Reglamento fija límites estrictos para el cadmio en los abonos fosfatados. Los límites se harán más rigurosos, pasando de 60 mg/kg a 40 mg/kg después de tres años y a 20 mg/kg al cabo de doce años, reduciéndose así los riesgos para la salud y el medio ambiente.

La nueva normativa se aplicará a todos los tipos de abonos a fin de garantizar el máximo nivel de protección del suelo.

Marcado CE o siguiendo normas nacionales

Como algunos fertilizantes no son producidos o comercializados con carácter transfronterizo en grandes cantidades, la Comisión propone la armonización facultativa: el fabricante puede, en función de su estrategia comercial y del tipo de producto, optar por colocarle el marcado CE, haciendo posible su libre comercio en el mercado interior conforme a normas europeas comunes, o venderlo con arreglo a normas nacionales basadas en el reconocimiento mutuo en el mercado único. Esto garantiza que se tengan en cuenta los principios de la mejora de la legislación y la subsidiariedad.

Y es que el ámbito de aplicación del actual Reglamento de 2003  no incluye “fertilizantes innovadores obtenidos a partir de materiales orgánicos” garantizando sólo la libre circulación en el mercado interior de los abonos inorgánicos convencionales, que “suelen ser obtenidos de la minería o producidos por procedimientos químicos que consumen energía y generan mucho CO2”.

Así, el acceso al mercado de la UE de los abonos orgánicos depende actualmente del reconocimiento mutuo entre los Estados miembros y, “debido a la divergencia de las normas nacionales, resulta a menudo difícil”, subrayan desde la Comisión Europea.

Además, el Reglamento en vigor sobre abonos “no aborda las preocupaciones medioambientales derivadas de la contaminación de los suelos, las aguas continentales, las aguas marinas y, en última instancia, los alimentos”.

“Hoy en día solo el 5% de los biorresiduos se reciclan. Según las estimaciones, si se reciclasen más IP/16/827 biorresiduos, podrían sustituir hasta el 30% de los abonos inorgánicos”, señalan las mismas fuentes, al tiempo que destacan el hecho de que “cada año, la UE importa alrededor de 6 millones de toneladas de fosfatos, cuando podría sustituir hasta el 30% de este total por su extracción a partir de lodos de depuración, residuos biodegradables, harina de carne y huesos o estiércol”.

Parlamento Europeo y Consejo

El proyecto de Reglamento se enviará ahora al Parlamento Europeo y al Consejo, que deben adoptarlo. Una vez adoptado, será directamente aplicable, sin necesidad de transposición en Derecho nacional, tras un período transitorio para que las empresas y las autoridades públicas se adapten a la nueva normativa.

Fte: Comisión Europea

Vid y olivos

Vid y olivo, preparación del suelo para una campaña fructífera

En época de abonado de la vid y del olivo hay que plantearse qué producto emplear para lograr los mejores resultados.

La correcta preparación de la tierra para que disponga de un equilibrio de nutrientes es fundamental para conseguir una buena campaña. Es una de las prácticas que más influencia tiene en la producción y en la calidad de la cosecha y debe ser lo más respetuosa posible con el entorno, evitando lixiviados y escorrentías.

Aunque los macronutrientes necesarios (Nitrógeno, Potasio y Fósforo) se encuentran en el sustrato de forma natural, no se reponen lo suficientemente rápido como para mantener la fertilidad del suelo. Es por ello que se hace necesario realizar aportes adicionales. ¿Pero a qué abono recurrir?

Partiendo de las garantías que ofrece el abono orgánico completo frente a los fertilizantes sintéticos e incluso el estiércol (Ver: Los beneficios de los abonos completos 100% orgánicos), antes de elegir uno u otro es conveniente efectuar un análisis del suelo y foliar para conocer las necesidades exactas de cada cultivo.

Deben tenerse en cuenta las características y composición del sustrato, pero también el tipo de material vegetal empleado, su edad, las prácticas agrícolas, el estado hídrico o la densidad de plantación, entre otros aspectos. Es importante también la observación del propio agricultor sobre el desarrollo y evolución de las plantas.

Ateniéndose a todas estas circunstancias para tratar de evitar carencias y excesos nutricionales se pueden aplicar abonos de la forma más eficiente posible mediante su formulación concreta, su fraccionamiento y/o su adaptación a la fase del ciclo del cultivo en que su disponibilidad sea la más adecuada.

El abono para el olivo y viñas en formación

Organitro y Seivital K

En la actual etapa del ciclo productivo del olivo el árbol necesita toda la energía para desarrollar su masa foliar, y una de las mejores opciones por su formulado es el abono completo con Organitro®, rico en nitrógeno y 100% orgánico. De la misma manera, es la referencia más adecuada para las viñas en formación.

Su alto contenido en materia orgánica mejora de forma sustancial las propiedades químicas, físicas y biológicas del suelo. También aumenta la capacidad de intercambio catiónico* y actúa como agente amortiguador al disminuir la tendencia a un cambio brusco del pH del suelo cuando se aplican sustancias de reacción ácida o alcalina. Además, permite la formación de complejos órgano-metálicos, estabilizando así micronutrientes del suelo que, de otra manera, no serían aprovechables.

Es fundamental la estimulación del metabolismo de la planta y la revitalización de los cultivos, especialmente en los periodos de máxima demanda de nutrientes para conseguir mayor productividad, y referencias como ésta son básicas para ello.

