Archivos de la categoría Invernadero

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín que aumentan la calidad y la cosecha minimizando el uso de hormonas

* Evitar la malformación de frutos

* Influencia en la floración y fertilidad

* Minimización del uso de hormonas

* Frutos más verdes y luminosos

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín. Cuajado

El proceso de cuajado en cultivo del calabacín es especialmente complicado respecto a otros hortícolas debido a que la apertura y desarrollo de las flores masculinas y femeninas no coinciden. Las flores masculinas generalmente aparecen antes.

Siendo ésta una fase crucial para lograr una cosecha abundante y de calidad, los agricultores suelen recurrir a tratamientos hormonales para inducir el desarrollo de los frutos.

No obstante, tanto la demanda social como la evolución en la regulación de productos por parte de las administraciones se dirigen, cada vez más, a intentar prescindir de cualquier producto químico en los alimentos vegetales, priorizando así el empleo de procesos y sustancias naturales. El mercado demanda minimizar el uso hormonas y productos sintéticos.

En este contexto, el empleo de bioestimulantes para el cuajado en calabacín e, incluso, su combinación con tratamientos hormonales en bajas proporciones se ha demostrado una alternativa eficaz para obtener una alta productividad en este cultivo y, lo más importante, de calidad. Entre los bioestimulantes que consiguen altos niveles de cuajado con cosechas de primera calidad se encuentra KYNETIC4.

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín que eviten la malformación de frutos

Un mal proceso de cuaje en calabacín puede producir malformaciones en los frutos como el denominado chupado, frutos torcidos o anieblados.

Frutos torcidos:

Son frutos que se doblan por el centro debido a un mal cuajado.

Frutos anieblados:

Son aquellos que detienen su desarrollo en un estado precoz y que finalmente abortan. Las posibles causas son el agotamiento de la planta, la falta de vigor vegetativo o los tratamientos fitosanitarios.

Frutos chupados:

Se trata de frutos que no se desarrollan de forma uniforme y se quedan chupados generalmente por la extremidad apical.

Precisamente este defecto se ha achacado tradicionalmente al tratamiento hormonal; no obstante, hay una conjunción de factores que pueden provocarlo, pues suele producirse en momento de estrés de la planta (escasez o exceso de humedad, vientos secos, cambios bruscos climatológicos o tratamientos fitosanitarios). Bien es cierto que cuando la polinización es natural el fruto resiste mejor a los momentos de estrés y no se da tanto este problema.

Productos para el cuajado en calabacín que, al mismo tiempo, otorguen a la planta el impulso energético que necesita para superar las situaciones de estrés vegetal se hacen fundamentales para evitar cualquier tipo de malformaciones de los frutos.

Influencia en la floración y fertilidad de los bioestimulantes para el cuaje en calabacín

Puesto que el desarrollo de las flores masculinas y femeninas del cultivo de calabacín no coinciden, es fundamental lograr cantidades de flores suficientes y, más importante, que contengan abundante polen y de gran fertilidad. Si se efectúa una polinización natural esto permitirá que los insectos polinizadores puedan desarrollar su labor con mayores cuotas de éxito.

Bioestimulantes especializados como KYNETIC4 están especialmente diseñados para incrementar la floración, la fertilidad del polen y los niveles de cuajado. Además, se trata de una solución esencial para afrontar todo tipo de condiciones de estrés vegetal.

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín: Minimización del uso de hormonas

La constante demanda de aumento de rendimientos y calidad de los cultivos y la necesidad de disminuir el uso de hormonas llevó a SEIPASA a implicarse en su día en estudios dirigidos a la activación orgánica de las plantas en el cultivo del calabacín disminuyendo el empleo de productos hormonales. Para ello, se empleó el bioestimulante tecnificado KYNETIC4.

ENLACE AL ENSAYO “Efecto de KYNETIC4 sobre la calidad, el cuaje y la producción del calabacín”: http://www.seipasa.com/ensayos/kynetic4-calabacin/

Para este ensayo se plantearon cuatro tratamientos distintos: T1, correspondiente a un testigo con la aplicación habitual de dos hormonas (ANA + ANA amida); T2, con la aplicación en riego de KYNETIC4; T3, con la aplicación foliar de KYNETIC4; y, por último, T4, que consiste en aplicaciones combinadas de la hormona y de KYNETIC4, reduciendo la cantidad de hormona empleada en el T1 en casi un 60%.

