Archivos de la categoría Sin categorizar

Equipo SEIPASA

¡Seipaseando se vive mejor!

La gran familia SEIPASA estrena el año a lo grande. Trabajo, diversión y mucho arte para afrontar un ejercicio de grandes retos e inmejorables expectativas.

Y es que el espíritu SEIPASA se expande: ¡Por una agricultura sostenible, libre de residuos, de calidad y altos rendimientos!

¡Seipaseando se vive mejor!

Click sobre las imágenes en miniatura para ver la galería de fotos a tamaño superior

Equipo SEIPASA  Seipaseando se vive mejor  Encuentro de trabajo SEIPASA  Encuentro de trabajo SEIPASA  Equipo de SEIPASA  Equipo de SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Comida SEIPASA  SEIPASA en equipo  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Jose Ángel Talavera, Director Comercial de SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA    Equipo SEIPASA  Equipo SEIPASA

Inspección equipos de aplicación de fitosanitarios

Inspección de equipos de aplicación de productos fitosanitarios

¿Dónde se realizan las inspecciones de equipos de fitosanitarios? ¿Cuáles deben pasar la inspección? ¿Qué elementos se inspeccionan? ¿Con qué periodicidad? Todo sobre las inspecciones:

Todos los equipos de aplicación de productos fitosanitarios deben ser inspeccionados, al menos una vez, antes del 26 de noviembre de 2016, según contempla el Real Decreto 1702/2011, que no establece aplazamientos, de forma que, a partir de esta fecha no se podrán utilizar los equipos que no hayan sido inspeccionados.

Periodicidad de las inspecciones

Partiendo de este punto, la periodicidad de las inspecciones, tal como indica el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, será la siguiente:

  • En los equipos nuevos: En los cinco primeros años tras su adquisición
  • Inspecciones posteriores: Cada cinco años, salvo para determinados titulares que será trienal
  • A partir del año 2020, cada tres años

Realización de las inspecciones

La estación de inspección es de libre elección por parte del agricultor y el titular podrá estar presente durante el procedimiento. Si el resultado de la inspección es desfavorable, es decir, se ha encontrado un defecto grave, no se podrá utilizar el equipo hasta la reparación de los elementos defectuosos.

Las inspecciones se realizan de acuerdo con el Manual de las Inspeciones publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente:
http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/publicaciones/Manual_de_inspección_de_equipos_de_aplicación_de_fitosanitario1_tcm7-191068.pdf

Elementos que se inspeccionan

Los elementos del equipo de aplicación de productos fitosanitarios que se someten a inspección son:

  • Elementos de transmisión de la potencia
  • Bomba
  • Agitación
  • Tanque de líquido para pulverización
  • Sistemas de medida y de regulación y control
  • Tubos y mangueras
  • Filtrado
  • Barra de pulverización, en equipos que la incorporen
  • Boquillas
  • Distribución
  • Sistema neumático, en equipos que lo incorporen

Qué mediciones se hacen

  1. Manómetro
  2. Regulación de la presión
  3. Caudal de las boquillas

Tipos de equipos que deben pasar la inspección

1.- Equipos móviles dedicados a la actividad agrícola

  • Pulverizadores hidráulicos (barras o pistolas)
  • Pulverizadores hidroneumáticos (atomizadores)
  • Pulverizadores neumáticos (nebulizadores) y centrífugos
  • Espolvoreadores

2.- Equipos fijos y equipos en instalaciones fijas e invernaderos
3.- Equipos de aplicación para tratamientos aéreos
4.- Equipos móviles dedicados a otros usos no agrícolas

Los equipos deben estar previamente inscritos en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA)

Dónde se realizan las inspecciones

Las estaciones de inspección técnica de equipos de aplicación de productos fitosanitarios (ITEAF) son autorizadas, habilitadas y controladas por cada comunidad autónoma.

Las ITEAF deberán disponer de unidades móviles y las inspecciones podrán realizarse en éstas o en las instalaciones fijas de las estaciones.

En este enlace se pueden ver las ITEAF autorizadas por comunidad autónoma: http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/iteafautorizadas20abril2016versionparapublicarenlaweb28-04-2016_tcm7-419656.pdf

Contexto legislativo

Una correcta aplicación de productos fitosanitarios requiere una distribución homogénea del producto, y que esté de acuerdo con las dosis autorizadas y recomendadas, al objeto de evitar efectos nocivos o perjudiciales en la salud humana y el medio ambiente. Una deficiente regulación de los equipos o máquinas de aplicación puede dar lugar a distribuciones anómalas y la presencia de desperfectos, averías o desajustes puede originar fugas o vertidos de producto en lugares inadecuados.

La Ley 43/2002, DE 20 DE NOVIEMBRE, de sanidad vegetal, pretende garantizar que los medios de defensa fitosanitaria reúnan todas las condiciones necesarias y establece las disposiciones básicas relativas a los requisitos que deben cumplir estos medios, al uso racional de los mismos atendiendo, en lo que se refiere a los equipos de aplicación, tanto a las condiciones de uso del plaguicida utilizado en cada caso como a los requisitos de mantenimiento y puesta a punto de dichos equipos, a los controles oficiales para verificar el cumplimiento de dichas disposiciones y a los instrumentos de apoyo necesarios para la realización de las correspondientes inspecciones.