Viñas en producción

Para las viñas en producción, con mayores requerimientos de potasio, se puede recurrir a soluciones especializadas como Seivital K. Se trata de un fertilizante orgánico con un alto porcentaje de este macronutriente esencial, lo que lo convierte también en el más apropiado en los momentos de floración y cuajado de los cultivos.

Gracias a su aporte de materia orgánica y ácidos húmicos permite al agricultor, no sólo mejorar la estructura del terreno aumentando la capacidad de intercambio catiónico, sino también elevar la actividad microbiológica e incrementar la disponibilidad de potasio intercambiable al favorecer la transformación de este nutriente, que está presente en el suelo en forma no asimilable por las plantas.

consulta@seipasa.com

*Capacidad que tiene un suelo para retener y liberar cationes. Los cationes de mayor importancia con relación al crecimiento de las plantas son el calcio (Ca), magnesio (Mg), potasio (K), amonio (NH4+), sodio (Na) e hidrógeno (H). Los primeros cuatro son nutrientes y se encuentran involucrados directamente con el crecimiento de las plantas. El sodio y el hidrógeno tienen un pronunciado efecto en la disponibilidad de los nutrientes y la humedad.

Abono orgánico brote

Los beneficios de los abonos completos 100% orgánicos

Los abonos órgánicos completos (contienen los tres nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio) reportan numerosos beneficios al cultivo respecto al uso de fertilizantes químicos e incluso el estiércol.

Frente a la variabilidad del estiércol, garantizan las unidades fertilizantes (N,F,K), así como aseguran la ausencia de semillas de malas hierbas o patógenos que pueden trasladar los estiércoles al cultivo. Además, en agricultura ecológica no están permitidos muchos estiércoles: los procedentes de ganaderías intensivas probablemente estarían contaminados con antibióticos, restos de pesticidas, metales pesados…

Por otro lado, algunos estiércoles muy ricos en macronutrientes como el nitrógeno, si no se mezclan con otros más pobres o con restos vegetales, a pesar del compostaje, tienen tendencia hacia el desequilibrio.

Respecto a los fertilizantes sintéticos, los beneficios son de mayor evidencia, tanto para el cultivo como para el medio ambiente, a corto y, especialmente, a largo plazo.

Aunque el empleo de abonos inórganicos aporta a la planta nutrientes disponibles inmediatamente, es más fácil aplicar en exceso o en deficiencia.

Los fertilizantes químicos no enmiendan el suelo

Aparte de la posible contaminación del agua circundante y subterránea, y el aumento de las sales tóxicas del suelo cuando son aplicados en grandes cantidades, un riesgo importante en el empleo único de abonos químicos es la degradación de la vida del suelo eliminando microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. Y es que, realmente, los sintéticos no consiguen enmedar el sustrato, sino simplemente alimentar al vegetal.

Con la aplicación de abonos orgánicos, los mismos microorganismos de la tierra son los que degradan el fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua que las plantas aprovechan. Otra valiosa característica es que logran aumentar la acción de las bacterias y los hongos que benefician el suelo. De hecho, favorecen la proliferación de los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes.

Por tanto, mejoran la estructura del suelo, ayudan a retener los nutrientes, permiten la fijación de carbono en el sustrato y favorecen la capacidad del cultivo para absorber agua.

Garantía 100% orgánicos y certificación oficial

Esta eficacia natural se puede encontrar en abonos con formulaciones especializadas y adaptadas a los requerimientos de cada cultivo en cada momento del ciclo productivo. Las distintas líneas de fertilizantes de SEIPASA son una muestra de las mejores opciones para una nutrición natural.

Multisei y Terrasei

Fertilizantes Multisei y Terrasei

SEIPASA ofrece abonos con garantía 100% orgánicos, avalados con el correspondiente certificado ecológico, e ideales para la producción integrada.

La equilibrada composición de los productos de las líneas Multisei y Seivital (orgánicos líquidos y sólidos) les sitúan como modelos regeneradores de suelos por su capacidad para equilibrar el sustrato nutriendo, mejorando su estructura, su composición y la actividad microbiana.

Los fertilizantes Multisei fomentan además la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas y evitando encharcamientos y asfixias radiculares. De la misma manera, incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

Los fertilizantes sólidos de la línea Seivital, con un pelletizado que se distribuye con gran facilidad y uniformidad en el suelo, permiten una disponibilidad inmediata al disgregarse en sólo cinco minutos en presencia de agua y disolverse por completo en no más de cuatro horas logrando una valoración máxima de las unidades fertilizantes aportadas.

Aseguran un fertilizante de origen orgánico, libre de elementos patógenos, antibióticos y semillas de malas hierbas, y exento de salmonella, enterobacterias y estreptococos.

Aplicados con regularidad, son la mejor solución para enriquecer y recuperar suelos erosionados, compactados o agotados, pues logran aumentar la porosidad del sustrato permitiendo una mayor circulación del aire, así como una rápida infiltración y una mayor retención del agua de lluvia o de riego.

Por su parte, la línea Terrasei es la respuesta de SEIPASA a las necesidades nutritivas de los cultivos en diferentes estados fenológicos, ya que combina la nutrición mineral junto con el aporte energético y estructurador de suelos de la fertilización orgánica. Además, estos productos incorporan en su composición un porcentaje de aminoácidos que se traduce en un plus energético para los cultivos, permitiendo que la planta dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas primarias.