De los resultados del estudio se desprende que se puede reducir hasta un 60% el empleo de productos hormonales (T4) logrando incrementar el peso medio del fruto comercial respecto al empleo único de hormonas. (Gráfico 1)

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín

En cuanto a la calidad de la cosecha, también se registra una sensible mejoría: En el cultivo con aplicación combinada (T4) se obtuvo mayor cantidad de frutos de primera calidad y menor cantidad de segunda y ‘destrío’. (Gráfico 2)

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín. Categorías de producción

Frutos más verdes y luminosos con KYNETIC4, bioestimulante para el cuaje en calabacín

Por otro lado, en cuanto a los parámetros organolépticos analizados, los datos resultantes confirman la obtención de frutos más verdes y luminosos con el empleo combinado de KYNETIC4 y ANA+ANA amida.

Bioestimulantes para el cuaje en calabacín. Frutos más verdes y luminosos.

Si desea más información sobre este producto para el cuajado en calabacín puede acceder a ella a través de este link: http://www.seipasa.com/bioestimulantes/kynetic4/ o consultando a los expertos de SEIPASA: http://www.seipasa.com/solicitud/solicitar-informacion/kynetic4/

Producto SEIPASA

Mosca blanca

Insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate

La  mosca blanca es una de las plagas que mayores problemas está causando en el cultivo de tomate en España. Cada año se detectan importantes daños, especialmente por la transmisión de virus como el ‘de la cuchara’. De ahí, la importancia de combatir este problema mediante un manejo integrado que incluya insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate efectivos.

Para mantener a raya la población de mosca blanca el mejor método de actuación es la lucha integrada, cuyo objetivo es el control racional y eficaz de plagas y enfermedades reduciendo al mínimo la cantidad de residuos en los productos a recolectar. Para ello se combinan medidas culturales, control biológico y tratamientos fitosanitarios, con prioridad de los naturales frente a los químicos.

Los agricultores no lo tienen fácil para encontrar formulaciones naturales especializadas, efectivas y que no dejen restos de residuos en la cosecha, pero existen.

Los insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate más apropiados

Insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate. Así actúa Nakar.

Entre los insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate destaca, dados los buenos resultados que ha demostrado en ensayos y en aplicación comercial, y dada su alta especialización, el producto NAKAR. Se trata de un bioinsecticida que presenta un excelente control por contacto de los insectos de caparazón blando en todos sus estados de desarrollo y, especialmente, de la mosca blanca en tomate.

Su tecnificada formulación le confiere la capacidad de penetrar y fragmentar la matriz de lipoproteínas de las membranas celulares de los insectos. La disrupción de la membrana provoca la evacuación de los contenidos celulares causando la deshidratación y muerte de los mismos.

Dado su origen natural y su compatibilidad con la acción de los depredadores naturales y parasitoides de la mosca blanca es una herramienta ideal para la Gestión Integrada de Plagas (GIP), de forma que se aúna el poder del insecticida con la actuación del control biológico.

En esta misma línea se sitúa PIRECRIS, insecticida a base de piretrinas naturales, elaborado con coformulantes de origen botánico, totalmente naturales, por lo que no emplea Butóxico de Piperonilo (PBO) como sinergista. Su fórmula está patentada.

Ventajas de estos insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate

1.- Sin plazos de seguridad

Los plazos de seguridad de estos insecticidas naturales son nulos. De hecho, tanto PIRECRIS como NAKAR pueden ser aplicados incluso el día antes de la recolección.

2.- Manejo de resistencias

Su uso en estrategias de manejo de resistencias presenta resultados óptimos.

3.- Eficacia en todas las etapas biológicas de los insectos

A pesar de que su eficacia se desarrolla sobre todas las etapas biológicas de los insectos, éstos son más vulnerables a los efectos de la sustancia activa en sus fases inmaduras de desarrollo y en fases no voladoras.

4.- Efecto mojante incorporado

El hecho de que las poblaciones de mosca blanca se sitúen en el envés de las hojas condiciona la eficacia de los productos que actúan por contacto, por lo que es aconsejable el empleo de mojantes.

No obstante, con NAKAR se ha logrado un efecto potenciador y mojante, de forma que mejora la adhesión en las aplicaciones pulverizadas. Es más, incrementa la adherencia de otros tratamientos porque disminuye la tensión superficial del agua y aumenta la superficie de contacto, así como el tiempo de contacto entre el patógeno y la materia activa aplicada.