Por su parte, la Directiva 2009/128/CE, de 21 de octubre, del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece un Uso Sostenible de los Plaguicidas, establece determinados requisitos de obligado cumplimiento en esta materia. En el artículo 8 y el Anexo II se indica que deben utilizarse equipos de aplicación de productos fitosanitarios que funcionen correctamente, garantizando la exactitud en la distribución y dosificación del producto, así como la no existencia de fugas en el llenado, vaciado y mantenimiento.

Para dar cumplimiento y desarrollar lo señalado por las citadas normativas el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicó el Real Decreto 1702/2011, de 18 de noviembre, sobre las inspecciones obligatorias de los equipos de aplicación de productos fitosanitarios. De esta forma, se establecen los controles oficiales para la verificación del cumplimiento de los requisitos sobre mantenimiento y puesta a punto de estos equipos, la normativa básica en materia de inspección, y las normas necesarias de coordinación con las comunidades autónomas, con un régimen de autorización para las estaciones que realicen las inspecciones técnicas.

 

Fte: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
(http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/maquinaria-agricola/inspecciones-equipos-aplicacion-productos-fitosanitarios/#para3)

(http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/medios-de-produccion/DIPTICO_ITEAF_tcm7-368267.pdf)

Kynetic4, bioestimulante

Tecnología natural para optimizar el cuajado

Los avances en bioestimulación ponen a disposición del agricultor productos altamente especializados como Kynetic4®

En campañas como la presente en la que se ha registrado un invierno anormalmente cálido, los desfases en los ciclos productivos se acentúan, condicionando la calidad y cantidad de las cosechas.

Los procesos de brotación, floración y cuaje requieren de por sí gran demanda energética y los trastornos climáticos no ayudan a mantener a la planta en plena forma para afrontar este periodo breve, pero crucial.

Es por ello que para asegurar el éxito en esta etapa se hace necesario recurrir a bioestimulantes especializados como Kynetic4®. Este aporte natural supone un importante impulso energético que mejora la brotación, promueve la floración ayudando a la fertilidad del polen y optimiza el cuajado. Además, actúa como una barrera protectora frente a condiciones de estrés, ya sean heladas, sequía, salinidad, plagas, cambios térmicos…

Polinización efectiva

La polinización efectiva queda así menos condicionada por los factores naturales que influyen en ella como son la temperatura, la lluvia, la cantidad de polen captado o el estado nutricional de la planta.

Aunque este último aspecto requiere de un manejo adecuado de la fertilización desde el inicio de ciclo para evitar deficiencias durante la fecundación, con el empleo de Kynetic4® se consigue aprovechar al máximo los nutrientes presentes en esta fase. Los aminoácidos especialmente seleccionados desempeñan su acción sobre las rutas de interés mejorando la asimilación de nutrientes e induciendo la síntesis de proteínas y de fitohormonas.

Este formulado de SEIPASA estimula el crecimiento de los meristemos radiculares, foliares y florales, favorece la apertura de estomas y el transporte de micronutrientes, aumenta la germinación del polen y regula el equilibrio hídrico. Pero además está enriquecido con materia orgánica y nitrógeno, que incrementa la longevidad de los óvulos.

Asimismo, actúa como quelante natural, desbloqueando suelos y facilitando la asimilación de otros compuestos. Los ácidos fúlvicos que contiene influyen en la salud de la rizosfera gracias a su capacidad para multiplicar microorganismos beneficiosos, y posibilitan un mejor aprovechamiento de fertilizantes foliares y radiculares.

Abono orgánico brote

Los beneficios de los abonos completos 100% orgánicos

Los abonos órgánicos completos (contienen los tres nutrientes primarios: nitrógeno, fósforo y potasio) reportan numerosos beneficios al cultivo respecto al uso de fertilizantes químicos e incluso el estiércol.

Frente a la variabilidad del estiércol, garantizan las unidades fertilizantes (N,F,K), así como aseguran la ausencia de semillas de malas hierbas o patógenos que pueden trasladar los estiércoles al cultivo. Además, en agricultura ecológica no están permitidos muchos estiércoles: los procedentes de ganaderías intensivas probablemente estarían contaminados con antibióticos, restos de pesticidas, metales pesados…

Por otro lado, algunos estiércoles muy ricos en macronutrientes como el nitrógeno, si no se mezclan con otros más pobres o con restos vegetales, a pesar del compostaje, tienen tendencia hacia el desequilibrio.

Respecto a los fertilizantes sintéticos, los beneficios son de mayor evidencia, tanto para el cultivo como para el medio ambiente, a corto y, especialmente, a largo plazo.

Aunque el empleo de abonos inórganicos aporta a la planta nutrientes disponibles inmediatamente, es más fácil aplicar en exceso o en deficiencia.

Los fertilizantes químicos no enmiendan el suelo

Aparte de la posible contaminación del agua circundante y subterránea, y el aumento de las sales tóxicas del suelo cuando son aplicados en grandes cantidades, un riesgo importante en el empleo único de abonos químicos es la degradación de la vida del suelo eliminando microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. Y es que, realmente, los sintéticos no consiguen enmedar el sustrato, sino simplemente alimentar al vegetal.

Con la aplicación de abonos orgánicos, los mismos microorganismos de la tierra son los que degradan el fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua que las plantas aprovechan. Otra valiosa característica es que logran aumentar la acción de las bacterias y los hongos que benefician el suelo. De hecho, favorecen la proliferación de los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes.