5.- Evitar melazas y negrilla en los cultivos

La mosca blanca segrega una especie de melaza que dificulta el crecimiento de la planta porque interfiere en la fotosíntesis y provoca un menor vigor y, por tanto, una peor calidad en los frutos. Esta melaza favorece el ataque del hongo que ocasiona la negrilla en hojas, flores y frutos, y que merma, asimismo, la capacidad fotosintética del vegetal y su respiración, depreciando la calidad de la cosecha, pero también dificultando la penetración de los fitosanitarios.

Además de su potencial como insecticida natural, NAKAR contribuye especialmente en la limpieza de estas melazas producidas por ataques de insectos chupadores como la mosca blanca, de forma que evita la fatal propagación de los hongos. De la misma manera, limpia la denominada negrilla formada por los hongos. Para ello, deben realizarse aplicaciones foliares con grandes volúmenes de agua.

6.- Eficacia equiparable a los químicos

Los distintos ensayos efectuados con el bioinsecticida NAKAR, de SEIPASA, han constatado que este fitosanitario natural iguala en eficacia al producto químico de referencia en el control de mosca blanca, con el valor añadido de no dejar residuos y ser apto para producción integrada y ecológica.

En el último estudio llevado a cabo por investigadoras del Parque Tecnológico de Almería (Tecnova) sobre control integrado de mosca blanca en tomate de invernadero se obtuvieron resultados que suscribieron la alta eficacia de NAKAR sobre poblaciones inmaduras y adultas de esta plaga, cortando su reproducción biológica.

La sinergia de este producto con la acción de PIRECRIS fue contundente en el control de la mosca blanca Bemisia tabaci.

Insecticidas naturales contra la mosca blanca en tomate. El poder de Nakar.

Si necesita más información sobre los insecticidas naturales NAKAR y PIRECRIS solicítela a través del e-mail consulta@seipasa.com.

Ver Productos

Invernaderos

Las claves del nuevo Reglamento de Producción Integrada de Hortícolas Protegidos

  • Refuerza la priorización obligatoria del control biológico y el empleo de productos fitosanitarios compatibles con los OCB

  • Obliga al uso de trampas cromotrópicas dentro de invernaderos y en las antesalas cuando el nivel de insectos vectores sea alto

  • Exige poner un cartel a la entrada del recinto cuando se haya tratado con fitosantarios distintos de los de bajo riesgo

  • Supedita la periodicidad de las analíticas de residuos de fitosanitarios a una evaluación de riesgos

  • Establece que el almacén de fitosanitarios deberá estar alejado de masas de agua, pozos de extracción y zonas que puedan inundarse en caso de crecida

Invernaderos

La adaptación de los avances técnicos del cultivo y de la maquinaria y las nuevas demandas de la sociedad en cuanto a protección del medio ambiente, la salud y la calidad han hecho necesaria la aprobación de un nuevo Reglamento Específico de producción Integrada de cultivos hortícolas protegidos, en sustitución del anterior, en vigor desde octubre de 2007.

El pasado 24 de diciembre de 2015 se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la actualización de este reglamento, que especifica las condiciones y requisitos para la producción integrada en tomate, pimiento, berenjena, judía, calabacín, pepino, melón y sandía.

Siendo la base de la normativa el empleo de un sistema de producción que utilice los mecanismos de regulación naturales teniendo en cuenta la protección del medio ambiente, la economía de las explotaciones y las exigencias sociales, uno de los puntos más importantes es el referente al control integrado de plagas. En este sentido, se mantiene como principal actuación obligatoria la priorización del uso del control biológico, en primer lugar, y el empleo de productos fitosanitarios compatibles con los Organismos de Control Biológico (OCB).

Entre los tratamientos naturales más efectivos que permiten la acción de estos organismos y, en general, de la fauna auxiliar, están los productos de SEIPASA, libres de residuos y de demostrada eficacia contra la proliferacíon de plagas y enfermedades.

Tal como precisa el reglamento, en parcelas con alto riesgo de presencia de plaga, conocido por su historial o antecedentes, se podrán hacer aplicaciones previas a la introducción de los OCB con estos productos fitosantarios compatibles.