Por tanto, mejoran la estructura del suelo, ayudan a retener los nutrientes, permiten la fijación de carbono en el sustrato y favorecen la capacidad del cultivo para absorber agua.

Garantía 100% orgánicos y certificación oficial

Esta eficacia natural se puede encontrar en abonos con formulaciones especializadas y adaptadas a los requerimientos de cada cultivo en cada momento del ciclo productivo. Las distintas líneas de fertilizantes de SEIPASA son una muestra de las mejores opciones para una nutrición natural.

Multisei y Terrasei

Fertilizantes Multisei y Terrasei

SEIPASA ofrece abonos con garantía 100% orgánicos, avalados con el correspondiente certificado ecológico, e ideales para la producción integrada.

La equilibrada composición de los productos de las líneas Multisei y Seivital (orgánicos líquidos y sólidos) les sitúan como modelos regeneradores de suelos por su capacidad para equilibrar el sustrato nutriendo, mejorando su estructura, su composición y la actividad microbiana.

Los fertilizantes Multisei fomentan además la formación de agregados en el suelo que mejoran la friabilidad del terreno facilitando las labores agrícolas y evitando encharcamientos y asfixias radiculares. De la misma manera, incorporan en su formulación materias primas de origen vegetal con un alto grado de refinamiento que evitan problemas de precipitados y obturaciones en sistemas de riego por goteo.

Los fertilizantes sólidos de la línea Seivital, con un pelletizado que se distribuye con gran facilidad y uniformidad en el suelo, permiten una disponibilidad inmediata al disgregarse en sólo cinco minutos en presencia de agua y disolverse por completo en no más de cuatro horas logrando una valoración máxima de las unidades fertilizantes aportadas.

Aseguran un fertilizante de origen orgánico, libre de elementos patógenos, antibióticos y semillas de malas hierbas, y exento de salmonella, enterobacterias y estreptococos.

Aplicados con regularidad, son la mejor solución para enriquecer y recuperar suelos erosionados, compactados o agotados, pues logran aumentar la porosidad del sustrato permitiendo una mayor circulación del aire, así como una rápida infiltración y una mayor retención del agua de lluvia o de riego.

Por su parte, la línea Terrasei es la respuesta de SEIPASA a las necesidades nutritivas de los cultivos en diferentes estados fenológicos, ya que combina la nutrición mineral junto con el aporte energético y estructurador de suelos de la fertilización orgánica. Además, estos productos incorporan en su composición un porcentaje de aminoácidos que se traduce en un plus energético para los cultivos, permitiendo que la planta dedique recursos metabólicos a funciones fisiológicas primarias.

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas

Estrés por frío en hortícolas: cómo evitar o minimizar daños

Realizar riego previo, evitar mover la tierra, mantener un abono equilibrado o recurrir a bioestimulantes especializados tanto de forma preventiva como para recuperar el vigor de la planta a posteriori. Éstas son algunas de las prácticas a tener en cuenta para evitar los efectos adversos que el estrés térmico por frío puede causar en los cultivos hortícolas.

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas
Temperaturas extremas y óptimas hortícolas (click para ver más grande)

Muchas variables juegan su papel en la posible afección en los hortícolas por drásticos descensos de temperatura puntuales o prolongados. Aunque los daños en la planta por estrés térmico dependen de la capacidad de resistencia de cada tipo de hortícola y variedad, hay otros muchos factores que hay que tener presentes para lograr una máxima protección y capacidad de reacción ante esta adversidad climatológica.

Mantener cubiertas limpias de hierbas, recurrir al riego, evitar el laboreo previo, realizar un abonado equilibrado o fortalecer a la planta con bioestimulantes especializados son algunos de los métodos indirectos más efectivos para resguardar al cultivo de los serios daños que pueden producirse por su sometimiento a heladas o bajas temperaturas. En cuanto a medidas directas, que suelen ser más costosas, se puede contrarrestar el frío con túneles dentro del invernadero, doble pared, plástico térmico, pantallas térmicas o calefacción.

Inversión térmica

Los invernaderos brindan un mayor control de las condiciones térmicas; no obstante, los cultivos protegidos también pueden sufrir los efectos de las bajas temperaturas, especialmente si se produce la denominada ‘inversión térmica’ por la que, en noches muy frías con cielo despejado, la temperatura del interior del invernadero se mantiene más baja que la del exterior.

Pepino en invernadero

Así, ante una alerta por bajas temperaturas, se recomienda cerrar el invernadero antes de la caída del sol para mantener la máxima temperatura posible, y abrirlo a primera hora de la mañana, cuando se suelen registrar las temperaturas mínimas (entre las 5 y las 7:30). De esta forma, se evita que siga bajando la temperatura en el interior.

Pero además, es fundamental mantener un ambiente húmedo dentro del invernadero, ya que el frío seco deshidrataría las plantas y provocaría daños irreparables en los cultivos.

Es por ello que es aconsejable efectuar riegos abundantes la tarde anterior y durante la noche con abono o ácidos húmicos (Biosei) consiguiendo una condensación de agua en el plástico que hace de barrera para el frío. No debe aplicarse nitrógeno porque aumenta la sensibilidad al estrés.

Por otro lado, la aplicación foliar previa de bioestimulantes con formulación específica como Kynetic4  ayudará a soportar las variaciones térmicas, ya que actuará como osmoprotector y será más difícil que se quemen por el frío seco.

Recuperación de planta y raíces

Tras el sometimiento al estrés por frío, para recuperar el normal funcionamiento de la planta y revertir los efectos dañinos sería pertinente aplicar también bioestimulantes especialmente diseñados para tal fin. Kynetic4 es actualmente una de las soluciones que mayor acción ejerce sobre el metabolismo del vegetal, logrando activar los procesos fisiológicos y estimulando la restauración de los tejidos vegetales después de sufrir estrés.

De la misma manera, es recomentable el uso de enraizantes específicos (Seiland) para que las raíces se recuperen cuanto antes y puedan desarrollar de nuevo correctamente sus funciones.

Por otro lado, también se puede recurrir a otros productos regeneradores como Superbrotal, un eficaz cicatrizante de los tejidos vegetales.

Fresa Maresme

Altas temperaturas en otoño: Cara y cruz para la agricultura

  • Avanza la maduración y recolección de algunas frutas y hortalizas y, junto a la humedad, aparecen más plagas y enfermedades

Las temperaturas anormalmente altas que se han registrado este otoño en España, especialmente en el sur, han tenido muchas consecuencias para el campo. Por un lado, han favorecido el avance en la maduración de algunas frutas y hortalizas y, por tanto, en la recolección de las mismas. Pero, por otra parte, junto con la humedad del suelo, han provocado la aparición de más plagas y enfermedades en los cultivos.

Hortícolas: Arranque de cultivos y sobreproducción en Almería

La elevada temperatura ha favorecido la aparición de plagas en muchos hortícolas, sobre todo en algunas variedades de cabalacín y pepino, según datos de las organizaciones agrícolas COAG y ASAJA. Mosca blanca, trips y virosis son los problemas que más acechan a los hortícolas almerienses. De hecho, muchos productores han tenido que arrancar total o parcialmente sus cultivos ante la presencia de virus.

PimientoSiguiendo los principios de la gestión integrada de plagas se aconseja, en primer lugar, recurrir al control biológico mediante el uso de depredadores naturales (insectos auxiliares) que atajen la presencia de los insectos transmisores de enfermedades, y utilizar trampas con feromonas.

Asimismo, en compatibilidad con lo anterior es aconsejable el empleo de tratamientos naturales, exentos de residuos químicos, ya que pueden interactuar con la fauna auxiliar sin dañar su acción, por lo que suponen un gran aliado en la lucha biológica. Existen diversos biopesticidas adaptados a este tipo de cultivos que ejercen igual o mayor eficacia que los tratamientos sintéticos como pueden ser Piretrina Seipasa, Nakar o Septum.

Por otro lado, la aceleración del desarrollo y maduración de los frutos por las buenas temperaturas otoñales no han repercutivo para bien, paradójicamente, en los hortícolas, ya que se ha dado una sobreproducción que, unida a la aún escasa demanda exterior (precisamente porque las suaves temperaturas han permitido a los países europeos suministrarse ellos mismos con sus plantaciones) ha conllevado una crisis de precios, especialmente en las cosechas de tomate, calabacín, pimiento y berenjena.

Fresas: Adelanto en las tempranas, freno en las tardías

FresasA principios de noviembre culminó el periodo de plantación de fresas. Para estas últimas plantaciones los efectos de las temperaturas cálidas se traducen en un aumento de la transpiración de las hojas “en detrimento de la formación de nuevas raíces y raicillas”, tal y como informa la RAIF. Para favorecer pues el desarrollo del rizoma de la planta el agricultor debe recurrir al riego, así como puede servirse de bioestimulantes especializados en esta función concreta (ej. Seiland).

En cuanto a las plantaciones tempranas, la floración se ha adelantado y, por tanto, también se avanza la obtención de los primeros frutos. De hecho, la recolección de la variedad Fortuna ha iniciado a mediados de noviembre en algunas fincas, lo cual no sólo responde al hecho de la climatología otoñal, sino a que algunos productores habían adelantado la labor de plantación.

La alternancia de las lluvias y las temperaturas cálidas favorecen el desarrollo de podredumbres de raíz y cuello y, en las plantaciones tempranas, hay más riesgo de Oídio. Algunos productos que pueden ayudar a proteger a las plantas frente a este tipo de problemas son Septum, Amicos Sec o el bioestimulante preventivo Seisil.

Olivar: Maduración del olivo y presencia de mosca

OlivarEn olivar también se ha notado, en general, una aceleración de la maduración del fruto. De hecho, la recolección empezó a finales de octubre, cuando lo habitual es en noviembre. Sin embargo, se vieron favorecidos los hongos como el Repilo, el Emplomado o la Antracnosis, así como la actividad de la Mosca del olivo, tal como precisa la RAIF. En variedades tardías se ha incrementado el porcentaje de frutos picados por este díptero. Para combatir la mosca del olivo puede realizarse un trampeo masivo de adultos, colocando trampas con cebo, así como es recomendable recurrir al insecticida natural Piretrina Seipasa.