Novedades en cuanto a control integrado

Entre los principios básicos, el nuevo texto incorpora la necesidad de utilizar “trampas cromotrópicas para el seguimiento, control y captura de insectos vectores, dentro de invernaderos y en las antesalas con un mínimo de 50 placas/ha, cuando el nivel de insectos vectores sea alto”. Esta actuación se realizará “desde antes del inicio del cultivo y por recomendación del personal técnico que asesora”.

       Se usarán trampas      cromotrópicas dentro de         invernaderos y en          las antesalas cuando           el nivel de insectos     vectores sea alto

Asimismo, se introduce como práctica obligatoria dar, “previo al arranque del cultivo, un tratamiento con productos autorizados específicos” si al finalizar el cultivo los OCB no han realizado un control eficaz de las plagas.

Uso de productos fitosanitarios

El nuevo reglamento adapta las obligaciones sobre el uso de fitosanitarios a las nuevas normativas surgidas desde 2007 hasta la actualidad. Es por ello que establece que cada explotación agraria mantendrá actualizado el cuaderno de explotación (Real Decreto 1311/2012, artículo 16) y puntualiza los requerimientos mínimos obligatorios que tiene que contener el mismo.

En el apartado de Identificación y trazabilidad se hace referencia al citado cuaderno de explotación: Será obligatorio “llevar un cuaderno de explotación, en soporte papel o informático, establecido en el programa TRIANA (o compatible con él) donde se anote todo lo relativo al manejo de cada parcela, cultivo y tratamientos postcosecha para poder documentar la trazabilidad. En cada centro de recepción debe existir un albarán de control de entrada, en el que figure el producto, cantidad, parcela de origen y fecha de entrada, firmado por la persona que realiza la entrega”.

Residuos en la producción agrícola (LMR)

En cuanto al control de residuos de productos fitosanitarios hay una mínima modificación del texto. Según establece, “el Plan de autocontrol de residuos de fitosanitarios al que estará acogido el operador consistirá en un protocolo detallado en el que se contemple la recogida de muestras, especialmente en el período de recolección, para analizar la posible presencia de residuos de productos fitosanitarios y garantizar que se han utilizado exclusivamente las sustancias activas autorizadas en Producción Integrada y que se cumple con lo establecido en la legislación en relación con los límites máximos de residuos de productos fitosanitarios”.

Tomate Seipasa

Mientras el reglamento de 2007 precisaba que debía realizarse, al menos, un análisis de residuos mensual por cada 50 hectáreas o fracción de cultivo en recolección, en el texto recién publicado deja de definirse esta regularidad y se habla de que el plan de autocontrol deberá especificar “la periodicidad de las analíticas de residuos según una evaluación de riesgos que tenga en consideración el número de productores, los productos fitosanitarios de posible uso, la superficie, los kilos estimados de producción y cualquier otra consideración justificada”.

Almacenes de productos fitosanitarios y fertilizantes

También se han añadido algunas condiciones a las características que deben tener los almacenes de productos fitosanitarios y fertilizantes. Al respecto, el documento normativo precisa que “el almacén, separado por pared de obra de cualquier local habitado y alejado de masas de agua suficiente, pozos de extracción de agua y zonas que puedan inundarse en caso de crecida, dispondrá de ventilación permanente y suficiente e iluminación adecuada”, y estará “dotado de medios de protección contra incendios que cumplan con la legislación vigente”.

Además, remite al RD 1311/2012 en lo referente al marco de actuación para “conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios”.

En cuanto a instalaciones agrarias no hay novedades en actuaciones obligatorias, pero sí en las recomendadas. Así, se aconseja “disponer en la explotación o en puntos de uso comunitario de zonas preparadas expresamente para llenar cubas de tratamientos fitosanitarios, lavar equipos, depositar restos de caldos sobrantes, etc.”.

También se recomienda, en balsas descubiertas, “no aplicar cobre para proliferación de marcrófitas sumergidas que conllevan una mejor calidad y oxigenación del agua, incluido el control de patógenos”.

Maquinaria y equipos de tratamientos

El nuevo Reglamento Específico de PI de cultivos hortícolas protegidos obliga a “realizar las operaciones de llenado de la maquinaria de tratamiento en puntos donde no haya riesgo de contaminación de cauces de agua, pozos o redes de alcantarillado” y, en cualquier caso, teniendo en cuenta lo estipulado en el art. 36 del RD 1311/2012.