Cítricos: Color y maduración

Si la temperatura entre día/noche es cálida y continuada, los frutos de los cítricos tienen colores pálidos y no suelen llegar a perder todo el color verde. Este hecho se ha registrado en algunas zonas de Andalucía, donde las altas temperaturas registradas este otoño han dificultado la coloración externa, aunque no han afectado tanto a la maduración interna del fruto. Además, se ha ralentizado el ritmo de recolección, ya que el porcentaje de fruta de bajo calibre seguía siendo alto a mediados de noviembre.

Y es que el proceso de desarrollo de la fruta respecto a la producción de azúcares, disminución de acidez y coloración alcanzan su mayor eficiencia cuando las variaciones de temperatura diurna y nocturna son amplias.

Por otro lado, se ha estado alerta en la actividad de algunas plagas y hongos ante la posibilidad de verse aceleradas por el calor, tal es el caso de los ácaros, los pulgones, el piojo rojo de California, la Mosca de la fruta o el Aguado. 

Plantas sanas, la mayor protección: bioestimulantes

Las condiciones ambientales que favorecen a un tipo de cultivo pueden, de la misma manera, ser perjudiciales para otro. Ante distintas situaciones determinadas por el tiempo que pueden conllevar un anormal desarrollo de ciertos cultivos y, por tanto, una merma en la producción y calidad del fruto, cabe ser prevenido.

Los bioestimulantes son la mejor medicina natural para preparar a los vegetales ante circunstancias de estrés o para ayudar a los mismos a superarlas una vez pasadas, ya sean de carácter biótico, debido al ataque de plagas, o abiótico. La capacidad de reacción de las plantas dependerá del nivel de salud o fortaleza que tengan y, a este respecto, cumplen un papel fundamental bioestimulantes como Kynetic4.

Ahora toca prepararse para las bajadas bruscas de temperaturas…

Ftes: RAIF, COAG, Asaja

 

Bioestimulación

Bioestimulantes: Preguntas clave

¿Qué es un bioestimulante? ¿Qué efectos provoca en los cultivos? ¿Cómo se pueden medir? ¿Qué los diferencia de los fertilizantes? ¿Bajo qué norma se encuadran?… Éstas son sólo algunas de las preguntas más frecuentes que planean sobre la bioestimulación y su influencia en los cultivos, cuestiones que el Departamento Técnico de SEIPASA desgranó en su ponencia ‘Las claves de la bioestimulación’ impartida durante el certamen Fruit Attraction 2015

¿Qué es un bioestimulante?

El Grupo de trabajo de fertilizantes de la Comisión Europea en colaboración con una de las asociaciones de empresas más representativas del sector de los bioestimulantes (EBIC)lleva mucho tiempo elaborando una definición de bioestimulante. La última con la que se está trabajando los define así:

Un BIOESTIMULANTE es una sustancia o mezcla de ellas o un microorganismo diseñado para ser aplicado solo o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas o raíces (rizosfera) con el objetivo de estimular procesos biológicos y, por tanto, mejorar la disponibilidad de nutrientes y optimizar su absorción; incrementar la tolerancia a estreses abióticos; o los aspectos de calidad de cosecha”.

 ¿Qué efectos provoca en los cultivos un bioestimulante?

Efecto biestimulante

Los bioestimulantes se utilizan cada vez más en la agricultura convencional y pueden ayudar a resolver las ineficiencias en el campo que persisten hoy en día a pesar de la mejora de las prácticas de producción. Estos productos otorgan mayores rendimientos y calidad, por lo que ayudan a los agricultores a producir más con menos.

Cada bioestimulante puede estar formulado para provocar efectos distintos en un tipo de cultivo u otro. Sus utilidades son diversas según las necesidades de cada momento:

  • Incrementar la tolerancia de los cultivos para superar los estreses abióticos.

  • Facilitar la asimilación de nutrientes, traslocación y uso.

  • Mejorar la eficiencia del metabolismo de las plantas para inducir incrementos de cosecha y mejorar la calidad de la misma.

  • Mejorar atributos de calidad: incremento en azúcares, color, calidad cosecha, tamaño, etc.

  • Mejorar la fertilidad del suelo; especialmente mediante el fomento del desarrollo de microorganismos del suelo.

  • Lograr un uso del agua más eficiente

  • Más en: http://www.biostimulants.eu/

¿Cómo lo medimos?

Cuando intentamos traducir todo esto en efectos visibles y medibles en los cultivos, ¿a qué nos referimos? Hoy en día, gracias a la tecnología se han producido avances que permiten medir desde contenidos de clorofila y fitocromos, hasta proteínas producidas como respuesta a un estímulo inducido y metabolitos diversos generados como parte de la fisiología vegetal. De la misma manera, existen medidas de respuesta genética muy útiles en la investigación de tecnología natural.

¿En qué se diferencia un bioestimulante de un fertilizante?

Los bioestimulantes operan a través de mecanismos diferentes que los fertilizantes, independientemente de la presencia de nutrientes en los productos.

La principal diferencia de un bioestimulante con un N-P-K o fertilizante convencional es una formulación rica y compleja que busca dos aspectos fundamentales:

Conseguir un producto basado en una matriz compleja y donde la importancia radica en el equilibrio de sustancias que se aportan.

Que la parte activa de ese producto sea un catalizador, sustrato o reactivo de una reacción metabólica.

Un bioestimulante busca pues desplazar la reacciones bioquímicas naturales de la planta hacia lo que pretendemos favorecer.