     La maquinaria de           tratamiento se llenará         en puntos sin riesgo de contaminación de cauces, pozos o alcantarillas

En esta materia, añade una recomendación respecto a la aplicación de tratamientos: “Por seguridad para el aplicador y homogeneidad en la aplicación, los tratamientos fitosanitarios deben realizarse con dispositivos en los que la nube de tratamiento quede detrás del operario, de manera que se minimice su exposición y la aplicación se pueda hacer de forma uniforme a todo el volumen de planta”.

También se ha incorporado en materia de señalización y seguridad la obligación de indicar, en los cultivos de invernadero, un cartel visible a la entrada del recinto cuando se haya tratado con productos fitosantarios distintos de los de bajo riesgo.

Enmiendas y fertilización

En cuanto a fertilización, la nueva normativa puntualiza que además de tener en cuenta la legislación vigente respecto a mantenimiento de los niveles de nitratos en suelo por debajo de los límites,

Queda prohibido el almacenamiento de estiércol cerca de las fuentes de agua

se deberán cumplir los requisitos aplicables a explotaciones situadas en Zonas Declaradas Vulnerables a la contaminación por nitratos procedentes de fuentes agrarias según la normativa vigente o sus futuras modificaciones”.

Queda prohibido el almacenamiento de estiércol cerca de las fuentes de agua, así como se deberá “evitar el acceso del ganado a las aguas superficiales o las zonas de bombeo”.

Estrategias específicas para cada cultivo

Los anexos II al VII contienen las estrategias de control integrado específicas para cada tipo de hortícola, haciendo referencia a las plagas más frecuentes, los criterios de intervención para cada una de ellas, los métodos de control y las medidas preventivas o culturales a llevar a cabo en cada cultivo.

Consultar el nuevo Reglamento de Producción Integrada de Hortícolas Protegidos: http://www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/portal/export/sites/default/comun/galerias/galeriaDescargas/minisites/raif/Noticias/2015/BOJA15-248-00105-21289-01_00082170.pdf

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas

Estrés por frío en hortícolas: cómo evitar o minimizar daños

Realizar riego previo, evitar mover la tierra, mantener un abono equilibrado o recurrir a bioestimulantes especializados tanto de forma preventiva como para recuperar el vigor de la planta a posteriori. Éstas son algunas de las prácticas a tener en cuenta para evitar los efectos adversos que el estrés térmico por frío puede causar en los cultivos hortícolas.

Temperaturas extremas y óptimas hortícolas
Temperaturas extremas y óptimas hortícolas (click para ver más grande)

Muchas variables juegan su papel en la posible afección en los hortícolas por drásticos descensos de temperatura puntuales o prolongados. Aunque los daños en la planta por estrés térmico dependen de la capacidad de resistencia de cada tipo de hortícola y variedad, hay otros muchos factores que hay que tener presentes para lograr una máxima protección y capacidad de reacción ante esta adversidad climatológica.

Mantener cubiertas limpias de hierbas, recurrir al riego, evitar el laboreo previo, realizar un abonado equilibrado o fortalecer a la planta con bioestimulantes especializados son algunos de los métodos indirectos más efectivos para resguardar al cultivo de los serios daños que pueden producirse por su sometimiento a heladas o bajas temperaturas. En cuanto a medidas directas, que suelen ser más costosas, se puede contrarrestar el frío con túneles dentro del invernadero, doble pared, plástico térmico, pantallas térmicas o calefacción.

Inversión térmica

Los invernaderos brindan un mayor control de las condiciones térmicas; no obstante, los cultivos protegidos también pueden sufrir los efectos de las bajas temperaturas, especialmente si se produce la denominada ‘inversión térmica’ por la que, en noches muy frías con cielo despejado, la temperatura del interior del invernadero se mantiene más baja que la del exterior.

Pepino en invernadero

Así, ante una alerta por bajas temperaturas, se recomienda cerrar el invernadero antes de la caída del sol para mantener la máxima temperatura posible, y abrirlo a primera hora de la mañana, cuando se suelen registrar las temperaturas mínimas (entre las 5 y las 7:30). De esta forma, se evita que siga bajando la temperatura en el interior.

Pero además, es fundamental mantener un ambiente húmedo dentro del invernadero, ya que el frío seco deshidrataría las plantas y provocaría daños irreparables en los cultivos.

Es por ello que es aconsejable efectuar riegos abundantes la tarde anterior y durante la noche con abono o ácidos húmicos (Biosei) consiguiendo una condensación de agua en el plástico que hace de barrera para el frío. No debe aplicarse nitrógeno porque aumenta la sensibilidad al estrés.

Por otro lado, la aplicación foliar previa de bioestimulantes con formulación específica como Kynetic4  ayudará a soportar las variaciones térmicas, ya que actuará como osmoprotector y será más difícil que se quemen por el frío seco.

Recuperación de planta y raíces

Tras el sometimiento al estrés por frío, para recuperar el normal funcionamiento de la planta y revertir los efectos dañinos sería pertinente aplicar también bioestimulantes especialmente diseñados para tal fin. Kynetic4 es actualmente una de las soluciones que mayor acción ejerce sobre el metabolismo del vegetal, logrando activar los procesos fisiológicos y estimulando la restauración de los tejidos vegetales después de sufrir estrés.

De la misma manera, es recomentable el uso de enraizantes específicos (Seiland) para que las raíces se recuperen cuanto antes y puedan desarrollar de nuevo correctamente sus funciones.

Por otro lado, también se puede recurrir a otros productos regeneradores como Superbrotal, un eficaz cicatrizante de los tejidos vegetales.

Precios hortalizas de invernadero de origen al consumo

El precio de la berenjena aumenta un 214% del campo a la mesa

De media, las hortalizas de invernadero cuestan al consumidor un 140% más que lo que percibe el agricultor

Un 140% de media incrementan los precios de las hortalizas de invernadero desde el valor de origen al de consumo, es decir, respecto a lo percibido por los agricultores y lo que finalmente pagan los consumidores, según datos del Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía, analizados por Hortoinfo.es.

Se trata de cifras relativas a la campaña 2014/2015, en el periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 2014 y el 31 de agosto de 2015.

En el siguiente gráfico puede observarse la diferencia de precios, desde el campo hasta la mesa, de los principales hortícolas cultivados en invernadero: Tomates, pimientos, pepinos, calabacines, berenjenas, judías verdes, melones y sandías.

Es de resaltar el aumento registrado en el precio de la berenjena desde origen al consumo, que se eleva cerca de un 214%. El valor del pepino aumenta un 187% respecto a lo que cobra el agricultor, mientras que el diferencial del precio del tomate es de más de un 154%… (click para aumentar el tamaño)

Precios hortalizas de invernadero de origen al consumo

Ftes: Hortoinfo.es / Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía

Polinización y abejas

Las cosechas de pepino en invernaderos aumentan hasta un 40% mediante la polinización por abejas

Es el factor que más influye en la textura, el sabor y el dulzor de las fresas

  • La acción de las abejas se ha demostrado fundamental para aumentar la calidad y el rendimiento de las plantas

  • El uso de tratamientos naturales respeta los beneficios derivados de los insectos polinizadores garantizando no sólo una mejor cosecha, sino también la ausencia de residuos químicos

  • Los productos bioestimulantes son grandes aliados

Los beneficios de las abejasLa polinización de las abejas determina, y mucho, cómo será la textura y el sabor de la fresa, de la misma manera que puede incrementar hasta un 40% la producción en el cultivo de pepino. Así lo subraya la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (UNFAO), desde donde se hace hincapié en la influencia de los insectos polinizadores sobre el incremento de la producción y la mejora de la calidad de las cosechas.

En un artículo que lleva por título Punto de mira: siete frutas y hortalizas para las abejas“, la FAO desgrana los beneficios de la acción de estos antófilos sobre siete cultivos concretos. Se trata de las fresas, los pepinos, las almendras, las manzanas, los arándanos, las cebollas y las calabazas.

Sobre el cultivo de fresas es contundente: la textura, el sabor y la dulzura obtenidas se deben principalmente a la polinización. Tal y como precisa, una fresa completamente desarrollada necesita unas 21 visitas de las abejas, lo que determina la presencia de semillas. Una sola fresa puede tener 400-500 semillas (o pequeñas nueces) sobre la superficie de un grano. Así, cuanto mayor sea el número de semillas completamente desarrolladas, “más grande, más sabrosa y mejor aspecto tendrá”.

Respecto a los pepinos, la FAO asegura que sin abejas no sería posible cultivarlos en la mayoría de los casos y subraya que las cosechas de este producto hortícola en invernaderos “aumentan en un 40% colocando cinco colmenas de unas 12.500 abejas cada quince hectáreas”.