Por tanto, no se utilizan para reemplazar a los fertilizantes, sino que se pueden emplear conjuntamente para lograr un mayor y mejor crecimiento de las plantas, dado que proporcionan protección adicional contra estreses, usan los nutrientes de los fertilizantes de forma más eficiente y mejoran la absorción de los mismos.

Además, con la bioestimulación se minimiza el uso de productos químicos ya que, al reforzar las defensas de la planta, ésta está más sana y fuerte para afrontar plagas y enfermedades. Se ahorra dinero y se evitan residuos.

¿Cómo diferenciar los efectos de un bioestimulante de los de otros productos en el cultivo?

Los efectos del producto y los resultados para el agricultor no deben confundirse. Ejemplos:

EBIC

¿Bajo qué norma podemos encuadrar los bioestimulantes?

Los bioestimulantes no están reconocidos a día de hoy de forma explícita en ninguna normativa europea. No obstante, se está llevando a cabo una importante reforma de la legislación de fertilizantes que pretende incluir a los bioestimulantes.

Actualmente, mientras en unos estados de la Unión Europea se registran sustancias que se consideran en una clasificación, en otros lo hacen en otra. Esto evidencia la necesidad de homogeneizar el marco regulatorio de estos compuestos y en ello se trabaja.

El futuro Reglamento Armonizado de la Unión Europea de Fertilizantes (Reforma 2003/2003) pretende convertirse en la única norma que englobe a todos los fertilizantes y bioestimulantes. De esta forma, se logrará una libre circulación de este tipo de productos en el espacio europeo con la marca CE.

Las exigencias para poder integrar cada producto en este reglamento estarán basadas en estándares de seguridad y calidad armonizados, con una conformidad de la evaluación de riesgos, con requisitos técnicos mínimos esenciales para cada categoría y, posiblemente, distinción de líquidos y sólidos (una propuesta ésta de España). También se establecerán contenidos máximos en contaminantes y una lista negativa de ingredientes.

Por otro lado, los tiempos de transición para los productos que están en el mercado serían de entre 3 y 5 años en función del riesgo.

¿Cómo elegir el mejor bioestimulante que se adapte a las necesidades de mi cultivo?

Hay muchas sustancias que forman parte de la composición de un producto bioestimulante (ácidos húmicos y fúlvicos, aminoácidos, extractos de algas, microorganismos como hongos o bacterias…), las cuales provocan distintos efectos en el cultivo.

El nivel de efectividad depende de muchos factores, como el propio tipo de cultivo, el estado del suelo o las buenas prácticas en el campo. Hay que tener en cuenta que el momento, la dosis y la especificidad de cada cultivo es clave para su impacto en las plantas. No todos estos productos son iguales y es necesario entender qué y cuándo deben aplicarse. Se ha demostrado que el uso de un compuesto altera los balances y efectividad de todos los demás, siendo importante contar con asesoramiento especializado para su correcta aplicación y la obtención de resultados satisfactorios.

Partiendo de esta premisa, si se quiere inducir la resistencia de la planta para afrontar las situaciones de estrés se puede recurrir a un tipo de bioestimulantes, mientras que se emplean otros si se pretende favorecer el desarrollo radicular y crecimiento del cultivo, mejorar las características organolépticas del fruto, o bien reducir el uso de fertilizantes químicos, por poner sólo algunos ejemplos. Bien es cierto que, con las complejas formaciones que la tecnología natural permite hoy en día se obtienen productos bioestimulantes que impulsan varias de estas funciones a la vez.

Bioestimulante Kynetic4

Es el caso, por ejemplo, de Kynetic4®, un completo bioestimulante que incrementa la floración, la fertilidad del polen y los niveles de cuajado. Esto es posible gracias a intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal que actúan como quelante natural desbloqueando suelos y facilitando la absorción y asimilación de otros compuestos. Una cuidadosa combinación de sustancias naturales logran promover la síntesis de proteínas y fitohormonas, y mejoran la asimilación de nutrientes.

Kynetic4®contiene también compuestos que reducen la tensión superficial y facilitan su uso como sinergista en la aplicación de herbicidas, potenciando su efecto, y de abonos foliares, optimizando su absorción. Además, contrarresta el estrés que el herbicida puede provocar en el cultivo. De hecho, es también importante su uso frente a otro tipo de condiciones de estrés como sequía, heladas, salinidad, cambios térmicos o trasplantes, otorgando a las plantas una mayor capacidad de adaptación.

Bioestimulante Seiland

Otro ejemplo es Seiland®, una referencia que contiene una mezcla de materia orgánica, compuetos bio-activos que facilitan la colonización de la rizosfera por parte de microorganismos beneficioesos creando una barrera biológica que impide la invasión de los agentes patógenos. Se trata de un protector radicular que fortalece el sistema defensivo de las plantas al mismo tiempo que estimula al cultivo para superar situaciones de estrés. Además de estimular la fauna y flora propia del suelo, activa el desarrollo radicular y vegetativo.

SweetseiTM es un producto diseñado para inducir y favorecer el incremento de azúcares, la maduración y el engorde del fruto. Tiene gran influencia en el color, el tamaño y firmeza de los frutos. Asimismo, extiende la vida útil de los mismos.