Algunas de sus recomendaciones para el aprovechamiento óptimo de estos insectos son:

  1. Mantener la base de la colmena al mismo nivel que la parte superior de los pepinos.

  2. Dejar espacio suficiente para que las abejas puedan moverse.

  3. Colocar platos con agua en el suelo entre las hortalizas para que las abejas puedan beber.

Otros estudios demuestran que la falta de abejas y otros insectos silvestres para la polinización de las almendras puede reducir los rendimientos de las cosechas de forma más drástica que la falta de fertilizante o la incapacidad de aportar agua suficiente a los cultivos. “Cuando las almendras son polinizadas de manera adecuada, los árboles dan más fruta y su contenido de nutrientes cambia, aumentando la cantidad de vitamina E”, destacan desde la organización internacional.

Por otro lado, la FAO subraya que, sin abejas, el proceso de polinización cruzada que se requiere para producir manzanas podría ser insuficiente para cubrir la demanda actual, así como pone en relieve la capacidad de los abejorros para extraer el néctar de las flores de los arándanos, que tienen forma de campana, con sus alargadas lenguas.

En el cultivo de calabazas hay que tener en cuenta que los polinizadores son abejas que anidan en el suelo y, en cebollas, se necesitan colonias numerosas -de 30 colmenas o más- para tener mayores probabilidades de éxito dado que, por lo general, a las abejas no les resultan muy atractivas.

En definitiva, “el 84% de los cultivos necesitan a las abejas o a otros insectos para polinizarlos y aumentar su rendimiento y calidad”, tal y como señala la organización, que alerta sobre la disminución de la población de polinizadores por el uso de productos químicos agrícolas y el crecimiento de los campos en tamaño.

Biopesticidas frente a químicos

Es por ello que, para aprovechar al máximo los beneficios que ofrecen los insectos polinizadores de cara al incremento de la producción y mejora de la calidad de los cultivos, se hace imprescindible recurrir a tratamientos agrícolas totalmente naturales para luchar contra plagas y enfermedades. Sólo así se podrá hacer valer la acción de la fauna auxiliar sobre las cosechas, pues los insumos químicos atacan a las plagas, pero también a los polinizadores. Empresas como SEIPASA, referente en España en fabricación de productos agrícolas libres de residuos, vuelcan sus esfuerzos en ello.

Pero además del uso biopesticidas, se recomienda también el empleo de bioestimulantes para mejorar el rendimiento de aquellos cultivos que lo necesiten, tanto por sus características como por el posible sufrimiento de estreses bióticos o abióticos a lo largo de su ciclo biológico.

Ésta es la manera más natural de conseguir más y mejores cosechas, a la vez que se respeta el medio ambiente y se logra una agricultura sostenible.

La regeneración del entorno de los invernaderos, una asignatura pendiente

Cualquiera que haya visitado los invernaderos de Almería habrá observado la situación del entorno de los mismos y la necesidad urgente de su recuperación.

Para tratar de modificar esta realidad, desde el Centro Experimental Cajamar Las Palmerillas (Almería) están llevando a cabo un proyecto para la recuperación de estos dañados ecosistemas, a través de la regeneración con plantas autóctonas. Tal y como apuntan desde el citado centro de investigación, “hemos seleccionado un total de 29 especies, de las que también vamos a analizar en qué medida pueden convertirse en un aliado para el control biológico dentro del invernadero”.

Palmerillas_entorno (3)

El primer paso de esta investigación ha consistido en realizar un seguimiento de la evolución de las poblaciones de insectos en estas plantas y analizar de qué modo se pueden incorporar al invernadero, siempre prescindiendo de aquellas que pudieran ser reservorio de virosis para cultivos hortícolas. “El objetivo final es buscar un equilibrio dentro del invernadero entre plaga e insecto beneficioso, así como empezar con el control biológico antes incluso de entrar al mismo”, apuntan desde el Centro de Las Palmerillas.

Palmerillas_entorno (4)

Entre las especies con las que se está trabajando cabe destacar el esparto, tomillo o la lavanda, entre otras. Todas ellas han sido también seleccionadas según su “arquitectura” y por periodos de floración. Según señalan los expertos, la regeneración de estos entornos sería muy positiva “puesto que está comprobado que los ecosistemas equilibrados funcionan”. De hecho, algunas empresas comerciales de la zona ya están realizando visitas a los centros de producción y exigiendo medidas y protocolos, entre los que incluyen la recuperación del entorno de los mismos.