SeisilTM actúa en forma de cristal líquido generando una película protectora de sílice que se deposita bajo la pared celular de hojas y frutos. De esta manera, evita la penetración de hongos patógenos. Esta acción también protege a los tejidos vegetales al evitar el contacto directo con el agua en caso de ligeras precipitaciones o rocíos. Además, SeisilTMaumenta la resistencia de las células de tejidos vegetales a ser descompuestas por las enzimas de fitoparásitos y activa una serie de genes que estimulan el sistema defensivo de la planta.

Biestimulante Till-up, gramíneas

Till-upTM es una solución bioestimulante que SEIPASA ha diseñado específicamente para satisfacer las demandas de uno de los cultivos de más importancia en nuestra alimentación y economía, las gramíneas. Trigo, arroz, maíz, cebada, avena… La aplicación de Till-upTM en el estadio primitivo de crecimiento del vegetal activa los procesos de germinación, enraizamiento y, especialmente, de ahijado de estos cultivos asegurando así calidad y cantidad en la producción final.

FTES: Departamento Técnico de SEIPASA
          European Bioestimulants Industry Council (EBIC)
          Ideagro

Ahijado en cereales

Cereales: Cómo incrementar el ahijado y el número y peso de los granos

Como en cualquier vegetal, el logro de un equilibrio nutricional óptimo permite un crecimiento y desarrollo del cultivo del cereal con altos rendimientos. ¿Pero cómo conseguir el punto álgido de equilibrio que conlleva al máximo nivel de ahijado, peso y cantidad de granos por espiga?

Ciertamente, los rendimientos de un cultivo dependen de su capacidad productiva, la cual está a merced de factores endógenos, marcados por la genética de la planta, pero también de factores exógenos como son la estructura del suelo, el agua, la temperatura, la densidad de las plantas, la profundidad de la siembra y, especialmente, la nutrición.

Cereales Till-upBioestimulantes de última generación como Till-up, creados específicamente para gramíneas, son la base para llegar a ese balance nutricional. Su acción potencia especialmente la fase de desarrollo del ahijado. Esta etapa, dentro del periodo vegetativo, es de vital importancia, pues de ella puede depender que la cosecha sea rentable o no. La adecuada evolución del ahijado implicará un cultivo con mayor capacidad de resistencia frente a situaciones de estrés y con mayor capacidad de adaptabilidad.

Éstos son todos los aspectos a tener en cuenta para conseguir un adecuado ahijado:

1. Característica varietal

Un mayor o menor ahijado va a depender del tipo de cereal y de la variedad del mismo. El arroz es uno de los cultivos con mayor grado de ahijamento, seguido del centeno, la cebada, el trigo, la avena, el sorgo y el maíz.

2. Suelo

La fertilidad y la humedad del suelo favorecen el macollamiento o ahijado dentro de ciertos límites. Las tierras sueltas y bien preparadas lo estimulan.

3. Siembra

    • Es necesario efectuar una profundidad de siembra adecuada evitando excesos que pueden reducir e, incluso, inhibir el ahijamiento. Hay que tener en cuenta que la fase de ahijado se inicia a partir del denominado Nudo de Ahijamiento, que coincide con el segundo nudo de la planta -en la gran mayoría de cereales- y que éste debe ser uno de los últimos nudos enterrados.

    • La densidad de siembra dependerá de la capacidad de ahijado de cada variedad. No obstante, una siembra con bajas densidades favorecerá el ahijado y una siembra espesa lo dificultará.

    • Las fechas de siembra tempranas (de otoño) favorecen el ahijado puesto que permiten al cultivo un mayor desarrollo. En primavera, la fase de ahijado cuenta con menos tiempo y, por lo tanto, dará como resultado menor número de hijos.

    • Grosor y estado de nutrición de la semilla: Los granos bien formados, llenos, producen plantas más espesas que los granos mal nutridos.

4. Temperatura

    • El ahijado se paraliza cuando los fríos se hacen continuos e intensos. Al elevarse la temperatura a la salida del invierno se favorece.

    • Temperaturas superiores a 25 grados también frenan el ahijado. El rango óptimo para su desarrollo se sitúa entre 8 y 15 grados.

    • Cuando coinciden temperaturas elevadas con vientos secos puede dar lugar al asurado o golpe de calor. Este fenómeno, que se produce al aumentar la transpiración de la planta dejando a las raíces incapacitadas para suministrar el agua necesaria para compensarla, deja las semillas a medio grano al detenerse el proceso de crecimiento. Esto provoca grandes pérdidas de cosecha. Se estima que a partir de los 28 grados centígrados, con viento seco, se produce el asurado, incluso en regadío y en suelos con humedad suficiente.

5. Iluminación

La luz favorece el ahijamiento. Tallos erguidos y con pocos hijos parecen ser consecuencia de una iluminaición débil.

6. Prácticas agrícolas

La escarda, las binas y el recalce también propician el ahijado, así como el abono nítrico en cobertera.

7.Nutrientes / bioestimulación

Los principales macronutrientes para los cereales son Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Niveles altos de nitrógeno fomentarán un mayor ahijado, hasta un límite. El fósforo se acumula principalmente en el grano, mientras que el potasio forma parte de los órganos vegetativos. Es muy importante aplicar las dosis necesarias sin excesos para evitar contaminaciones y pérdidas de nutrientes.

Pero no hay que descuidar la importante acción de micronutrientes como el Zinc y el Manganeso en gramíneas:

Junto con el Nitrógeno, el Zinc induce el desarrollo en las plantas al promover la síntesis de hormonas del crecimiento. Además, su acción, como el fósforo, favorece la formación de raíces que, en definitiva, son las que regulan la cantidad y calidad de la floración. Asimismo, potencia el cuaje de frutos y promueve la síntesis de proteínas.

El Manganeso es el primer nutriente que interviene en el proceso de la fotosíntesis permitiendo el desdoblamiento de la molécula de agua encargada de liberar los electrones para que se desencadene el proceso.

Tanto el Zinc como el Manganeso tienen propiedades fungistáticas y, por tanto, en la medida en que la planta esté bien nutrida en estos elementos, la tolerancia a las enfermedades es mayor.

Bioestimulante específico para gramíneas: Till-up

Acción del Zinc y Manganeso en Till-upEstos dos micronutrientes fundamentales en la optimización de rendimientos en cereales están presentes, complejados sobre una base orgánica, en Till-up, uno de los bioestimulantes de última generación con mayor acción sobre este tipo de cultivos. Ambos evitan el bloqueo de los elementos en el suelo favoreciendo su absorción por parte del cultivo.

Además, Till-up contiene precursores de fitohormonas naturales procedentes de algas que bioestimulan el sistema radicular e intermediarios metabólicos que intervienen tanto en el proceso de ahijado como en el de formación del grano.

Es por ello que su aplicación logra mayor ahijamiento y número de espigas, aumenta la cantidad de proteínas y el peso del grano, pero también ayuda a la planta a afrontar mejor el estrés abiótico protegiendo del asurado.

La efectividad de Till-up ha sido demostrada en distintos ensayos en los que las cifras han sido contundentes. Con la aplicación de tratamientos de Till-up vía foliar se ha triplicado el ahijado en

Número de granos por espiga

cultivos de gramíneas y ha aumentado en un 8,8% el número de granos por espiga obtenidos.

De la misma manera, combinando la aplicación de Till-up y Kynetic4® (bioestimulante indicado para estapas avanzadas), el aumento de la cantidad de granos por espiga ha sido incluso mayor, del 13,5%.

 

FTES:
Departamento técnico de SEIPASA (consulta@seipasa.com)
Un hij@, un tesoro. El ahijado en los cereales” (David Millán)
El ahijamiento del trigo” (Magrama) Ricardo Tellez
www.agroestrategias.com

 

necrosis tomate

Necrosis apical en tomate y pimiento

La ‘necrosis apical‘, también conocida como ‘blossom-end rot’ o ‘peseta’, puede causar grandes pérdidas de producción. La Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) advierte a los agricultores sobre la necesidad de evitar las causas que provocan esta enfermedad fisiológica que afecta sobre todo al tomate y pimiento, y que se centran principalmente en la deficiencia de calcio, un componente fundamental para el crecimiento de los órganos.

Síntomas y causas

Los síntomas se observan especialmente en los frutos, en la parte inferior, donde aparece primero una decoloración circular, seguida de una depresión en la piel y a continuación se forma una mancha circular oscura.

La carencia de calcio que puede llevar a la necrosis apical puede deberse a distintas causas:

  • Ante una situación de altas temperaturas y una elevada transpiración, el calcio, que se mueve en la planta con el flujo de agua, se desplazará hacia las zonas de mayor transpiración, las hojas, y no hacia los frutos, de forma que se produce una deficiencia de este elemento en estos últimos.

  • El calcio es un elemento poco móvil dentro de la planta, por lo que un crecimiento excesivamente rápido puede producir deficiencias.

  • Si se da una sequía prolongada o humedades altas (como en invernaderos) y baja transpiración se puede haber carencia por falta de succión de calcio por las raíces.

  • La escasez de calcio en el suelo se debe a deficiencias de abonado y al agotamiento del calcio o arrastre del mismo por agua de lluvia o riego.

Actuaciones correctoras

  • Aplicar un programa de riego que restablezca las necesidades hídricas del cultivo

  • Aportar calcio al suelo o a las plantas mediante fertilizantes y enmiendas agrícolas en las que indican su medida de calcio en CaO (óxido de calcio o cal).

Algunas de las soluciones a las que se puede recurrir son:

Guadal® Ca: Es un formulado creado a base de calcio complejado de asimilación rápida. Está diseñado para su aplicación foliar dada su nula fitotoxicidad y especialmente recomendado a partir de la segunda mitad del ciclo del cultivo.

  • En frutales, evita problemas de descomposición interna, rajado, etc.

  • En hortalizas, evita la podredumbre apical, el tipburn, etc.

Calimax®: Basado en calcio complejado con ácidos polihidroxicarboxílicos. Está especialmente indicado para prevenir carencias y combatir fisiopatías. También combate los problemas de exceso de sales y sodio en el suelo, mejora su estructura y favorece un óptimo desarrollo radicular.

Miñosal®: Es un producto especialmente recomendado como corrector de suelos salinos y salino-sódicos.

Seipafol® Calcio: Para prevenir problemas derivados de la carencia de calcio. Presenta ventajas en cuanto a absorción y disponibilidad de un quelato de calcio-EDTA junto con coadyuvantes que disminuyen la tensión superficial. Fácilmente asimilable por la planta y fundamental para el correcto desarrollo de la estructura de las paredes celulares vegetales.

Fte: RAIF (http://bit.ly/1HIxwxb)